SUPER ABUELAS

abuelas_cuidan_nietosEn las últimas décadas la mujer española se ha incorporado de una manera importante al mercado laboral, especialmente entre las generaciones más jóvenes. Esto ha supuesto un cambio en los roles asumidos por las mujeres, al incorporarse a la esfera pública, pero como contrapartida no ha generado el mismo cambio en el sector masculino de la población. Así, las mujeres siguen asumiendo la mayor parte de las tareas domésticas y de cuidados de los familiares enfermos o dependientes.

La incorporación de la mujer al mercado laboral hace que en muchos casos la crianza de los niños recaiga en la “sufrida” abuela, ya que la precariedad laboral que rodea a muchas mujeres hace que no puedan asumir el coste de guarderías. Al fin y al cabo, se sigue perpetuando el estereotipo: la mujer (en este caso otra) sigue asumiendo los cuidados.

* Ver vídeo “Abuelas cuidadoras en Extremadura”.

Este fenómeno de abuelas cuidadoras está bastante extendido en nuestros días y la ayuda proporcionada por ellas es mayor en el caso de madres jóvenes o que carecen de pareja. Y es que actualmente existe una falta de disponibilidad real de tiempo de muchas mujeres (porque son las que siempre lo hacen) hacia el desarrollo de los cuidados principales de sus hijos, lo que hace que las abuelas cuidadoras sean los principales miembros de la familia que asumen la responsabilidad de la mayoría de las tareas de cuidados del nieto o nieta dependiente. Este supuesto poder de las abuelas no es tal, sino el resultado de un desequilibrio familiar originado por los vertiginosos cambios sociales en la familia paralelos a los que se producen en el ámbito social y laboral.

Hoy en día las mujeres viven más años que antes y en mejores condiciones, lo que les permite ofrecer apoyos familiares durante más tiempo en caso de necesidad. Pero a su vez, este aumento de la longevidad y la calidad de vida ha propiciado que nuestros abuel@s desarrollen más actividades sociales que antes y que tengan mayores accesos a recursos de ocio, viajes y actividades culturales. Por ello, cuando estas abuelas asumen los cuidados principales de sus nietas y nietos, entran en el conflicto entre el deseo de apoyar a su familia ante una necesidad y el deseo de desarrollar sus propias vidas en una edad madura o avanzada, cercana a la jubilación o ya pasada ésta. A veces incluso entran en conflicto con sus propios maridos, quienes en ocasiones al no sentirse identificados con el rol de cuidadores exigen esta etapa de descanso y ocio que a su edad les corresponde. También emergen problemas derivados de la propia relación de cuidados con los niet@s y los hij@s, cuando las decisiones de las abuelas cuidadoras son incompatibles con las del cuidador principal (madre y padre del niño o niña), en definitiva, cuando lo que la abuela cuidadora quiere no es lo que los demás piensan que sería mejor para el niño o la niña. En la mayoría de los casos se ha visto cómo la tarea de cuidar a un familiar dependiente genera una situación de estrés y deterioro de la salud física de la persona que lo lleva a cabo. Los impactos negativos de la acción de cuidar incluyen frecuentemente mayores niveles de depresión, ansiedad, poca salud física percibida, aumento del uso de los servicios de salud y conflictos entre cuidadores y otros miembros de la familia.040abuela_web

Muchas de estas “super abuelas” aseguran que dan sentido a sus vidas y se sienten útiles cuidando de sus niet@s y apoyando a sus hij@s en esta tarea cuando las circunstancias familiares lo requieran, hecho que influye positivamente en su autoestima pero no en su salud.

Ante este panorama no puedo dejar de reflexionar sobre varias cuestiones. En primer lugar, continuamos perpetuando el rol de cuidadora de la mujer: no cuida al niño o niña la madre, pero lo hace la “super abuela”, persona de edad avanzada que físicamente en la mayoría de los casos ya no está al 100% de sus posibilidades. Además, creo que la madurez en torno a los 60 años o la vejez son etapas de la vida en la que las personas deberían aprovechar para realizar todo aquello que les hubiese gustado y que por diversos motivos (laborales, de cuidado de sus hij@s,etc.) no pudieron hacer en su momento. El tener que cuidar de sus niet@s las vuelve a limitar y en muchos casos incluso a “esclavizar”.

En ocasiones me parece una situación de abuso total de hij@s hacia padres, porque es cierto que a veces la economía familiar no permite otra elección, pero también sé de casos en los que obviamente se convierte en una forma de ahorro considerable (pensemos lo que puede constar un niñ@ todo el día en un centro o guardería, o pagar a alguien para que lo cuide). Además, siempre se tiene la excusa perfecta: “no puedo dejarle en mejores manos, las de mi madre”. ¡Y tanto!, así nos vamos todos muy tranquilos al trabajo, eludiendo nuestras responsabilidades.

