NO A LA PROSTITUCIÓN Y AL TRÁFICO DE MUJERES Y NIÑOS

EXPLOTACIÓN SEXUALLa prostitución y el tráfico de mujeres y niños están considerados como un fenómeno mundial que desarrolla sus actividades a escala transnacional. Existe una cultura mundial sobre la explotación sexual, a través de la cual se cree que los cuerpos de las mujeres y los niños son meros productos de consumo. En la actualidad se calcula que la industria mundial del sexo recauda 52 mil millones de dólares anuales. Para el mantenimiento de esta industria, las mujeres son traficadas hacia, desde y a través de cada región del mundo. Se calcula que el valor de este comercio global de mujeres como mercancía oscila entre siete y doce millones de dólares anuales.NO A LA EXPLOTACION SEXUAL 2La explotación mundial de mujeres y niñas se rige por la ley de la oferta y la demanda. Los hombres crean la demanda y las mujeres son la oferta1. Se denominan “lugares receptores” aquellas ciudades y países donde la demanda de mujeres dedicadas a la prostitución —realizada por el hombre— está legalizada y admitida; mientras que las “regiones de origen” son aquellas zonas y países en donde los traficantes captan a las mujeres —fácilmente— para introducirlas en el mundo de la prostitución.

Los “países o regiones de origen” se caracterizan por la pobreza, el desempleo, la guerra y por la inestabilidad económica y política. Estas condiciones facilitan la actividad de los traficantes que eligen como objetivo a aquellas regiones en donde resulta fácil captar a las víctimas. Entre estos países se encuentra Vietnam, en donde la subida del consumismo ha llevado a las familias a aceptar préstamos de los traficantes para comprar bienes materiales, a cambio de utilizar a sus hijas. En muchos otros lugares de Asia, las hijas tienen la obligación cultural de pagar a sus familias por haberlas educado, y algunas veces una hija dentro de la industria del sexo supone la ayuda económica más importante para las familias de las zonas pobres. Como resultado de la presión ejercida por la familia, la pobreza, la violencia familiar y los conflictos sociales, estas mujeres y niñas se tornan vulnerables frente a los traficantes. Los traficantes, por su parte, las introducen en la prostitución cuando sus familias dan su consentimiento, o cuando las mujeres se dicen a sí mismas: “Cualquier cosa es mejor que esto”.

En los “países o lugares receptores”, donde la demanda del hombre supera la oferta, se hace necesario captar mujeres y niñas e importarlas. La industria del sexo consume, física y emocionalmente, a las mujeres, lo que lleva a los traficantes a buscar nuevas “provisiones”. Esto hace del tráfico de mujeres un negocio muy rentable.

Los criminales y las mafias han sido siempre los organizadores y la principal fuente de dinero de la industria del sexo. Durante décadas fundaron y controlaron en Estados Unidos la industria pornográfica. Esta industria, a su vez, contribuye a la existencia de actividades ilegales secundarias, como por ejemplo el blanqueo de dinero, necesario para poner en circulación los fondos obtenidos ilegalmente.

Las redes criminales que trafican con mujeres son transnacionales. Algunas están compuestas por un número reducido de individuos independientes, mientras que otras, son sindicatos del crimen altamente organizados, como por ejemplo, la Mafia, los Yakuza, los Triads y, finalmente, los grupos del crimen organizado ruso.

Internet se ha convertido en un medio para la explotación sexual de las mujeres y los niños. En los últimos cinco años, la industria del sexo ha sido la primera en utilizar Internet para sus negocios. Internet funciona casi sin ningún reglamento debido a que su alcance internacional ha hecho que las leyes locales y nacionales sean obsoletas e inútiles. Además, algunos gobiernos (por ejemplo, el de Estados Unidos) decidieron adoptar una política de “no intervención” y permitir que la industria del sexo operara libremente en Internet. Con las nuevas tecnologías, los pornógrafos han introducido nuevas formas de explotar y de abusar de las mujeres. Las nuevas técnicas de videoconferencia, permiten la emisión de “sex shows” en directo, donde los hombres dicen a las mujeres lo que deben de hacer.

En 1999 los ingresos que provenían de la pornografía y de los “sex shows” en directo por Internet fueron de miles de millones de dólares americanos. Esto supuso el sesenta y nueve por ciento de las ventas en Internet. Los pornógrafos de Estados Unidos recaudan la mayoría de este dinero. En realidad, para el año 2003 se estima que estas ventas se tripliquen y que generen la mitad de los ingresos provenientes de las ventas por correo electrónico.

La fuerte competencia que existe hoy en Internet ha llevado a los pornógrafos a atraer la atención de los compradores con imágenes cada vez más duras, como por ejemplo, con imágenes de tortura, servidumbre, crueldad, y pornografía infantil. Estas imágenes degradantes y violentas, así como los videos y actuaciones pornográficos en directo generan más violencia contra la mujer y los niños. El año pasado un americano residente en Phnom Penh (Camboya) instaló una página Web de chateo en directo por vídeo para emitir el pago por emisión de la violación y tortura de mujeres.

Es horrible pensar que en el sigo XXI aún se trafica con mujeres y niños, que somos un simple objeto de usar, explotar y tirar. Este es uno de los motivos fundamentales de la lucha activa del feminismo, lograr una igualdad en derechos, y la consideración de ciudadanía. Si nos venden, nos utilizan sobre todo desde países del tercer mundo a países del primer mundo como por ejemplo EEUU, ¿Quién es más culpable el que vende o el consume? De todos es la culpa, no somos una moneda de cambio y desde luego está claro que las mujeres en muchos países no son ni siquiera ciudadanas de segunda categoría, no se las considera más que un negocio muy productivo que genera millones de dólares al año. ¿EN QUE MUNDO VIVIMOS? Creo que cuando a las mujeres, a los niños y a los más débiles se les considere ciudadanos al mismo nivel en todos los países otro gallo cantará. LUCHEMOS TODOS CONTRA ESTA BARBARIE HUMANA.

Anuncios

  1. Totalmente de acuerdo con tu reflexión. Yo apuntaría la siguiente: cuando en un periódico aparece una noticia relacionada con la desarticulación de alguna mafia o red dedicada a la trata de blancas, siempre me planteo la lectura inversa, es decir, la de miles de hombres “normales” que han abusado de las mujeres que la componían. Eso pasa inadvertido para todo el mundo.

    Haces un post muy acertado, pero creo que no debemos olvidarnos tampoco del turismo sexual, es decir, de aquellos señores (y últimamente también señoras, claro ejemplo de ello es República Dominicana) que viajan a otros países para abusar sexualmente de mujeres y niñ@s. Ambas cosas podrían hacerlas en su país de origen, pero creo que viajan por dos motivos principales: las leyes que condenan estas prácticas son menos restrictivas en los países a los que viajan (pensemos en Tailandia, “paraíso sexual”) y el tan ansiado anonimato de ciudadano del primer mundo que explota al infeliz del tercer mundo, en ese acto sublime de prepotencia.

  2. La explotación sexual es la esclavitud del siglo XXI y una de las manifestaciones más claras de la violencia de género.
    La prostitución no puede ni debe desligarse de la trata de mujeres y menores y de la explotación sexual; reduce a las personas a la categoría de meras mercancías. Hace poco se presentó en Cádiz la campaña contra la explotación sexual y tráfico de mujeres, niñas y niños de la Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de mujeres: Os pongo el enlace:

    http://www.mujereslobby.org/index.php?option=com_content&view=article&id=186&catid=57


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s