ALGUNAS RECOMENDACIONES A LA LEY DE IGUALDAD

mujer1Empresarios,sindicatos y algún partido político han hecho a la ley de igualdad algunas críticas que calificaremos como recomendaciones:

Según las pymes sólo se ha abordado la parte más visible ya que  las exime  de la obligatoriedad de los planes de igualdad, a pesar de que la realidad empresarial española diga que el 90% de las empresas son pequeñas y medianas. La Ley de Igualdad exhibe lagunas en su aplicación en las pymes

El establecimiento de planes de igualdad es obligatorio para empresas de más de 250 trabajadores, mientras que para el resto se deja en manos de la negociación colectiva, es decir, sólo si el empresario y los representantes sindicales de los trabajadores llegan a un acuerdo en esta materia. La única excepción se producirá si un convenio colectivo estatal recoge la obligatoriedad de establecer dichos planes para las pymes de un determinado sector.

  En referencia al permiso de paternidad pero dentro de las cláusulas que son de obligado cumplimiento para todas las empresas, sea cual sea su tamaño señalamos este  permiso de 13 días independiente del de la madre que se suma a los dos días de los que ya disponía un trabajador tras el nacimiento de un hijo o hija. La confusión en este sentido se produce en cuanto a considerarlo como un permiso retribuido,  pero no es así, ya que va a cargo del Instituto Nacional de la Seguridad Social y no de la empresa.

Esto significa que el permiso de paternidad tiene un coste 0 para la empresa, ya que no se va a tener que cotizar a la Seguridad Social ni por el trabajador que se va de permiso ni por el que se contrata para sustituirle.  Es un beneficio económico para los empresarios.  También se debería considerar la ley como un beneficio para las empresas, en el sentido que puede mejorar las  condiciones de trabajo y de productividad.

Sin embargo, en este punto tambien se puede pensar que puede surgir alguna contradicción ya que las empresas van a tener que acudir al mercado, es decir, a la contratación temporal, lo que choca con el fomento de la contratación indefinida.

La CEOE ha sido la única organización que ha levantado su voz bajo su punto de vista, “una empresa que debe regirse por criterios de eficiencia y rentabilidad no va a prescindir de los mejores trabajadores por el simple hecho de que éstos pertenezcan a un determinado género”. Por ello, la patronal hubiera preferido “medidas de fomento y recomendación que de imposición”.

Por el contrario, para los sindicatos se trata de una norma “que permite a trabajadores y trabajadoras compaginar mejor su vida familiar con la laboral, y un trabajador más satisfecho rinde mejor y de forma más eficiente”. Sin embargo, hay algunos aspectos en los que la ley debería haber sido más ambiciosa.

Para UGT se debería haber contemplado alguna medida para eliminar las diferencias salariales, ya que por ahora será objeto de negociación colectiva. Piensan que el Gobierno les ha dejado excesiva responsabilidad a las organizaciones sindicales porque sólo se va a poder abordar la brecha salarial en el ámbito de los planes de igualdad. Creen que así no se solucionará el que las empresas camuflen las diferencias salariales en la negociación individual con el trabajador del contrato y el salario.

Por su parte,CCOO cree que la ley “debería haber establecido el mismo tratamiento para las empresas públicas que para las privadas, ya que los empleados públicos no tienen el derecho a poder negociar planes de igualdad con la administración”.

 La ley de igualdad fue aprobada el 29 de marzo de 2007 por todas las fuerzas políticas, con excepción del Partido Popular  que no solo no la votó sino que recurrió al Tribunal Constitucional Español.  Argumentaban que se trataba de un torpedo contra la democracia. En su opinion  sólo el mérito debe llevar a que la persona obtenga un empleo.

 En concreto, el recurso del PP iva contra la disposición de la ley que impone la paridad de las listas electorales, de modo que ninguna de las candidaturas tenga más del 60% ni menos del 40% de cada sexo en pueblos de más de 5.000 habitantes. El PP considera que dicho precepto restringe con carácter general “los derechos de personas en atención a su género”

 Los populares entienden que esta norma vulnera hasta seis preceptos constitucionales sobre la libertad de los partidos políticos a confeccionar candidaturas, la libertad de ideología, o incluso el pluralismo político.

El principal partido de la oposición mantenían que, puestos a reclamar discriminaciones positivas en la legislación electoral, “con igual razón podrían exigir ese beneficio otras categorías o segmentos sociales: los ancianos (cada candidatura debería reservar un porcentaje de puestos a candidatos mayores de 65 años), los jóvenes, los discapacitados y así sucesivamente”.

El Tribunal constitucional como era de esperar  rechazó este recurso. Por supuesto miles de argumentos avalan el rechazo del Tribunal.

 

 

Anuncios

  1. Nuestra Constitución establece la igualdad tanto el sufragio activo como el pasivo, es decir, tenemos el mismo derecho que los hombres tanto a votar como a ser votadas. Sin embargo, es en el segundo caso donde esa igualdad sólo es normativa, y no de hecho. La necesidad de cuotas se establece, no como una igualdad de partida, sino de llegada, ya que la igualdad normativa no ha conseguido esa realidad y por tanto son otros los mecanismos que subyacen.

    Esta oposición nuestra, que se dedica a ver la paja en el ojo ajeno mientras obvia viga en el suyo, ni siquiera trata de entender lo que significan las cuotas y cúal es la teoría en la que se fundamentan. En ningún caso el establecimiento de cuotas supone la presencia de mujeres por que sí, sino atendiendo a los mismo méritos y capacidades que los hombres.

  2. Desde mi punto de vista la Ley de Igualdad no va conseguir el cambio de mentalidad, de tradiciones y costumbres, la pobre ley no es la panacea. La ley tiene como misión regular, son los ciudadanos y las ciudadanas, no las olvidemos a ellas, ellas son las madres, las que no quieren separarse de su bebé, las que no se fían de que bañen bien a su bebé, he dicho bien “su”, creo que la base falla la educación desde abajo, sigue habiendo abuelas que prefieren quedarse con los bebes, antes que dejarlos en manos de un hombre, que para colmo de males, es simplemente el padre de la criatura, pero como parece que nace sin instintos paternales, y sin conocimientos innatos, cualquiera se fia.

    Creo, que la Ley de Igualdad como todo es cuestión de mujeres, debemos hacer siempre el doble trabajo, ceder a los sentimientos de pertenencia, educar al padre en su responsabilidad, y saber negociar con el jefe, los abuelos, la familia, la sociedad y ya puestas hasta con los partidos políticos del gobierno y la oposición, los sindicatos y conseguir las mejoras que precise la Ley.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s