TENDENCIAS MUNDIALES DEL EMPLEO DE LAS MUJERES

 

007

Durante las décadas de 1980 y 1990 la participación de las mujeres en los mercados de trabajo del mundo aumentó sustancialmente. Se generaron expectativas sobre la posibilidad de lograr una mayor igualdad de género ante un aumento de sus oportunidades y autonomía económica.

 Este Resumen de las Tendencias Mundiales del Empleo de las Mujeres 2007 aborda la cuestión de si continúa aumentando esa participación en tiempos recientes, y si las mujeres encuentran suficientes oportunidades de empleo decente y productivo para desarrollar su potencial y alcanzar la independencia económica.

Para realizar este informe se actualizaron y analizaron una serie de indicadores laborales que son importantes, como por ejemplo: participación en la fuerza de trabajo, desempleo, sector y situación en el empleo, salarios/ingresos, y educación y calificaciones, los indicadores revelan si las mujeres que quieren trabajar logran hacerlo, si les resulta más difícil obtener un puesto que a los hombres, si hay diferencias en el tipo de trabajo realizado por hombres y mujeres, e igualdad de trato en temas como los sueldos, la educación y la capacitación.

 Algunas de las conclusiones son:

-Más mujeres que nunca antes participan en los mercados de trabajo del mundo están empleadas o buscan activamente un empleo.

-Durante la última década dejó de crecer la tasa de participación en la fuerza de trabajo, que incluye a las mujeres en edad de trabajar que tienen empleo o están buscando uno.

-Hay regiones donde incluso hubo una baja de esta tasa. Este retroceso es significativo, aún cuando también refleja una mayor asistencia de mujeres jóvenes a actividades de educación.

– Más mujeres que nunca antes están efectivamente empleadas. La participación femenina en el empleo total se ha mantenido casi sin alteraciones en 40 por ciento en2006, frente a 39,7 por ciento diez años atrás.

– Al mismo tiempo, más mujeres que nunca antes están desempleadas. La tasa de desempleo de las mujeres es de 6,6 por ciento, más elevada que la de los hombres, de 6,1 por ciento.

-Las mujeres tienen más probabilidades de ocupar puestos de trabajo de baja productividad en la agricultura y los servicios. Su participación en el trabajo industrial es mucho menor que la de los hombres y ha tendido a decrecer los últimos 10 años.

 Hay evidencias sobre la persistencia de una diferencia salarial. En la mayoría de las regiones y en muchos tipos de ocupación las mujeres reciben menos dinero por el mismo empleo. Pero también hay indicios de que en el caso de algunas ocupaciones, la globalización puede contribuir a estrechar la diferencia salarial.Ahora hay más probabilidades de que les mujeres jóvenes sepan leer y escribir que 10 años atrás. Pero aún existe una brecha en el nivel educacional de mujeres y hombres.Y hay grandes dudas sobre la posibilidad que durante su vida laboral las mujeres tengan las mismas oportunidades de desarrollo de sus capacidades que los hombres.

 Las políticas diseñadas para mejorar las oportunidades de participación de las mujeres en los mercados de trabajo han comenzado a dar resultados, pero la mejoría es lenta.

Aún se insiste en estereotipos del empleo femenino, como cuidadoras o trabajadoras del hogar. Y puede que esta situación sea perpetuada hasta la próxima generación si las oportunidades laborales de las mujeres continúan siendo limitadas, con menores inversiones en su educación, capacitación y experiencia.

A pesar del progreso hacia una distribución más equitativa de las responsabilidades familiares en algunos países económicamente desarrollados las mujeres continúan llevando la mayor carga. Cuando las mujeres trabajan, usualmente son ellas las encargadas de buscar soluciones que permitan mantener un equilibrio con la crianza de los hijos.

La Comisión Europea divulgó hace poco el resultado de estudios según los cuales en los últimos años la brecha salarial entre hombres y mujeres ha permanecido casi inalterada en 15 por ciento para todos los sectores. Esto ha sido atribuido a un crecimiento económico más lento en la UE y, en especial, a un empeoramiento de las condiciones de los mercados de trabajo en los nuevos Estados Miembros.

Las conclusiones de las Tendencias Mundiales del Empleo de las Mujeres de este año son sólo parcialmente alentadoras. La suposición de que el proceso de desarrollo socioeconómico permitiría un mayor acceso de las mujeres al sector moderno, con trabajo asalariado, permanente y a tiempo completo, no se ha cumplido. Las mujeres enfrentan mayores dificultades no sólo para participar en el mercado laboral, sino también para encontrar empleos decentes y productivos. Aún en la actualidad, tienen menos probabilidades de conseguir empleos regulares remunerados y asalariados.

