Y SE CUMPLIÓ EL PEOR DE LOS PRONÓSTICOS

sin20trabajoCasi dos millones de personas (1,8) se han incorporado al desempleo en el último año en España, según la Encuesta de Población Activa (EPA) referente al primer trimestre de 2009. Eso significa que prácticamente la mitad de todo el paro actual se ha generado en 12 meses. Al contrario de lo que ocurría anteriormente, la mayor parte de ese colectivo proviene de la destrucción de empleo.

* Ver notas de prensa INE de la EPA, Primer trimestre 2009.

La crisis, que comenzó cebándose con el sector de la construcción como bien sabemos altamente masculinizado, ha acabado contagiando a toda la economía, hasta el punto de que el sector servicios, que aporta un 60% de la riqueza, es el que más empleo destruyó en el último trimestre.

Ese comportamiento sectorial propicia un giro importante en la perspectiva de género. Desde mediados de 2008, el número de hombres en paro supera al de mujeres, una circunstancia que no se producía desde 1996 y que obedece principalmente a que la construcción, el sector más tocado por la crisis, emplea sobre todo a hombres. Los datos del arranque del año ahondan en esa brecha, con 2,2 millones de hombres frente a 1,8 millones de mujeres sin ocupación. Con todo, la tasa de paro femenina (18%) sigue superando a la masculina (16,8%), pues hay más hombres que mujeres en busca de trabajo.

En el primer trimestre, el número de activos subió en 36.800 personas, el 0,16% en relación al trimestre anterior, quedando constituída la población activa por 23.101.500 personas. La tasa de actividad se situó en el 60,15%, casi la misma que en el trimestre anterior, mientras que en términos interanuales el volumen de activos creció en 525.000 personas, el 2,33% más.

La actividad sólo aumentó entre las mujeres en el primer trimestre. El número de activos varones se redujo en 2.800 personas (-0,02%), mientras que al finalizar el mes de marzo un total de 39.600 mujeres más querían trabajar (+0,4%). De esta forma, la tasa de actividad femenina repuntó levemente, hasta el 51,51%, y la masculina cayó hasta el 69,11%.

Desde una perspectiva de género, se pueden sacar varias conclusiones de estos datos. La más significativa, es que ponen de manifiesto que la crisis nos afecta a tod@s, pues aunque comenzó por la construcción llevando al desempleo a una buena parte de la población ocupada masculina en este sector, ha arrastrado a otros, como el de los servicios, con una alta ocupación femenina. Así que ya está bien de invisibilizar a las mujeres desde los medios de comunicación y sacar a los padres de familia como los únicos afectados por la crisis.

Otra lectura que se puede dar es como las mujeres en pleno siglo XXI seguimos siendo educadas para dedicarnos principalmente al cuidado del hogar y de la familia, mientras al hombre se le encamina para desarrollarse profesionalmente en la esfera pública. No hay más que fijarse en la diferencia de casi 18 puntos entre las tasas de actividad masculina y femenina, relación que existe entre la población activa en edad legal de trabajar (ocupada más desempleada, pero activa en la búsqueda de empleo) y la población total en esa misma edad. Es algo que por desgracia está tan asumido por la sociedad que no hace falta ni que se publiquen estos datos para saberlo.

Quiero concluir esta pequeña reflexión acerca de la Encuesta de Población Activa del primer trimestre de 2009 con el dato que más me ha llamado la atención de todos los publicados, y es que se ha producido un pequeño incremento de la tasa de actividad femenina. Desde mi perspectiva de inexperta en la materia, lo significativo de este dato es que pone de manifiesto como las mujeres toman las riendas y asumen las responsabilidades de la economía del hogar cuando las cosas van mal. Posiblemente este pequeño aumento (y reitero mi posición de mera observadora, no experta) se deba a los miles de hogares españoles en los que todos sus miembros se han quedado sin empleo. Puede que ello haya contribuido a que muchas de las mujeres que forman parte de ellos y que antes no se hubiesen planteado el buscar un empleo, ante la difícil situación hayan cambiado de opinión y se conviertan por tanto en población activa. Creo que es un pequeño pasito pero importante, aunque sea en momentos de CRISIS.

Anuncios

  1. La crisis ataca directamente las condiciones de vida de las personas y sobre todo de los sectores de población más vulnerables, las mujeres, que no han sido responsables de las políticas y decisiones que han llevado a esta situación.

    Nosotras también tenemos opiniones y actitudes políticas e ideológicas, tenemos derechos que van desde el derecho al trabajo hasta la libertad de decidir por nuestro futuro porque aunque hay libertad laboral y en teoría las mujeres nos hemos equiparado en este aspecto a los hombres, esto oculta una situación injusta, pues las profesionales femeninas siguen siendo responsables de las tareas domésticas, cosa que repercute en su actividad laboral sobre todo en las actuaciones relacionadas con la promoción, con su carrera profesional.

  2. Creo que tanto el Gobierno con sus expectativas de frenar el desempleo, como las mujeres que buscamos el lado positivo de la crisis, ante la falta de recursos económicos, las mujeres siempre las mujeres aportando su apoyo a una situación difícil en la economía del país.

    Más necesidad de acceder a un puesto de trabajo, pero nadie se cuestiona ni analiza, que está sucediendo con las trabajadoras que sufrían discriminación, y tienen una jornada parcial, ni que decir tienen que estan obligadas a suplir el trabajo del hombre indefinido que esta en paro, y en silencio, porque ahora cualquiera esta dispuesto a aceptar un trabajo precario. Creo que la crisis esta provocando una situación mucho más discriminatoria en la mujer, si cabe.

  3. Ese aumento de la participación de la mujer en el mercado de trabajo corresponde a una tendencia de hace unos años ya.

    Estoy de acuerdo contigo en que seguramente en tiempos de dificultades y falta de empleo en los hogares, las mujeres se plantan como salvavidas familiar y acuden al mercado laboral. Claro que habría que analizar qué tipo de empleos son los que aceptan y consiguen estas mujeres.
    Obviamente también hay que tener en cuenta la proliferación de empleos precarios, empleos que las mujeres estamos más acostumbradas a aceptar que los hombres.

    Por útlimo, decir que aunque la mayor participación de las mujeres en el mercado laboral siempre es motivo de satisfacción, puede no serlo tanto de alegría, puesto que habría que analizar las características y desigualdades que conlleva esa participación y que hemos expuesto nosotras en este blog.

  4. Las mujeres somos las más afectadas por la crisis.Sus ingresos y sus pensiones son mucho menores y en muchos casos inexistentes, a pesar de que trabajan muchas más horas en total; sus tasas de pobreza son mucho mayores. En definitiva, la situación de las mujeres es dramática, pues según la crisis se generaliza a todos los sectores son las personas peor situadas las que más la sufren. Los medios de comunicación resaltan la desoladora cifra de los 820.200 hogares en los que todas las personas activas están en paro, identificando estas situaciones con las de hombres ‘cabezas de familias’ con mujeres y niños ‘dependientes’, pero esta idea ya no se ajusta a la realidad. Detrás de esta cifra hay, además de hombres, muchas mujeres que, en todo tipo de hogares, desean incorporarse al empleo y están sobradamente preparadas para ello.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s