III Congreso de economía feminista

 La economía feminista como alternativa en un contexto de crisis, es el tema principal que se ha  tratado en el III Congreso de Economía Feminista, que se ha celebrado en Baeza (Jaén), donde mujeres de toda España y otros países como México y Colombia, se han reunido para mostrar realidades y experiencias que ya funcionan como un modelo alternativo 

http://www.upo.es/congresos/economiafeminista En este encuentro se ha puesto sobre la mesa el papel visible e invisible de las mujeres en la economía, la labor de la cooperación en el empoderamiento femenino y las alternativas existentes, con perspectiva femenina, para salir de la actual crisis financiera, ecológica y de cuidados.

  Las políticas de conciliación, la externalización del trabajo doméstico y de cuidados y la inmigración, la perspectiva de género en el mercado de trabajo, el gasto social que en España se destina a los inmigrantes extracomunitarios que trabajan en el campo, y las aportaciones de la mujer en el cuidado de la dependencia son algunos de los temas que se han debatido en las jornadas. Y en los últimos meses la economía mundial se encuentra sacudida por una tremenda crisis financiera que amenaza con generar un desorden global de incalculables consecuencias. También se ha hablado de alternativas como los bancos del tiempo y las experiencias de presupuestos con enfoque de género en América Latina.

En este contexto, no es realista creer que la humanidad podría salir adelante indemne limitándose a aceptar que las corporaciones, grupos sociales e individuos que detentan el poder realicen unos simples cambios de forma para que todo siga igual.
 
Por el contrario, es cada vez es más evidente que resulta imprescindible un cambio radical en la forma de pensar y de actuar.Para poder solucionar con éxito los problemas sociales más graves, se ha de incluir un nuevo concepto que ha de considerar no solo la producción de mercancías sino también la provisión de bienes, servicios y derechos; no solo los costes privados sino también las externalidades de todo tipo; no solo la esfera de los mercados, sino la del poder, las normas y los valores sociales; no solo la eficacia, sino también la justicia y la satisfacción integral de las necesidades de todos los seres humanos; no solo la competencia sino la solidaridad, el respeto mutuo y el amor.
 
Y si bien será necesario que ese concepto se construya transversalmente con la aportación de todos los enfoques teóricos y perspectivas ideológicas y metodológicas, es indudable que la economía feminista está en inmejorables condiciones para contribuir a su definitivo asentamiento.
 
Las jornadas han sido organizadas por el área de Economía Feminista de las Jornadas de Economía Crítica, con el apoyo de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y el Instituto Andaluz de la Mujer, que han llegado a las siguientes conclusiones:
 
1. la crisis económica y financiera que amenaza el tejido social y el bienestar de las personas se superpone a otras crisis como las del cuidado, la ecológica, la del modelo económico y de desarrollo, así como la moral y la etica.
2. La crisis ataca directamente las condiciones de vida de las personas y sobre todo de los sectores de población más volnerables, incluyendo a las mujeres que no han sido responsables de las políticas ydecisiones que han llevado a esta situación.
3. Los responsables de esta crisis son las élites del sector financiero y emperesarial, así como los gobiernos que han impuesto las políticas neoliberales de las dos últimas décadas, siguiendo los postulados de la economía ortodoxa y patriarcal y del fundamentalismo de mercado.
4. Las medidas anti-crisis que se están adoptando pueden agravar las desigualdades ya existentes entre hombres y mujeres. Por ejemplo, enfatizando la inversión pública en sectores económicos en crisis -poco sostenibles como el del automóvil o el de la construcción-, y no, en infraestructura social -como educación, salud, cuidados y protección social.
5. La crisis implica un riesgo de intensificar la división sexual del trabajo y las desigualdades que genera. Pero tambien, representa una oportunidad y un desaf´´io para establecer nuevas formas de producción y consumo y de reorganizar las estructuras y relaciones del cuidado, estableciendo un reparto equitativo entre mujeres y hombres del trabajo remunerado y no remunerado. Esto se tendría que hacer con un aumento de la corresponsabilidad entre los distintos agentes involucrados en el bienestar social, inclyendo el Estado a través de un presupuesto público progresista que a través de los ingresos, gastos y beneficios fiscales redistribuya equitativamente los recursos -que garantice el acceso al crédito- , y sea coherente con el objetivo de la igualdad entre hombres y mujeres.
6. Como economistas feministas denunciamos la economía ortodoxa y el fundamentalismo de mercado, dominantes en las facultades de económicas y en las acciones de gobierno que nos han llevado a la situación de crisis en la que nos encontramos.
 
Por tanto, exigimos incluir una perspectiva feminista en los planes de estudio y la investigación, así como en la política económica y en las medidas anti-crisis que se están diseñando.
 
 
Anuncios

  1. La crisis económica internacional es una crisis que se produce a nivel macroeconómico, y por tanto, afecta más a hombres que a mujeres. Es por ello que las soluciones y medidas tomadas para paliarla serán dirigidas a ellos mismos. Sin embargo, si los beneficios de esas medidas se los llevan ellos, los daños colaterales nos los comemos nosotras. Los Gobiernos centran sus esfuerzos en recuperar la estabilidad económica, aparcando cuestiones sociales como pueden ser en nuestro país los recursos destinados a leyes como la de igualdad y la de dependencia. Porque nuestras “cuestiones” son secundarias y total, no hemos conseguido la igualdad en tantos años ¿qué más nos da esperar un poco más?

  2. Estoy de acuerdo con el comentario de mi compañera luamaloma.La economía feminista entra en la ciencia económica iluminando cómo los sesgos sobre el género influyen en la economía como ciencia. Así, se parte desde el hecho que la economía es una ciencia “masculina”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s