CÓMO AFECTA EL CAPITALISMO A LAS MUJERES

bebe4

 A lo largo de la Historia, los diferentes sistemas socio-económicos por los que ha pasado la humanidad se han centrado habitualmente en los aspectos de producción y obtención de bienes, servicios y/o beneficios, dejando a un lado las necesidades sociales y afectivas, intrínsecas al ser humano. Bien es cierto que necesitamos cubrir los dos tipos de carencias, es decir, por un lado precisamos poder comprar una cama donde dormir, pero también es cierto que demandamos afecto (como personas que somos) en determinados momentos. Dicho esto, creo que resulta inevitable hacerse la pregunta de por qué los sistemas económicos no han tenido en cuenta esta demanda de cubrir las necesidades más íntimas, pertenecientes a nuestra esfera privada.

El capitalismo no ha resultado ser una excepción a esto; este régimen económico fundado en el predominio del capital como elemento de producción y creador de riqueza, utiliza a las personas como un medio para sus fines: la obtención de beneficio. De ahí, que en términos empresariales y desde la economía oficial sea habitual hablar de “recursos humanos”  para referirse a las “personas trabajadoras”. Por este motivo, este sistema económico requiere que sus “recursos humanos” estén al 100% de sus posibilidades, es decir, que las personas que forman parte de ese régimen tengan sus necesidades materiales cubiertas, pero también las sociales y afectivas.

Durante buena parte del siglo pasado,  este requerimiento que imponen los sistemas capitalistas estaba más que cubierto. Así por ejemplo en Estados Unidos, tras la Segunda Guerra Mundial, se hizo realidad el mito del “reposo del guerrero” junto al “ángel del hogar”. Así, mientras el hombre de la casa asumía el rol de “bread-winner”, la mujer se centraba en todo lo doméstico, lo privado, y dentro de esto cubría también las necesidades afectivas del resto de miembros de la casa (aunque nadie se preocupara por cubrir las de ella). Esta forma de vida que se vendía como idílica al resto del mundo luego no resultó serla tanto. Esta domesticidad impuesta para las mujeres en el contexto de E.E.U.U. especialmente durante la década de los 50, dió lugar a la publicación del libro de Betty Friedan, La Mística de la feminidad (1963), que sacó a la luz lo que estaba pasando entre las mujeres norteamericanas y que ella misma denominó “el problema que no tiene nombre”: las mujeres experimentaban una sensación de vacío al saberse definidas no por lo que se es, sino por las funciones que se ejercen (esposa, madre, ama de casa…). Las mujeres fueron atrapadas por la “mística de la feminidad” y para romper esta trampa y lograr su propia autonomía, deberían incorporarse al mundo del trabajo.

Lo que sin duda falló en este planteamiento es que las mujeres no se iban a incorporar al mundo laboral en las mismas condiciones que los hombres, sino que iban a tener que asumir una doble faceta: laboral y familiar. Así, mientras que los hombres siguen con su rol histórico-social casi intacto, las mujeres hemos tenido que aprender a compatibilizar las exigencias laborales diseñadas en un sistema económico desarrollado por hombres que sólo considera como objetivo el beneficio, con obligaciones familiares, es decir, a convertirnos en SUPERWOMAN, nuevo rol que creo que no nos está ayudando en nada sino más bien lo contrario, esta dualidad de ámbitos a la que nos enfrentamos las mujeres diariamente está favoreciendo que cada vez más el colectivo femenino padezca enfermedades laborales de tipo psicológico: depresión, ansiedad, etc. al no poder cumplir (porque es imposible) con las expectativas que la sociedad espera de nosotras.

Por lo tanto, vamos a seguir en desventaja mientras la mujer asuma casi en exclusiva el cuidado de la vida humana, muy incompatible con la obtención del beneficio que persigue la producción capitalista.

 

About these ads

  1. Pese a que el capitalismo nos ha querido sumir en el mundo del consumo, de la imagen, del cuerpo sin historia, de los estereotipos, de la esfera doméstica… no nos vamos a doblegar.

    .

  2. Tu escrito me recuerda a la película “Las Horas” basada en la vida de Virginia Woolf, donde se puede observar claramente cómo las mujeres no tenían, ni seguimos teniendo, valor en sí mismas sino en función de la utilidad que le generaban a la sociedad mediante el trabajo doméstico invisibilizado y devaluado.

    • No estoy muy de acuerdo con tu imagen de Virginia Woolf, aunque con una inestabilidad emocional intensa y muy dolorosa, no asumió las labores domésticas al uso, quiero decir, que tenía sus sirvientas, tenía una profesión escritora y editora, por lo que a pesar de todo, creo que debemos considerar que fue una mujer trabajadora y empresaria, por lo menos esa es la imagen que yo QUIERO tener de ella.

  3. El androcentrismo no está presente sólo en un pensamiento, una creencia, sino en el diseño de la sociedad, de una estructura económica, de un mercado laboral, y por supuesto, en la construcción no de una, sino de dos identidades.

    Erradicar ese sesgo pasa por un nivel individual, a partir de la construcción de identidades no basadas en el género; a nivel social, como conciencia colectiva; y a nivel de estructuras sociales, en cuanto al diseño de las mismas en función de un sólo género. Mientras la evolución no se de en la misma medida en todos los ámbitos, la igualdad se traduce en una serie de conflictos para las mujeres que nos llevará a roles diferentes pero igualmente desiguales, como es el caso de las Superwoman a las que se refiere la compañera en su artículo.

  4. A veces pienso cuanta responsabilidad tenemos nosotras mismas de ser SUPERWOMAN, queremos todo perfecto y controlado, pero debemos asumir que el hombre por naturaleza es diferente, no tiene arraigada esa cultura ancestral, hemos nacido mujeres y se nos enseña a ser buenas mujeres y buenas madres, pero actuamos un poco igual que los hombres, muchas no les dejan cocinar, su comentario es peor, ¿sabes como deja la cocina? prefiero hacerlo yo, pone la lavadora con la ropa mezclada, y luego yo debo de volverla a lavar, y si plancha para que te cuento. Todos esos mismos errores los cometía yo como mujer, pero tuve que repetirlo y repetirlo hasta hacerlo bien, ellos que no lo quieren hacer solo necesitan una insinuación para quitarse el mochuelo de encima. Y los hijos e hijas ¿donde estan?, pobre lo primero es estudiar, y se pasan horas en el ordenador y la consola.

    Esta claro que tenemos que estar en todo, educar a los hijos, enseñar al esposo, trabajar, etc., pero parece que nos sentimos mal quitandonos nuestros roles asignados desde la infancia. Como siempre, esto no es así en todos los casos, pero siguen existiendo y son realidad.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s