CREATIVE COMMONS, UNA FORMA DE TRANSMISIÓN DE CONOCIMIENTO SIN DINERO Y SIN MERCADO

creative-commons-350CREATIVE COMMONS, UNA FORMA DE TRANSMISIÓN DE CONOCIMIENTO SIN DINERO Y SIN MERCADO

Desde el feminismo se critica ese concepto de ciencia que defiende la verdad universal. Se ha (de)mostrado que los pensadores, en gran medida, estaban sexuados, eran hombres, y que pertenecía a una determinada cultura, la occidental y enriquecida, entre otras características que permanecían ocultas.

La ciencia se ha convertido en nuestras sociedades en la forma de conocimiento primera y la más venerada, frente a otros saberes, como los tradicionales, transmitidos localmente de generación en generación. Los actos de injusticia que se han realizado en base a esta idea son muchos. Vandana Shiva, ecofeminista, en “Biopiratería” nos muestra porqué los derechos de propiedad intelectual están ligados a aquello que produce ganancia y cómo aquellos que poseen el poder se aprovechan.

Revalorizar otras formas de comprender y de participar en sociedad puede ser una manera de conseguir desestabilizar esa jerarquía injusta de saberes. Otra manera puede ser la propuesta realizada desde Creative Commons. La idea es no asociar la autoría con derechos patrimoniales y permitir el libre uso y transmisión de aquello que se vaya creando. Entre otras cosas porque:

“ (…) la base filosófica del sistema de copyright actual se apoya en un mal entendido: la originalidad de los artistas es inagotable, concepto que se aplica a creadores e intérpretes. Pero la realidad indica otra cosa, porque los artistas siempre tienen en cuenta las obras creadas en el pasado y en el presente, y agregan elementos al corpus existente. Esos agregados merecen respeto y admiración, pero sería inadecuado otorgar a sus creadores, intérpretes y productores derechos de exclusividad monopólicos sobre algo que se inspira en el conocimiento y la creatividad que forman parte del dominio público y son producto de la labor de otros artistas.” (Barthes, 1968; Boyle, 1996:42, 53-59)

Aquello que aparece como “nuevo”, no lo es tanto. Además, socializar el conocimiento es fundamental. En este blog hablamos de economía, una de las ciencias con más “palabros” y más elitistas y desigualitarias que hay… Conseguir que nuestras palabras se entiendan, que lo que discurre por nuestras cabezas pueda ser útil para una mayoría y que cualquier persona pueda sentirse con autoridad para opinar sobre el telediario o sobre las páginas de economía de un periódico me parece un reto fundamental.

Por curiosidad, y por ponerlo en práctica, me he hecho una licencia en creative commons… Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Bibliografía: Shiva, Vandana (2001): Biopiratería, Ed Icaria, Barcelona

Anuncios

  1. Estoy totalmente de acuerdo con lo que planteas de eso que se nos ha vendido como “verdad universal” (y que lamentablemente, sigue siéndolo para muchas personas), se ha construido sin tener en cuenta no sólo a la otra mitad de la población como se defiende desde los enfoques feministas, hay que añadir a esto otros colectivos que hasta hace bien poco tampoco han tenido ni voz ni voto en el devenir de la historia (piénsese en el colectivo negro en América, por ejemplo).

    Me parece interesante lo que Creative Commons plantea; si no lo entiendo mal, es algo parecido a lo que desde la informática pretende hacer el software libre, es decir, conocimiento que se comparta por tod@s, sin coste y que pueda ser mejorado por cualquiera en beneficio de la comunidad. Desde luego es una propuesta interesante para poder cambiar esa jerarquía injusta de saberes de la que hablas.

    • Pues sí, de hecho hasta donde sé, sus orígenes vienen del software libre. La verdad es que tienen la misma filosofía, no?

  2. En tiempos donde la SGAE se mete en bautizos, bodas y comuniones demandando su tarifa es sorprendente una iniciativa como la de creative commons.
    Es cierto, nada es único unos vamos aprendiendo del trabajo de otros y así vamos creando. Es trabajo de muchos, y por qué no compartir lo creado para que otros creen a partir de ahí. Así crear una cadena donde el animo de lucro no sea lo único que prime.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s