Ser Mujer y Andaluza: La realidad de nuestro mercado laboral.

la-chiquita-piconera1La realidad de las mujeres en el ámbito laboral no es una situación homogénea para todas sino que depende de multitud de factores, muchos de los cuales ya hemos expuesto en este blog. Uno de esos factores viene definido por el lugar donde viven esas mujeres, y en este caso, nosotras. Me refiero a la Comunidad Autónoma de Andalucía, cuya situación difiere de las de otras comunidades y por tanto las realidades laborales de sus mujeres, nuestras realidades, y que pretendo exponer en las siguientes líneas.

Para ello voy a presentar los datos de la EPA (Encuesta de Población Activa) del último trimestre, reflejando principalmente la tasa de actividad (Activos/En edad de trabajar), la tasa de paro (Parados/Población activa) y la que más nos interesa, la tasa de empleo (Ocupados/En edad de trabajar) de Andalucía en contraste con los datos generales de España.

Dichos datos nos dicen que la diferencia de la tasa de actividad en España entre hombres y mujeres es del 17,67%, situándose dicha tasa para las mujeres en  el 48,96%. Esa diferencia, para Andalucía es aún mayor, concretamente de un 20,44%. En cuanto a la tasa de empleo, igualmente hay diferencias entre hombres y mujeres tanto en España como en nuestra Comunidad, siendo de 16,26% para la primera y de 18,29% para la segunda. Nuestra tasa de empleo, como mujeres andaluzas, es de 34,59%, más de un 6% menos que en España. Así mismo, la tasa de paro es igualmente mayor para las mujeres que para los hombres tanto a nivel nacional como autonómico, y mayor para esta última respecto a la primera en ambos casos.

Es decir, las andaluzas, a pesar de que nuestra tasa de actividad es similar a la de muchas Comunidades españolas, somos las que contamos con una tasa de empleo más baja, sólo adelantadas por Extremadura y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Me gustaría también daros a conocer los datos respecto a la tasa de temporalidad y la tasa de trabajo a tiempo parcial. La primera hace referencia al porcentaje de personas asalariadas con contrato temporal respecto al total de asalariados, mientras que la segunda representa el porcentaje de ocupados a tiempo parcial respecto al total de personas ocupadas. Así pues, en Andalucía la tasa de temporalidad es del 40,16% para las mujeres, mientras que en España es del 27,87%. El 40% de las andaluzas que están asalariadas tienen un contrato temporal, cifra que es no sólo mucho mayor que la de los hombres, sino también de las del resto de las españolas, en general. Respecto al número de mujeres andaluzas ocupadas a tiempo parcial, aunque superior, no difiere mucho respecto a la tasa española. Donde sí podemos encontrar una diferencia significativa es si la comparamos con dicha tasa para los hombres andaluces. Mientras que un 26,10% de las mujeres de esta comunidad tienen un empleo a jornada parcial, sólo un 4,92% de hombres “disfrutan” de esta jornada reducida.                                                 

Si la situación de las mujeres españolas en el mercado laboral es cuanto menos difícil, la de las mujeres andaluzas,mujer20andaluza20en20lucha2 a vistas de los datos expuestos, lo es aún más. Y la verdad es que si Andalucía ha ido a la cola r especto al resto de Comunidades en muchos y diversos aspectos, la igualdad entre géneros no iba a ser uno menos. Pero ¿a qué es debido?. El Instituto de Estadística de Andalucía se limita a presentar datos. Como ya expuse en algún comentario, los datos por sí solos carecen de valor. Debemos valernos de esos datos para indagar los problemas que ponen de manifiesto, indagar las causas de estas diferencias, para así poder enfrentarlas con las herramientas adecuadas. ¿Acaso estamos las andaluzas menos preparadas? ¿o nos enfrentamos a un machismo mucho más arraigado respecto a la participación de la mujer en el ámbito laboral? . Sea como fuere, la pregunta correcta es ¿Por qué?, el porqué de esos datos, y mientras nos conformemos con datos que nos digan lo “pobrecitas”que somos y lo difícil que lo tenemos, poco podremos hacer nosotras por la igualdad, no sólo en el ámbito laboral sino en todas las esferas de la vida.

 Datos del IEA (Instituto de Estadística de Andalucía).

Datos EPA (Instituto Nacional de Estadística. INE).

Anuncios

  1. Son muy significativos los datos arrojados por el Instituto de Estadística de Andalucía, que yo no atribuiría necesariamente a un hecho puntual (no creo francamente que los hombres andaluces sean más machistas que los de otras regiones) sino que los integraría en una generalidad que es inherente a otros campos de la cotidianidad. Escrito de otro modo: todo forma parte de una globalidad que retrata un retraso atávico andaluz, y que se manifiesta en la economía, la actividad productiva, las relaciones laborales y, naturalmente, las relaciones sociales. A Andalucía le ha costado un esfuerzo especial salir de la pobreza a la que el franquismo la condenó. Era una tierra desgraciada, cuya máxima exportación era un estereotipo lamentable, que muchos, por pura razones de subsistencia, mantenían y potenciaban, sin darse cuenta que, en realidad, lo que hacían era produndizar en una miseria moral
    que, con el paso de los años, se ha revelado como el peor de los estigmas.
    Todo va en consonancia: los niveles de absentismo provocan baja formación, e índices culturales inferiores al resto, y déficit a la hora de asumir las normas lógicas de relación con el entorno y las personas.
    Las políticas de fomento industrial, la creación de un tejido empresarial moderno y la progresiva incorporación de la mujer al mercado laboral, todo ello impulsado desde mediados de los ochenta, han funcionado en Andalucía. Sin embargo, en esta tierra se partía desde más abajo que en otras regiones.
    Queda mucho trabajo por hacer, queda mucho que combatir, queda mucho que trabajar, quedan muchas horas que emplear en el trabajo por la igualdad entre hombres y mujeres.Por eso, estos datos no deben desmoralizar, sino ofrecer una palanca de partida a partir de la que seguir trabajando.

  2. En los datos de temporalidad de la mujer andaluza es sobre todo todo de se muestra esa precariedad laboral, “un 40,16” frete al frente a la general en España de un 27,87. Yo pienso al respecto, que las mujeres soportan esas condiciones laborales por que es la única vía de poder insertarse en el mercado laboral. Nos queda pensar que con las subvenciones que se están dando a los empresarios para que los contratos temporales de las mujeres se conviertan en indefinido solucionen un poco el pobrema, aunque haya que incentivar al empresario…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s