No hay razones para creer que esta situación haya experimentado variaciones importantes. Las mujeres deben tener la oportunidad de superar la pobreza junto con sus familias a través de la generación de trabajo decente que les permita contar con empleos productivos y remunerados en condiciones de libertad, seguridad y dignidad humana. De lo contrario persistirá el proceso de feminización de la pobreza y será heredado por la siguiente generación. articulo…

 

Anuncios

  1. El mercado de trabajo no puede obviar las tendencias sociales actuales y adaptarse a ellas. En ese sentido claro que la pobreza está relacionada con la mujer. Todavía el mercado laboral se basa en una idea conservadora de familia, en la que el cabeza de familia, hombre, es el que trae el sueldo a casa y la sostiene, y la mujer, si es que quiere trabajar, aportará un sueldo adicional y complementario para la subsistencia familiar.
    Lo que pasa es que ese modelo familiar hoy día se está quedando obsoleto, ya que no abarca las diferentes opciones que actualmente se dan.
    Por ejemplo, ¿cómo subsiste una familia monoparental en la que al frente de ella sólo está una mujer?; o ¿cómo subsiste una mujer que no tiene descendencia y no comporta por tanto una familia (aunque tenga personas dependientes a su cargo)?… pues con empleos precarios, inestables y parciales, que les lleva a muchas a estar pluriempleadas, las que tienen esa suerte, y las que no, pues van rayando el umbral de la pobreza, intentando sobrevivir y esperando que las tendencias del mercado laboral se adapten a la situación real de las mujeres.

  2. El trabajo sigue estando masculinizado y feminizado, los trabajos de ingenieros e informáticos, son claramente masculinos con más prestigio y más salario, y no se trata de que las mujeres no sean capaces de ejercer esos trabajos, sino que tienen que verse en situaciones muy difíciles y sobrevivir a mucha presión cuando consiguen un puesto de trabajo. El pasado domingo al ver la película TIERRA DE HOMBRES, unas mujeres sufrían todo tipo de vejaciones simplemente por trabajar en un entorno que era un sector muy masculinizado. Creo que algunas tambien habreis leido o visto en TV la situación de las mujeres soldados en Irak y Afganistan, sufriendo violaciones, acosos, humillaciones, con total impunidad. Va a ser muy difícil el acceso a estos sectores, porque el trato que recibe la mujer por parte del hombre sigue siendo de sometimiento, esta mujer soldado decía que su peor enemigo era su camarada, y hasta las autoridades miran para otro lado, conociendo la realidad.

  3. A las mujeres nos siguen representándonos bajo los mismos tópicos, en el mundo de las emociones, en la pasividad, en la maternidad, en el ámbito doméstico y sacrificando en ocasiones nuestro crecimiento laboral.
    Estoy de acuerdo que tenemos muchas dificultades no sólo para participar en el mercado laboral, sino también para encontrar empleos decentes y productivos.
    Hoy en día, a pesar de nuestra lucha para conseguir una tan lógica igualdad, seguimos encontrándonos con esa discriminación realizada por los hombres y lamentablemente por algunas mujeres, el machismo no es más que inmadurez, miedo y todavía nos invade, pero hay que seguir luchando para recuperar nuestro espacio.

  4. Las mujeres tenemos graves problemas para acceder al mercado laboral y más en estos momentos de crisis económica que estamos viviendo.
    La Organización Internacional del Trabajo, OIT, cree que la crisis económica mundial creará nuevos obstáculos en el camino hacia el crecimiento sostenible y socialmente equitativo, y hará aún más difícil el trabajo decente para las mujeres.
    También desde esta Organización se hace una llamada a todos los países para generar “soluciones creativas” que aborden la brecha de género.

  5. Las mujeres siempre hemos tenido problema para acceder al mercado laboral. Estamos preparadas a nivel formativo, pero eso parece no influir.

    La crisis nos está jugando una mala pasada ya que en la empresa se piensa que quien sustenta la economía familiar es el hombre, y están muy equivocados/as, en algunos de los post colgados se demuestra que la mujer tiene un papel fundamental.

    Desde antaño la mujer solo ha servido para limpiar, coser, cuidar y poco más. Hoy todo se disimula pero la situación no es muy diferente.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s