Precariedad y crisis de los cuidados

Hay una tendencia a entender la precariedad como un problema económico de primera magnitud que afecta a las personas en el ámbito laboral. Por otra parte, la crisis de los cuidados se aborda no como un problema económico, sino social y se entrevé como un conflicto de género, dado el rol de cuidadoras que, aún hoy día, asumen mayoritariamente las mujeres.

Una visión androcéntrica de la economía  nos muestra que equipara lo económico con los mercados y no reconoce las relaciones de género como relaciones con una significatividad económica relevante. En cambio, una visión feminista nos dice que la economía es más que los ámbitos donde se mueve el dinero y centra su interés en los procesos de sostenibilidad de la vida o satisfacción de las necesidades de las personas, también llamado “aprovisionamiento social”. Este conflicto se resuelve, por un lado, otorgando prioridad social a los mercados, cuya lógica del beneficio determina las decisiones sobre cómo estructurar los tiempos, los espacios, las instituciones legales….El qué, cuánto y cómo producir. En segundo lugar,  una visión feminista tiene una especial preocupación por comprender el funcionamiento de las relaciones de género y su interconexión dialéctica con el sistema económico. Estasdía de la mujer relaciones van inextricablemente unidas a otros sistemas de jerarquización social como la etnia, la clase, la orientación sexual, etc.

La perspectiva androcéntrica tiende a hablar de precariedad en el contexto del mercado de trabajo. Así, hace referencia a ‘tipos de contratos’, ‘duración’ y ‘condiciones’. La propuesta feminista es entender la precariedad como la inseguridad en el acceso sostenido a los recursos adecuados para satisfacer necesidades, inseguridad que se institucionaliza como falta de derechos. Esta negación de derechos se puede dar en distintos niveles: en el reconocimiento formal, en el desarrollo legal o, finalmente, en el ejercicio individual.

Para concluir, cuando hablamos de precariedad en la vida, concepto que incluye y supera al de precariedad en el empleo, hablamos de precariedad en la obtención de bienes de primera necesidad, de precariedad en la vivienda, en la salud, en los cuidados, en el empleo, en los trabajos no remunerados, en el acceso a prestaciones públicas, en la vivencia del tiempo y en todo lo que signifique un disfrute de nuestra condición de ciudadanas y ciudadanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s