El 43,3% de los andaluces cree que las mujeres deben dedicarse al hogar

A las feministas las pondría a barrer, fregar, hacer la comida y las camas. Por supuesto las haría coser y zurcir todo lo que se rompiera de ropa, todo ello antes de que nos pisoteen aún más a los hombres con su feminismo ramplón y revanchista.” Antonio

Parece increible, pero quedan más Antonio de los que nos imaginabamos. los-antoniosMientras Andalucía cuenta con una Ley para la Promoción de la Igualdad de Género, poco se debe estar haciendo, cuando se llegan a leer titulares como este, y el comentario que se encuentra al pie del artículo, no hace otra cosa que constatar la realidad.

Flaco favor se hacen los Antonios, porque cada día afortunadamente los jóvenes van cambiando poco a poco su mentalidad. No me duelen los Antonios, sino las desafortunadas mujeres que les hacen posible que puedan vivir tan cómodos como para despreciar y desvalorizar el trabajo que ellas realizan. Mi intención cuando elegí la noticia, era conocer los datos estadísticos, que ofrecía el artículo y realizar un análisis de esos datos, pero creo que esos datos que todas podreís encontrar en el enlace, son menos significativos que mi sorpresa.

De pronto he recordado esas palabras de Antonio Machado que decían: “españolito que vienes, al mundo te guarde Dios, una de las dos Españas (Andalucia) ha de helarte el corazón“. Si casi la mitad de los andaluces, siguen queriendo la mujer en casa, quizás si yo fuese capaz de pensar como un hombre, tampoco desearía que las mujeres trabajaran fuera de casa, mi madre realizaba unas deliciosas croquetas caseras, mi abuela hacía magdalenas, rosquillos, tortas de aceite, y ahora mis hijas comen “donuts”, y pizzas “tarradellas”, porque son las que anuncía la tele, pero eso sí, mientras mi madre y mi abuela hacían colchas de ganchillo, mis hijas se compran los vaqueros rotos, pobre Antonio, tan inculto él, en otras culturas “zurzir” trae mala suerte.

Que le podemos pedir a nuestro representativo Antonio habla en boca del 43% de la población andaluza, tienen más crédito sus palabras que la banca española, pero yo si querría saber que opinan los hijos y las hijas de los Antonios, cuantas horas del día les dedica en sus deberes, cuanto tiempo les dedica a su educación, no estoy hablando de llevarlos al colegio, que es posible que Antonio hasta presuma de llevar a sus hijos en coche al colegio, pero que les ocurre a sus hijos a lo largo del día, que problemas tienen, que les preocupa, ¿son felices?, esos no son cosas de hombres, para eso esta su madre, para ir a las tutorías, ayudarlos en los deberes, preocuparse de que no caigan enfermos, llevarlos al médico, consolarlos cuando lloran, según me dijeron hace unos días, eso se lleva en los genes, las mujeres nacemos sabiendo hacer todo esto, ¡vale!, pero nosotras hemos aprendido a incorporarnos con mucho esfuerzo al mercado laboral, a realizar tareas de hombres, durante años hemos trabajado el doble, en casa y fuera de casa, a barrer se aprende;  las que deben dedicarse al hogar tienen la obligación de empollarse las instrucciones cuando adquieren una lavadora nueva, quizás sería necesario que las publicaran en el “MARCA” o en el “AS”, para que los Antonios aprendieran a usar la lavadora.images-tareas-domesticas

Para despedirme, de los queridos Antonios, solo recordarles que las feministas no quieren que dejen de ser hombres, que no se preocupe Antonio, sólo quieren que sean padres, hijos y compañeros, que compartan las labores del hogar, no que las deleguen, (eso deben de traerlo los hombres en los genes), que se preocupen de sus hijos, son responsables de ellos en un 50% , que sean conscientes de que la vida familiar requiere de esas “pequeñas minucias” que hacen las mujeres en casa durante las 24 horas del día, sin salario, sin reconocimiento, sin vacaciones, simplemente porque debe ser cuestión de genes, que la vida siga funcionando, porque qué iba ser de Antonio si mañana se levantara y no tuviese la ropa limpia, planchada y ordenada para ir a trabajar.

Pero debemos felicitarnos por algo, son tan sólo la mitad de los hijos de los Antonios un 22% los que aún siguen pensando igual, esperemos que pase la crisis, y que con ella también se reduzca ese porcentaje del 22% que si tiene arreglo.

leer más

Anuncios

  1. No sé cuál es tu sorpresa, ¿acaso no te has encontrado algún Antonio en algún momento de tu vida? Pues si, haberlos haylos, como las meigas. El problema es cuando te encuentras ese Antonio realizándote una entrevista de selección de personal, cuando ese Antonio es tu jefe y tus condiciones laborales dependen de él, cuando ese Antonio impide que llegues a ocupar puestos de responsabilidad junto a él y sus colegas. Es decir, hay un mundo de Antonios donde para entrar debes ser como poco una Antonia, aunque siempre esa “a” femenina que los diferencia les va a recordar cuál es el espacio que te pertenece.
    Esa mentalidad “Antonio” es uno de los factores que dan lugar a las desigualdades vividas por nosotras en diversos ámbitos, entre ellos, el laboral.

  2. Mi sorpresa es que haya un 43,3% y que el primer comentario sea tan desafortunado y tan real.

    Siento no estar de acuerdo contigo, ese Antonio no te hará una entrevista de trabajo, ni será tu jefe, a lo máximo que aspira es a ser tu marido, y creo que no le has entendido bien, te quiere barriendo, fregando y haciendo la comida, ese es el que tiene derecho a pegarte si no tienes la casa como “los chorros del oro”, cuando él llega cansado del trabajo.

    El que contrata a una mujer, y le ofrece unas condiciones de trabajo en muchos casos “leoninas”, pertenece a otro grupo, desconozco su nombre pero si le puedo poner un adjetivo “canalla”, porque seguro que su mujer es funcionaria y cualquiera le quita a su mujer un día de asuntos propios, creo que hay una gran gama de hombres, al igual que de mujeres, no podemos llamarlos a todos igual, porque recuerda que hay 56,7% que no se reconocen como Antonios.

  3. Por supuesto que reconozco que todos los hombres no son iguales, ni todas las mujeres tampoco. Pero en ningún momento he querido decir eso.
    Creo que hay hombres que creen en la inferioridad de la mujer frente a ellos. Y creo en esos hombres como un continuo, en el que un polo extremo será compuesto por aquellos que utilizan la violencia, aquellos de los que tu hablas. Pero en medio hay multitud de grados entre los que se encuentran aquellos a los que hacía referencia en el comentario anterior. Reconozco por tanto, una mentalidad Antonio, la que cree en la superioridad del hombre, aunque dentro de ella se den diferentes grados con diferentes formas de manifestarlo.

  4. El reto principal es no «desfeminizar» a la mujer para que compita con el hombre como si fuera tal. Es fundamental que el hombre acepte la productividad femenina, que acepte con naturalidad el éxito de la mujer e incluso la competencia. El reto para el varón es madurar y ser más participativo en la educación y la familia

  5. Ésta es una mentalidad bastante araigada en España y mucho más en Andalucía. Mucho confunen una mentalidad etrógada con una sociedad inculta y no es así, las/os andaluces hemos demostrado nustro nivel cultural pero aún estamos, a nivel mental, mucho más atrasados que otras comunidades, se spone por el estilo y forma de vida.

    Pese al tipo de mentalidad en Andalucía las cifras son alarmantes. Por todas/os es conocida/o esta mentalidad pro las cifras, por lo que percibo, nos ha sorprendido a algunas de nosotras.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s