SE PUEDE SER LIDER CON UNA SONRISA

Son palabras de la Directora General de Hudson España, en una entrevista para la revista de FEPES (Federación de Mujeres Directivas, Ejecutivas y Empresarias)  cuando le pedían un consejo para las mujeres que querían llegar a ser directivas: “Se puede ser líder con una sonrisa sin que el poder se vea menoscabado”.

Por desgracia mujeres en altos puestos de dirección hay muy pocas. La Ley Orgánica  para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, de 22 de marzo de 2007, se hizo eco de esta realidad. Así lo vemos en su articulo 75:

Artículo 75. Participación de las mujeres en los Consejos de administración de las sociedades mercantiles.

Las sociedades obligadas a presentar cuenta de pérdidas y ganancias no abreviada procurarán incluir en su Consejo de administración un número de mujeres que permita alcanzar una presencia equilibrada de mujeres y hombres en un plazo de ocho años a partir de la entrada en vigor de esta Ley.

¿Qué efecto ha tenido esta Ley Orgánica en los Consejos de Administración de las Empresas?

tabla3Ha tenido un tímido efecto: las mujeres que comparten labores con el medio millar de consejeros varones de las compañías del Ibex 35 sólo ha pasado de 26 a 35 en 2008, y tan solo dos mujeres han alcanzado altos cargos, dos años después de la entrada en vigor de la Ley de Igualdad.

En 2008, la representación de las mujeres no superaba el 6% frente al 6,9% del presente año, lo que supone un ligero aumento de casi un punto, según los datos recabados por Efe en la página web de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

 Asimismo, el informe sobre Las Mujeres y la toma de decisión, realizado por la Asociación Themis en 2008, corrobora que la participación de las mujeres en órganos de decisión es inferior al 30%.http://www.mujeresjuristasthemis.org/container.php?seccion=tres

Pero,  ¿ por qué la entrada en vigor de la Ley de Igualdad no ha podido cambiar esta realidad? Las razones las encontramos en la redacción del artículo: Las sociedades procurarán(…) Es una mera declaración de intenciones. Ya que el “procurarán” del enunciado del artículo debería haber sido sustituido por un deberán. Una ley no coercitiva no puede tener una aplicación real efectiva, pues se está dejando a la voluntad de los Consejos de Administración la inserción de las mujeres en puestos tradicionalmente masculinos.

Visto el buen resultado que ha tenido la obligación de imponerlo en otros ámbitos, como la obligación de una composición equilibrada en la formación de las listas electorales ¿por qué no en este caso?

Si se cumpliera la ley de igualdad la cifra de mujeres en los Consejos de Administración llegaría a ser de 400 a 500 mujeres en el 2015, pasado el plazo de ocho años que se da por ley. La diferencia sería abismal.

Es muy significativa la opinión de algunos Presidentes de Grandes Empresas, como por ejemplo el presidente de Spencer Stuart (Consultoria de direccion y reclutamiento de directivos) declara que “no se puede debilitar un consejo de administración por situar a una mujer en el mismo”,(¿?)

Datos como estos, no hacen sino corroborar, la dificultad tan grande y las enormes barreras que se encuentran las mujeres a la hora de acceder a los puestos directivos. Distinto es que permanezcamos en puestos donde no seamos incomodas, donde tengamos un jefe varón que es el que nos da las directrices y nosotras solo tenemos que acatarlas. Pero a la hora de tomar las decisiones, no se nos considera capacitadas.

Las mujeres directivas han de desempeñar su trabajo prácticamente solas enfrentándose a una cultura masculina y redes de hombres.mujeres-directivas7

Las pocas mujeres que han llegado a estos puestos de dirección son las que tienen que hacer fuerza y unirse. La  Federación de Mujeres Directivas, Ejecutivas y Empresarias ( FEPES) es un buen ejemplo de ello, han creado junto a la Fundación de Estudios Financieros una base de datos de mujeres profesionales con capacidad para optar a formar parte de Consejos de Administración y puestos directivos en empresas españolas.

Vemos la importancia que suponen las redes de mujeres, mucho más en un ámbito tan minoritario como es el de las mujeres directivas. Mujeres que están pasando por las mismas dificultades, y que se han encontrado por el camino por los mismos obstáculos. Mujeres que pueden crear un modelo de dirección distinto.

No podemos olvidar que en el actual modelo masculino, no caben políticas de conciliación en la empresa. El trabajo en la esfera privada queda totalmente olvidado.  Aunque las políticas de conciliación sean tanto para hombres como para mujeres, los hombres todavía no lo saben. Si se realizan buenas políticas de conciliación en el ámbito de la empresa, para todas las categorías profesionales, se abrirán las puertas a otras mujeres en la esfera directiva.

De igual forma, las mujeres que están dentro de la empresa deben establecer nuevos modelos de liderazgos. Poniendo en práctica las habilidades que han desarrollado en el ámbito privado, al que  han sido tradicionalmente relegadas, donde se desarrollan valores relacionados con las tareas de cuidado como el escuchar, la empatía, la tolerancia, la comprensión . Estos valores  que no se tienen por el mero hecho de ser mujer sino por desarrollar tareas que han sido tradicionalmente consideradas del género femenino, pueden ser aplicadas en el ámbito de dirección de la empresa.

