PREPARATE A GASTAR

“Ni son nuevos ni son baratos… pero son los mejores. Al menos, lo mejor de lo que hemos probado. Prepárate a gastar y revisa nuestro escaparate de productos corporales que puede suponer un antes y un después en tu rutina de belleza. Invierte en ellos y comprobarás la rentabilidad que puede darte una buena compra”.

 

Es un artículo reciente de una   revista de moda, y como esa otras muchas, se están preparando para la importante y trascendente operación bikini, momento  decisivo para las mujeres.  Revista de moda que en plena crisis incita al gasto, y nos habla de inversión y rentabilidad.

cremas1La mujer ha llegado a ser el centro de la publicidad. Ya sea como reclamo ya sea como destinataria. Las mujeres constituyen el grupo consumidor más importante, alrededor del 80% del total de las compras son realizadas por mujeres.

Esto es una manifestación más de la sociedad de  consumo en la que vivimos, la creación artificial de necesidades, con el objetivo de mantener un nivel de producción constante. Aparecen productos que se nos presentan como imprescindibles, para dejar paso a otros nuevos.  Se fomenta una cultura del gasto permanente.

Pero ¿por qué hemos llegado las mujeres a tener un papel protagonista en la sociedad de consumo?

La respuesta se encuentra en  el rol que desempeña la mujer dentro del sistema capitalista y patriarcal. La publicidad sirve como mecanismo para afianzar una idea de la mujer que no quiere que cambie: mujer como imagen y como cuidadora. Mujer cuidadora de su casa, de sus hijos, de su pareja y  de misma. El consumo para sí, de productos que prometen potenciar nuestra “feminidad” como un ser para otros, para gustar a los demás. El valor de la belleza se muestra como un imperativo para la mujer de hoy.

 

En el caso de las mujeres destinatarias de la publicidad, es perverso el efecto que ejerce, porque el consumo no se basa en la acumulación de recursos para un supuesto bienestar, sino en la transformación del cuerpo  para lograr una aceptación social. Ataca a las inseguridades de las mujeres y las aprovecha para lograr unos beneficios. Es algo que no ocurre con el hombre, la publicidad no suele cuestionar, o al menos no de manera incesante,  el ideal del cuerpo masculino. consumo-21

 

La publicidad lo que hace es reforzar esas inseguridades a cambio obtienen un consumo periódico de cremas anticelulíticas, antiarrugas… para detener el paso del tiempo.  ¿Y quién sale beneficiado?, la sociedad capitalista basada en el consumo y la sociedad patriarcal basada en el control de la mujer. Los primeros incrementan sus beneficios y los segundos su posición de dominación.

Las mujeres solo obtenemos frustración, nos crea inseguridades e insatisfacción con nuestros cuerpos. Excluye a todas las mujeres que no responden al modelo establecido, las que no sean jóvenes, guapas, delgadas, o no dispongan de recursos para consumir. Las hace invisibles.

 

¿Vamos a seguir sosteniendo un sistema que nos crea falsas necesidades y nos convierte en un mero objeto? ¿Qué lo único que nos crea es insatisfacción y frustración con respecto a nosotras mismas?.

Debemos realizar un análisis profundo de las consecuencias que tiene para nosotras, como mujeres, el sistema consumista actual. La perspectiva feminista es fundamental para plantear un cambio radical de modelo, que deberá pasar necesariamente por un consumo más responsable, ajustado a necesidades reales,  huyendo del modelo que nos impone el sistema capitalista y el sistema patriarcal.

Vamos a ser la mujer que queramos ser, recuperemos el control sobre nuestros cuerpos  y sobre nuestras decisiones.

mass-que-una-imagen3

Anuncios

  1. Efectivamente la publicidad es sólo un mecanismo para potenciar el consumo y aumentar el beneficio de las empresas. Obviamente esa publicidad segmentada según el género no es más que el reflejo de una sociedad igualmente diferenciada.

    Hoy día nos alegramos enormemente cuando vemos algún que otro anuncio de detergente en el que aparece un hombre poniendo la lavadora. Sin embargo, como bien señala la compañera, aunque estamos viendo algún que otro avance en la publicidad relacionada con las tareas del ámbito doméstico, respecto al canón de belleza impuesto a las mujeres no hace sino aumentar y encorsetarnos cada vez más en un modelo de mujer que nunca llegaremos a ser, a menos que la naturaleza haya sido generosa con nosotras o estemos dispuestas a hacerlo a golpe de bisturí.

    Y parte de la culpa puede recaer en nosotras mismas, pues reivindicamos con una fuerza menor esa parte de nuestro rol, que fomenta la desigualdad de igual manera que otras cuestiones mucho más apeladas, como el rol de madre y cuidadora.

  2. Los medios de comunicación son hoy en día, además, un importante medio de socialización, es necesario pararse a pensar que modelos que se les están enseñando a los niños y jóvenes, en cómo se utiliza el lenguaje verbal y no verbal o simplemente como están colocados los maniquís en los escaparates de las tiendas de ropa, se ve el bombardeo al que están sometidos, un bombardeo constante que dirige sus deseos y sus metas hacía la perpetuación de los estereotipos.

    Las mujeres deben permanecer jóvenes, delgadísimas, etéreas, sumisas, los mensajes repiten, a veces sutiles pero casi siempre claros y directos, que sus puestos en la sociedad, en el hogar y en la empresa están condicionados por la calidad de su pelo, por lo bien que huele o por lo eficaz que es comprando un detergente u otro, sin que se oigan protestas al respecto, salvo en casos muy sangrantes, de ningún sector social.

  3. Excelente reflexión, sumo a ella mi preocupación ante el aumento por ejemplo de las cirugías plásticas (que se han transformado también en un consumo), en Chile no hay una sola revista para “mujeres” que no traiga entre sus páginas un anuncio de un centro de estética que ofrezca el milagro de una liporeducción, aumento de senos, lifting, laserlipólisis, laserdepilación, etc. Se transforma en una lucha diaria personal el no caer en esos estereotipos pero al mismo tiempo tratar de encajar en esta sociedad.
    Se nos invita a gastar, se nos crean necesidades (muchas absurdas) pero sobre todo se nos sigue diciendo que debemos ser atractivas o morir en el intento…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s