Por último, critico abiertamente esos talleres que las Administraciones dirigen a esas abuelas. Me parece perfecto que les hagan comprender que tienen que sacar tiempo para ellas, pero ojo, eso puede causarles situaciones de verdadero estrés porque en ocasiones es que no disponen ni siquiera de media hora. Además, creo que lo que deberían hacer realmente es invertir en servicios sociales para que pudieran dar una cobertura de cuidados gratuitos para la población, ante la realidad social en la que estamos. Y puestos a hacer talleres, que los hagan para los padres (hombres), para que sientan que el cuidado de sus hij@s también es cosa suya.

 

Anuncios

  1. Hola! Estoy muy de acuerdo contigo. Creo que es importantísimo visibilizar el papel de las abuelas, cuya jubilación no llega. Y que es consecuencia fundamentalmente de la falta de corresponsabilidad de la gran mayoría de los hombres.
    En esta línea, también se está dando un nuevo fenómeno, lo que se está llamando “las cadenas globales de cuiados”. Ya no se está dando sólo el reparto intrafamiliar de los cuidados, sino que también los hombres se descargan de sus responsabilidades, contratando a mujeres migrantes… mujeres que también tendrán su propia vida familiar en otras partes del mundo.
    Creo que todo esto es parte del problema de la crisis de cuidados en la que vivimos.

  2. Me ha parecido muy interesante tanto el post como el vídeo, enhorabuena.

    Este tema me parece un tanto delicado y sumamente importante. En primer lugar, porque tendemos muchas veces a excluir dentro del feminismo y los derechos de las mujeres a las que tienen una edad cumplida y un largo recorrido vivido, como si ellas ya no pudiesen cambiar nada. En segundo, porque como bien dices, en una situación que se supone un logro para una mujer (como es la participación de la misma en el mercado laboral) a sus espaldas se esconde la negación de otros logros para otra (perpetuando el rol femenino sobre los cuidados).

    Yo personalmente prefiero hablar de “abuelas esclavas” más que de “super abuelas”, porque además se trata de una generación que se ha sacrificado por sus propios hijos, por sus padres y ahora también por sus nietos. ¿Dónde queda el derecho de estas mujeres a vivir su propia vida?.

  3. Las abuelas “esclavas” son una realidad del momento en el que vivimos. Creo que debe de existir por parte de los hijos e hijas que tenemos niños y niñas una responsabilidad para no abusar de nuestros mayores. Es verdad que hay muchas circunstancias en que su ayuda se hace indispensable, quizás en la mayoría de los casos, pero debe buscarse el equilibrio para que esa ayuda tan necesaria que nos da la abuela en la mayoría de los casos y ambos abuelos en otros, no signifique hipotecar sus días al completo con el cuidado de los nietos y nietas. También es verdad que en muchas ocasiones esa colaboración les hace sentirse aún útiles y necesarios, sin que esto sea una excusa perfecta para convertirlos en “esclavos”.

  4. Las superabuelas las grandes olvidadas, un papel invisibilizado en nuestra sociedad, su jubilación nunca llega. Desde mi punto de vista hay muchos hij@s que por circunstancias profesionales no pueden hacerse cargo de sus hijos el tiempo que quisieran, y necesitan el apoyo de sus madres para criar a sus hijos. Pero esta necesidad convierte a las abuelas en mujeres esclavas de la vida de sus nietos.
    Considero que las AAPP deberían fomentar la creación de guarderías y colegios de carácter gratuito, puesto que con los salarios de hoy día muchos padres dejan a los hij@s con las abuelas ante la dificultad de contratar y pagar a una cuidadora profesional, así mejoraría la vida de estas abuelas -esclavas del cuidado de sus nietos.

  5. Coincido contigo en que sería más útil que las administraciones emplearan sus fondos presupuestarios en el servicio de guarderías gratuitas para la población, en vez de seguir reproduciendo los estereotipos de género cargando a las abuelas con un trabajo que no les corresponde.
    Es innegable la identidad de género tan arraigada en estas mujeres que hace que estén dispuestas siempre a ayudar a los demás, que viven en función de los y las otras, sin importarles los efectos que el cuidado de los y las nietas puede ocasionar a su salud.

  6. Pues si, la verdad es que tenemos delante de nosotros un gran problema.
    Las abuelas actuales, mujeres que nacieron y e educaron durante el periodo de la dictadura en España, no solo no han tenido ocasión de formarse, sino que en su mayoria han alternado el cuidado de los hijos y la casa con trabajos en “economía sumergida” para completar los salarios de sus parejas.
    Lo que resulta realmente penoso, es que ahora despues de tan largas jornadas de trabajo, no tengan él reconocimiento familiar ni económico del mismo, sino que siguen sujetas a sus maridos e hijos para poder subsistir (todos sabemos que con una pensión de viudedad media es muy dificil vivir dignamente) y claro eso unido a lo “socialmente correcto”, las obliga a cuidar a sus nietos durante largas jornadas, soportando en muchas de las ocasiones las quejas de sus hijos incapaces de asumir que las pautas de crianza han cambiado y que no es deber de nuestras abuelas actualizarlas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s