Tiempos personales ¿y las mujeres cuando?

stress1 “Espero que puedas cerrar bien la puerta del cuarto para que no entren los niños y puedas descansar”

 

 

 

Esa frase la escuché ayer en el autobús dicha por un compañero de trabajo a otro al despedirse e inmediatamente pensé: ¿y a qué hora cierran las mujeres la puerta? ¿Sería esta una conversación que escucharía de parte de una compañera de trabajo a otra? Altamente improbable.

 equilibrista1

La conciliación, pensada en términos de armonizar las áreas de desarrollo personal de una forma concreta, práctica y cotidiana, se ha comenzado a desarrollar en muchos países por medio de leyes para dar mayores facilidades para que las mujeres traten de “equilibrar” su vida familiar y su vida laboral, pero esta palabra me lleva inmediatamente a recordar las pruebas de equilibrismo en el circo, cada día intentar llegar al final de la cuerda floja sin caer, y al día siguiente comenzar una nueva función, sin descanso, sin paradas.

 

Los planes y las leyes que se han ido desarrollando a lo largo de los últimos años para la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres (especialmente en los países de occidente) pueden hacer parecer que la meta está cerca, pero lamentablemente nada más lejano si vamos más allá de lo que se dice de forma políticamente correcta y prestamos un poco de atención en el día a día.

 

¿Otro ejemplo? “El esposo de mi hermana le dijo que se iba a separar de ella porque no se siente aún capacitado para ser padre”… podríamos pensar en que está en todo su derecho, a nadie se le puede forzar a permanecer en una relación si no se está de acuerdo en algo tan importante como la decisión de ser padre o madre, pero hay un pequeño detalle: YA es padre de una bebé de dos meses, y “se siente cansado porque no puede dormir todo lo que él quisiera después de trabajar o los fines de semana”. La idea no es enjuiciar a ese hombre, es simplemente hacer notar que él siente que puede desconectarse, que su responsabilidad tiene un límite y puede dejar a la madre la tarea de ser la cuidadora… mujer que tiene un trabajo con dos jornadas (mañana y tarde) y que al igual que el resto de las mujeres no nació naturalmente con los conocimientos y capacidades para ser madre, ni los recibió automáticamente en el parto.

 

¿Soy pesimista? No, creo en el cambio, pero tampoco me dejo cegar por el discurso de que la igualdad ya está instalada en nuestras culturas. La mayor parte de los hombres continúan teniendo roles secuenciales: trabajan y luego cierran ese capítulo por el día y disponen de tiempo para sus propias actividades. En cambio las mujeres seguimos teniendo roles acumulativos: trabajo doméstico más empleo, o jornada productiva más reproductiva, es decir tiempo para el resto, pero no para si, para poder cerrar esa puerta y hacer algo que realmente se desea…

 

¿Hacia dónde dirigir los esfuerzos? A la verdadera corresponsabilidad, pero eso es tema para otra entrada…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

  1. Lo que acabo de leer es algo muy común en todos los hogares donde hay niñ@s. Cuando el padre llega del trabajo es imprescindible dejarlo descansar para que al día siguiente éste pueda volver al trabajo con las “pilas cargadas”. Las mujeres por el contrario, mientras dura su baja por maternidad, se encargan exclusivamente del cuidado del bebe y el de la casa. el bebé come de 3 en 3 horas y en este tiempo las mujeres tienen que seguir realizando sus labores, la limpieza, hasta que de nuevo vuelve a sonar la alarma que le avisa de que la próxima toma(comida) ya ha llegado. por supuesto todo se complica cuando se agota la baja por maternidad ya que hay que compatibilizar cuidados y trabajo, y ¿cuándo se dice: “cierra la puerta para que mamá pueda descansar? aunque claro, eso es una habilidad natural que solo las mujeres poseen.

  2. Me rio de la ley de conciliación… quienes concilia? no se concilia sino se acumula una mayor carga de trabajo para la mujer, hay una desvaloración del trabajo doméstico-familiar, es decir no sirve tal como está planteada.ilian?? a quienes van dirigida?

  3. Me cuesta trabajo creer que una pareja sea capaz de traer hijos al mundo, para que cuando se sientan cansados, me da igual el uno que la otra (también las hay), decidan que ese hijo/a molesta, claro que molesta y cuanto más crece más molesto/a se hace, pero él o ella no decidió nacer, así que ese padre y esa madre son responsables al 50% y deben cargar con las consecuencias de sus actos al 50%, aunque esten cansados o aunque tengan jornada partida.

    Aqui no hablamos de política de igualdad, ni conciliación de tiempos, hablamos de falta de entendimiento, de responsabilidad y de sentimientos, que son fruto de una educación en valores que no existen. Creo que no es justo que luego ese “caballero” cuando este bien descansado y su hija criada, disfrute de ella un ratito los domingos, si renuncia a lo malo, debería llegar a pagar una pensión tan tremenda que le quitara el sueño para siempre.

  4. Lo que yo me planteo al leer ejemplos como el que has expuesto, de ejemplares como ese (valga la redundancia) es simplemente ¿por qué para ese hombre el divorcio supone dejar de ser padre? ¿Por qué ese hombre conecta el matrimonio con la paternidad?. Pues porque la sociedad lo avala, y la ley se lo permite.

    En este país, como en tantos otros, la ley del divorcio deriva en que automaticamente la guardia y custodia de los hijos pasa a la madre, a menos que se demuestre que ésta está incapacitada o ambos lleguen a un acuerdo sobre ello.
    Porque madre no hay más que una, y como una madre…nadie. Y porque es más fácil que la mujer asuma que ese papel es suyo a que lo haga un hombre. Hasta la jurisprudencia se encarga de recordarnos cuál es nuestro principal papel en la vida, por si acaso se nos olvida.

  5. Totalmente de acuerdo con vosotr@s, en nuestra sociedad sigue sin entenderse que una mujer decida no ser madre, pues como bien dice luamaloma hasta el Estado se encarga de recordárnoslo.
    El problema de la conciliación es que nunca ha sido abordado como una verdadera CORRESPONSABILIDAD, en la que todas las partes implicadas se vean afectadas.
    Creo que hemos conseguido bastantes avances en la esfera pública, pero donde verdaderamente sigue estando nuestro caballo de batalla es en el ámbito privado. Pienso que solamente salvaremos este obstáculo a través de la COEDUCACIÓN.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s