FEMINISMO, ECONOMÍA SOCIAL Y SOLIDARIA

q5ca5s9adkcaobjdrocasshc12caycno3rcauwf7micadso5r1cavz3qdkca5rkv0fcakv35m4ca9hsrs0cavf9c3gcarmuingcawurz8aca066xczcakl8dawcai5ssldcacra9evca34b2yecal6kcn5Economía social y economía solidaria no son conceptos nuevos aunque se nos quiera hacer creer esto. Sin embargo, son necesarios nuevos planteamientos que expliquen porqué somos las mujeres quienes mayoritariamente impulsamos nuevas formas de economía, alternativas al modelo hegemónico de la economía neoliberal y, de qué manera estos proyectos plantean acciones innovadoras para un verdadero cambio social.

 La economía solidaria, aunque mayoritariamente llevada a cabo por las mujeres en todas las partes del mundo, está únicamente representada por los hombres. Y el feminismo, globalmente implicado en la reivindicación de la igualdad de derechos, escapa a la lógica de las alternativas económicas.

En la actualidad, este  movimiento institucionalizado ignora estos millones de mujeres en África, Asia, América Latina, y en otras partes que doblan ingenio y perseverancia para crear mutualidades de crédito, de salud, cooperativas artesanales, agrícolas, de pesca… Seguramente, el concepto de solidaridad ha cambiado con el auge del liberalismo. La propia palabra ’solidaridad’ nombrada tantas veces de manera indiscriminada ha perdido su significado. Por ello, ¿no sería necesario recordar que contienen los conceptos de compromiso y de riesgo compartido?

Parece que las fuentes de la economía social, de sus búsquedas de equilibrio financiero y desarrollo económico, profundamente afianzadas en la economía comercial, confunden, en muchas ocasiones, la solidaridad con la compasión o la caridad. Se ignora, por el contrario, que se trata más de una cuestión de corresponsabilidad, de compartir valores comunes, de intercambiar prácticas innovadoras, de estar juntas en un mismo proceso de cambio, de luchar por una verdadera democracia económica, en resumen, de crear otro mundo.

Los que se oponen a la concepción de la economía solidaria como alternativa al capitalismo alegan que se trata de una economía de supervivencia, complementaria, incluso algunos de ellos hablan de que se puede mezclar con una economía de mercado y de esta manera crear las bases de una llamada “economía plural.

Según la socióloga de Quebec Josee Belleau, “cuando las mujeres hablan de economía, hablan también de salud, de educación, de cultura, alimentación, de custodia de hijos, de cuidados a los abuelos, de profesiones no tradicionales, de poder, de violencia, de guerra, de terremotos, de rentas escasas, de precariedad, de trabajo del sexo, de división de las tareas domésticas…”.

Según la ecofeminista y economista alemana Maria Mies, “si nos preguntamos porqué las mujeres son las principales víctimas de las reformas del neoliberalismo, Es porque el estatus de las mujeres es bajo en todas las partes del mundo: no tienen poder de negociación y no pueden hacer crecer, aprovechar su “capital humano”. 

 Economía social y economía solidaria no son conceptos nuevos aunque se nos quiera hacer creer esto. Sin embargo, son necesarios nuevos planteamientos que expliquen porqué somos las mujeres quienes mayoritariamente impulsamos nuevas formas de economía, alternativas al modelo hegemónico de la economía neoliberal y, de qué manera estos proyectos plantean acciones innovadoras para un verdadero cambio social.

La economía solidaria, aunque mayoritariamente llevada a cabo por las mujeres en todas las partes del mundo, está únicamente representada por los hombres. Y el feminismo, globalmente implicado en la reivindicación de la igualdad de derechos, escapa a la lógica de las alternativas económicas.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Un Comentario

  1. Haciendo referencia a lo que la socióloga Quebec josee Belleau menciona, las mujeres se ocupan en su día a día de esas cuestiones,. No quieren que sus familiares pasen hambre ni necesidades, no quiere que les pase nada malo, que tengan algún tipo de accidente, de ahí lo del terremoto, …

    Están siempre al ciudado de los demás olvidando aspectos como su relajación, tiempo libre, disfrute,…

    La mujer como ciudadora de su familia.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s