VERDE QUE TE QUIERO VIOLETA

imagesLa superioridad ha sido asignada en la humanidad no al género que procrea sino al que mata” (Simone de Beauvoir)

El primer punto de encuentro entre el feminismo y el ecologismo en que ambos pensamientos se plantean como objetivo básico la sostenibilidad humana, social y ecologica, entendida como proceso que signifique desarrollar niveles de vida, estandares de vida aceptables para toda la población es decir, la saitsfacción de las necesidades biológicas, sociales y reconstruido con recursos  materiales, pero también con relaciones de cuidado y afecto proporcionadas en la gran mayoría por el trabajo no remunerado realizado en los hogares.

El pensamiento ecologista se plantea la participación de la naturaleza en la satisfacción de las necesidades ya que elmedio ambiente proporciona los recursos para cubrir ciertas necesidades hemanas básicas.

El economista A martya Sen, parte de la idea de que el vivir puede considerarse como algo que consiste en “funcionamientos” que pueden estar interrelacionados (bien alimentados, evitar la mortalidad prematura… y “capacidades” que serían las diferentes conbinaciones de funcionamientos que una persona puede conseguir, este planteamiento está en la base de la idea de desarrollo humano que maneja el Prograna de Naciones Unidas para el Desarrollo, pero cuando este debate se orienta hacia la cuantificación se aleja de los estandares de la vida, ya que los aspectos emociona les y afectivos no son susceptibles de medición.

El economista Max-Neef establece una diferencia entre necesidades y lo que denomina satisfactores, que serían medios culturales, las necesidades serían las de subsistencia humana cultural.

Un punto de desencuentro, ya que el ecologismo cuestiona el capitalismo, aspectos del patriarcado como son las relaciones entre humanidad y naturaleza, no llegando a plantearse la pérdida de la centralidad de la vida humana. Desde el feminismo se pone en cuestión todo el sistema patriarcal capitalista con sus contradicciones entre la obtención del beneficio y los estandares de la vida de toda la población.

Desde el ecologismo se plantea el control de la población como necesidad ineludible para reducir el desequilibrio que existe a nivel mundial entre recursos naturales decrecientes y una población creciente (superpoblación).

Desde el feminismo consideran que el problema radica en el desequilibrio existente entre población y recusos, es decir en la menera de utilizar los recursos,  mantiene la idea de que además de las necesidades biológicas y sociales es imprescindible la satisfacción de las necesidades emocionales y afectivas.

Un segundo encuentro entre el feminismo y el ecologismo es que sostienen que el sistema socioeconómico es un sistema abierto respecto de la naturaleza, es decir utilizamos diversos bienes naturales y devolvemos residuos en diversas formas, y también es un sistema que para su continuidad y reproducción necesita de diversas actividades que llamamos “trabajos”, actividad que es sumamente necesaria para la existencia humana y que mujeres y hombres han desarrollado desde las sociedades más primitivas.

La dicotomia producción/reproducción refleja la visión patriarcal del sistema, la producción asume el papel central en el universo patriarcal en cuanto, que es actividad pensada y asumida por los hombres, por otra parte la re-producción solo se dota con valores absolutamente necesarios para crear vida.

 Las actividades que se desarrollan en el hogar es una actividad fundamental para que la vida continue, el trabajo familiar doméstico que incluye la actividad de cuidados se presenta ahora como un conjunto de necesidades que hay que satisfacer, necesidades de afectos, de cuidados, ésta es una forma de participar en el trabajo de mercado.

La necesidad de hacer visible la contribución de las mujeres y de los hombres a la actividad económica y a las actividades domésticas requiere de información que dé cuenta de su magnitud y características para así abonar los campos del conocimiento, apoyar el diseño, seguimiento y evaluación de las políticas públicas y la toma de decisiones de toda la sociedad.”

Anuncios

  1. Creo que el ecofeminismo cobra sentido en cuanto a la necesidad que ha tenido el hombre de mostrar su superioridad sobre la naturaleza intentando siempre ejercer el control sobre ésta. El mismo papel que ha desarrollado con las mujeres, mostrar su superioridad ejerciendo el control y la sumisión de las mismas. Quizás por ello siempre se ha asociado la mujer a la naturaleza y el hombre a la cultura. Si bien es cierto mi desconocimiento hacia esta corriente, creo que parte de puntos en común que en conjunción pueden hacer un frente más fuerte en la lucha por un mundo más justo, tanto para las mujeres como para la ecología.

  2. Creo que las gafas verdes y violetas son fundamentales para entender la realidad.
    Por un lado tienen puntos en común muy importantes, como la sostenibilidad de la vida o el tratamiento que de la naturaleza y de las mujeres se ha generado desde la Ilustración.
    Por otro, también tienen otros aspectos que no tienen que estar tan conectados, como la mirada a la escasez de los recursos, propio de la economia ecológica, por ejemplo, o la mirada hacia los trabajos, de la economía feminista.
    Pero creo que esos aspectos no sólo no son incompatibles sino que son complementarios.

  3. Pingback: Poner la vida en el centro: respuestas del ecofeminismo y del decrecimiento a la UE | Systemic Alternatives


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s