Ángel del Hogar

superadas09Una de las realidades con la cual a las feministas no nos gusta conformarnos es que lamentablemente no somos muchas. Más allá de quienes nos califican de exageradas o ‘agotadoras, repitiendo siempre lo mismo’, existe una gran cantidad de mujeres (ni pensar en hombres) que simplemente no han tomado conciencia de la situación de desigualdad o, lo que es peor, les tiene sin cuidado.

Obviamente esto no es fruto de la casualidad sino del largo proceso de sometimiento al que las mujeres hemos estado bajo patriarcado. En este sentido, uno de los cánones que me parece repetirse (o mas bien nunca dejar de estar presente) es el “Ángel del Hogar”: la imagen de la “buena mujer”, virtuosa, amorosa, amable, la que puede ejercer una influencia moralizadora en la familia, en el esposo, apoyando la reconstrucción moral de la sociedad, cuyas principales tareas son el cuidado del hogar y la crianza de los hijos e hijas.

Es identificado por primera vez como tal en el siglo XIX, donde la familia religiosa se torna vital en el esquema evangélico de propiciar una vida cristiana. Intentando dejar de lado la imagen frívola de la aristocracia del siglo XVIII, llena de supuestas falsas alegrías del teatro o del salón, se hace el esfuerzo por alejarse del ‘mundo’, buscar la paz interior. Esto aparenta ser mucho más difícil para los hombres, puesto que su papel los lleva a estar en ese mundo, en el club político, en el casino, en las actividades comerciales, etc. En cambio, las actividades domésticas, cada vez más conectadas con las clases media, son el terreno fértil para el desarrollo de las prácticas religiosas. El plan de Dios había sometido a las mujeres según el ‘mandato biológico’ de la ‘sublime’ maternidad (su vocación y destino natural), este “mandato le exige sacrificarse al hijo, consagrarle gustosa su cuidado, su salud, su vida y sus afanes”[1]

Si bien el contexto no es el mismo, hoy día continúa de la misma forma la exaltación de la figura materna como la cuidadora y responsable del bienestar físico y psicológico de la familia (incluyendo ser la trasmisora de la moral). Dado que me es más cercano (y probablemente en todo mundo por medio de sus series de televisión, por ejemplo “Desperate Housewives”) un ejemplo de esta situación la veo hoy en la cultura norteamericana. food-everyday-food

Una de las mujeres más poderosas de la actualidad (económica y socialmente) es Marta Stewart, una profesional (bachelor en historia e historia de la arquitectura), que trabajó en la bolsa de Wall Street, pero creadora de un imperio y promotora de artículos y productos para el hogar dirigidos especialmente para las mujeres (desde decoración, ropa, comida, hasta preparación de matrimonios, fiestas, etc.) aferrándose a su papel como “dueñas de casa”, madres y esposas (www.marthastewart.com).

Para que ella haya podido construir este imperio hay miles, o más bien millones, de mujeres que siguen estos consejos y propuestas, compran los productos y retransmiten a la sociedad los valores de la vida “en familia”, en la cual las mujeres son las “reinas del hogar”, las responsables del cuidado de hijos/as y de la casa, vida que se desarrolla tanto en  pequeños pueblos y ciudades, como en barrios residenciales de grandes urbes.

Sin duda, si miramos a nuestro alrededor conocemos a muchas mujeres así, y no es mi afán criticarlas, solamente poner de manifiesto que no es una opción  cuando no se conocen o no se tienen otras alternativas de vida, y que la manera en que se está reproduciendo ese modelo sigue siendo beneficioso para mantener las desigualdades entre los géneros.



[1] CALVO, Yadira, Éxtasis y ortigas. Las mujeres entre el goce y la censura. Farben Grupo Editorial Norma. Costa Rica, 2004, página 80.

Anuncios

  1. “No me cansaré de repetirlo: la mujer debe dominar por la dulzura y la persuasion. La debilidad hace ridícula la ira y hasta la impaciencia: y cada sexo tiene sus atributos señalados por el mismo Dios.

