ACOSO SEXUAL Y ACOSO POR RAZÓN DE SEXO EN EL TRABAJO

ACOSO SEXUAL Y ACOSO POR RAZÓN DE SEXO EN EL TRABAJO

La incorporación de las mujeres al mercado de trabajo ha sido un proceso largo y no exento de problemas. Mirando hacia fines del 1800 y principios del 1900 descubrimos las mínimas condiciones laborales de las obreras que comenzaron a trabajar durante la Revolución Industrial, y si nos detenemos a analizar la actual situación, podemos ver por ejemplo la explotación de mujeres en subempleos, la diferencia de salarios, la doble jornada, entre otras problemáticas.


1107img

Pero desde aquellos años hasta hoy las mujeres han debido cargar con el peso de la violencia sexista en el trabajo como una situación inevitable, siendo considerada como el costo a pagar por romper las barreras impuestas sobre el rol reproductor de las mujeres y la esfera doméstica en la cual debían desempeñarlo. Sin duda, esto ha sido posible descubrirlo al mirar la realidad desde la perspectiva de género, la cual nos permite observar la forma en que el abuso de poder de un sexo (hombres) sobre otro (mujeres) genera desigualdades, discriminación y violencia.


Es así que no estamos hablando de cualquier tipo de violencia, hablamos de una que afecta a más de la mitad de la población de nuestro planeta, las mujeres, quienes por el sólo hecho de nacer se encuentran en una posición de vulnerabilidad, se convierte en un factor de riesgo imposible de evitar.


Por este motivo no se puede ver la Violencia de Género como parte de la violencia social, no es lo mismo estar expuesto/a a un asalto, o a un ataque a la salida de un partido de fútbol, o en una manifestación, por poner algunos ejemplos. Es algo completamente aparte, es una manifestación única, porque tiene como objetivo a las mujeres, pero al mismo tiempo es variada en las múltiples formas que adopta, en las distintas culturas, épocas, espacios en que ocurre y en las diferentes etapas de vida de las mujeres.


acoso-sexual

La Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres, hace referencia a la violencia de género, definiendo los conceptos de acoso sexual y acoso por razón de sexo (aunque no exclusivamente para el ámbito laboral). En el Art. 7.1. indica “constituye acoso sexual cualquier comportamiento, verbal o físico, de naturaleza sexual que tenga el propósito o produzca en efecto de atentar contra la dignidad de una persona, en particular cuando se crea un entorno intimidatorio, degradante u ofensivo” y en el punto 2 “constituye acoso por razón de sexo cualquier comportamiento realizado en función del sexo de una persona, con el propósito o el efecto de atentar contra su dignidad y de crear un entorno intimidatorio, degradante u ofensivo”.


Por otra parte, se ha considerado que la violencia de género en el trabajo es una actuación pluriofensiva, es decir, que no sólo afecta el derecho de la igualdad, si no que también viola el derecho a la dignidad, puesto que la acción acosadora es ofensiva contra la víctima, y también el derecho a la salud, por cuanto al permanecer en un entorno intimidatorio, hostil, degradante, humillante y ofensivo los efectos en quienes la padecen son enormes, difíciles de evadir y por lo mismo mucho más reconocibles.


En España el principal problema es que se podría haber aprovechado la ley de igualdad para hacer una definición más específica, con categorías que permitieran también una mejor comprensión de la temática, y evitar la utilización de criterios personales a la hora de considerar si un caso es violencia de género y evaluar su sanción.


Sin embargo considero muy importante el poder conocer estas leyes, de forma de apoyar la sensibilización respecto del tema, motivando la prevención y, cuando corresponda, la sanción ante un problema que afecta a una importante cantidad de mujeres, provocando serios efectos en su salud, su vida laboral y personal, transformándose así en un problema social.

Anuncios

  1. Efectivamente, además de la ley, se debería pensar que para erradicar esta violencia, una de las claves también está en la educación, desde pequeñitos, ya que puede modificarse actitudes e ir creando modelos alternativos en los que no se tolere la violencia.
    La violencia no es un comportamiento natural, es una actitud aprendida mediante la socialización, por lo tanto es una actitud que se puede cambiar.

  2. El acoso sexual, no sólo en el ámbito laboral, sino también en otros, es fruto de la conceptualización machista en la que la mujer es valorada como objeto de deseo, y se define bien como objeto, pues en ningún momento ese pensamiento alude a la dignidad y sentimientos de esas mujeres.

    Eso sigue siendo así, la mujer tiene que combinar inteligencia y belleza, y puestos a escoger, es preferible tener la segunda pues abre puertas más facilmente, pero ¿qué puertas?, las que al hombre le interesa dejar que abra.

    Pienso que es muy positivo el considerar el acoso como un tipo de violencia, pues definitivamente lo es, y por considerarla de género porque desgraciadamente la unión de la visión de mujer objeto de deseo y la creencia del control de ésta por parte del hombre, hace que seamos las mujeres más proclives a sufrirla.

  3. Obviamente los dos tipos de violencia están propiciados por la situación de inferioridad de las mujeres respecto a los hombres desde la óptica machista. Se nos acosa por razón de sexo por hombres que piensan que no somos capaces de hacer determinadas cosas por el simple hecho de ser mujeres, y se nos acosa sexualmente desde esa perspectiva de mujer como objeto de deseo que bien describe luamaloma.

    Creo que aún tenemos como batalla pendiente la lucha de que se nos tome en cuenta en función de nuestro físico. Es algo que incluso una misma palpa en función de la ropa que lleve. Es increíble y penoso a la vez.

  4. Quería decir que se nos toma exclusivamente en razón de nuestro físico. Creo que vivimos en una sociedad en la que la apareciencia física está sobrevalorada, inclusive para los hombres, pero es obvio que todas las personas, y especialmente la mujeres por la presión que estos cánones ejercen sobre nosotras, somos mucho más.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s