Siempre somos nosotras las que tenemos que adaptarnos a un modelo construido por hombres con las normas por ellos diseñados. Ya es hora de que empecemos a implantar una manera diferente de hacer las cosas, no basada en la competitividad y la agresividad sino en la cooperación y la empatía, dando una mayor importancia al trabajo en equipo. Los hombres también podrían empezar a desarrollar estas habilidades, y adaptarse a un nuevo modelo de dirección más integrador.

Anuncios

  1. Una de las expresiones comunes que se escuchan al respecto del llamado “mundo de los negocios” es que “es fiero, implacable”, y por lo tanto se dice que quien quiera estar en él debe jugar con las reglas impuestas, sabiendo lo que va a encontrar.
    Las mujeres que lo han intentado sin duda se han encontrado ante este monstruo y han debido superar las duras condiciones. Algunas asumen roles masculinos para conseguirlo y otras toman conciencia de que con su propia forma de ser pueden ser capaces de conseguir sus objetivos.
    No se puede desconocer además que la imagen de la ejecutiva exitosa está en el imaginario de las personas como una mujer despiadada, avasalladora… ¿alguien recuerda la película Acoso Sexual? el pobre Michel Douglas es acosado por la poderosa Demi Moore (sus personajes obvio), las imágenes, así como el lenguaje crean realidades…

  2. Estoy de acuerdo con la compañera en que es necesario crear nuevos modelos de liderazgo, así como facilitar a las mujeres poder ascender dentro de las empresas sin que ello comprometa su vida familiar o viceversa, ya que en muchas ocasiones el hecho de tener familia hace que las mujeres no puedan nunca llegar a puestos ejecutivos.

  3. Es cierto que quizá por la educación y el sistema de patriarcado en el que vivimos, la mujer que durante siglos ha vivido relegada a la esfera privada, debido a ello es normal que apliquen una serie de valores consideredos por la sociedad “tradicionalmente femeninos”, como la escucha o la empatía. Desde mi punto de vista está claro el beneficio que tiene para el buen funcionamiento de una organización que entre sus políticas empresariales estén presentes estos valores, se fomenta el trabajo en equipo, la participación en conclusión un buen clima laboral.
    Es necesario fomentar un cambio en la política empresarial masculinizada, donde se excluyen de los puestos directivos a las mujeres, asociándolas siempre al rol de madre y ama de casa y no se las considera verdaderas líderes por la dificultad de desprenderse de ese rol. De ahí que las mujeres que consiguen puestos directivos se ven no sólo con los obstáculos sobre conciliación, sino por otro lado con la incapacidad del hombre a ceder el poder que ha ostentado siempre, a la mujer no se le respeta de la misma manera como profesional.Tenemos que luchar contra todo tipo de discriminación, si no compartimos el poder de una forma equitativa nunca llegaremos a una verdadera igualdad.

  4. Qué adheridos al inconsciente están los estereotipos sexuales, a una mujer de carácter fuerte, segura de sí misma y autónoma se le tilda de “fría y calculadora”. Sin embargo, un hombre con las mismas características resulta que es un triunfador. Mientras no se rompan según qué clichés y se trabaje en las escuelas este tipo de valores, según en qué sectores no verán nunca con buenos ojos a una mujer dirigir empresas y llevar las riendas profesionales sin que se entre a juzgar cómo lo hace por el sólo hecho de ser mujer.
    Y si hablamos de participación también tenemos que hablar de la participación en los consejos de administración. Se han producido críticas a la presencia equitativa de hombres y mujeres en los consejos de adminitración de las empresas.
    Medida polémica, pero tampoco es obligatoria ni para las empresas pequeñas y medianas ni para las de mayor tamaño, es esta que establece una presencia equitativa de mujeres y hombres en los consejos de administración. Sin embargo, para la CEOE esta cláusula va a suponer un perjuicio para las empresas. Aunque el artículo se expresa en términos de recomendación se podría pensar que es una obligación en la medida que después esta composición de consejos se puede tomar como referencia por las administraciones públicas para la adjudicación de contratos públicos y de subvenciones.
    También se puede reflexionar que esta medida va a obligar a las mujeres que accedan a los consejos de administración a demostrar su valía porque todo el mundo va a pensar que acceden exclusivamente porque hay que cumplir con un requerimiento legal. Como siempre teniendo que demostrar el “doble”.Lo que en un principio persigue un objetivo positivo al final puede convertirse en un problema. De todas formas,la realidad demuestra que la presencia en dichos consejos de las mujeres no se da de forma natural, tal y como muestran diversos estudios, entre los que se encuentra el de la Fundación de Estudios Financieros que concluye que sólo un 4% de los asientos de los consejos de las sociedades cotizadas eran ocupados por mujeres a finales del año 2004.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s