    Dejemos al hombre la fuerza, la resistencia y el dominio. Nuestro imperio es mas suave y mas ligero, pues consiste en la dulzura, en la resignacion y en la conformidad. Ondee la mujer el blanco estandarte de la paz, y bajo él irán á cobijarse la alegria, el amor y los afectos de la familia.”

    Es un pequeñísimo fragmento de “angel del hogar” el resto no tiene desperdicio tampoco. No se trata de decir que hacer las tareas del hogar este mal, no, se trata de dar opciones, de poder elegir, se trata de que no por realizarlas se trate a la mujer como un ser de menor valor.

    • Por supuesto, que las tareas del hogar no estan mal!
      El unico inconveniente es que tod@s no pensamos igual, parece que la mayoria de hombres opinan mas bien lo contrario.
      Claro compañera que respeto aquella mujer que quiera quedarse al cargo de su casa, siempre que haya tenido la oportunidad de tener un trabajo digno y remunerado y compartir las cargas familiares. No puedes elegir entre dos cosas sino conoces ambas…….

  2. Desde mi punto de vista querida compañera “angel del hogar” es una magnifica excusa de la sociedad patriarcal y androcéntrica en la que vivimos para seguir manteniendo y repitiendo unos patrones de conducta y de comportamiento que alejan a la mujer de la igualdad real. Una mujer puede ser si quiere “angel de su hogar” o de lo que crea conveniente siempre y cuando tenga la posibilidad de elegir lo que quiere hacer con su vida,tenga acceso a la formación, a la cultura o a las nuevas tecnologías y pueda libremente dirigirse hacia el camino que decida cuando exista una sociedad donde la igualdad real sea una realidad y hombres y mujeres tengan la mismas oportunidades.

  3. Solo hay que mirar la publicidad que nos ofrecen por la tele para ver que realmente a la mujer se le presenta como el “ángel de su hogar”, asi por ejemplo, en un anuncio de un juego de niños de video consola “Nintendo DS”, llamado “aprende a ser mama”, nos presenta a una mujer explicando como debemos cuidar de los bebés, alimentarlos, y criarlos. En la portada del juego, aparece una madre con sus niños jugando.

    Si no fijamos, en anuncios de bollerias o juegos que tengan que ver con niños, siempre hay detras una madre… cuidándolos, dándoles protección..

  4. Estaba pensando como todavía en el siglo XXI, las mujeres seguimos encasilladas en el rol de mujer perfecta, es decir, perfecta ama de casa, madre y cuidadora dentro del hogar.

    Gracias a dios la cosa ha avanzado u poco pero a pasos de hormiga desde mi punto de vista porque yo considero que el tema de la corresponsabilidad en las familias está muy poco asentado, las mujeres están incorporandose al mundo laboral, pero siguen siendo las amas de casa, cuidadoras y madres, mientras que el hombre sólo es hombre y trabajador, prefiere no implicarse demasiado y seguir encerrado en su espacio público y así no perder su libertad y el poder que ostenta. Si los hombres tuvieran que ser ángeles del hogar os aseguro que no durarían ni un sólo día…es encesario luchar por la igualdad tanto en el espacio privado como en el público…

  5. Concuerdo plenamente con tu planteamiento. Las feministas seguimos siendo un número reducido en comparación con la población femenina mundial. Muchas mujeres no sólo no tienen conciencia de la situación de discriminación que vivimos las mujeres, sino que se declaran en contra de los colectivos feministas y hasta crean redes de mujeres “antifeministas”.
    Por otra parte, me parece francamente lamentable que mujeres como Marta Stewart se aprovechen de la falta de concientización de las mujeres, contribuyendo a la reproducción de los mandatos sociales que el patriarcado le exige a las mujeres: ser una excelente madre, esposa y trabajadora.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s