EMPLEO,CONCILIACIÓN Y POLÍTICAS DE TIEMPO

derechos-laborales-embaraza En la sociedad que nos ha tocado vivir y en la que  todos y todas luchamos para mejorarla,  la tónica general es que se identifica la reproducción de la vida humana como femenino y la producción de mercancias como masculino. La primera ha sido atribuida a las mujeres y devaluada. Las tareas, el cuidado,  la reproducción de la vida,  lo  referente a  la doble presencia femenina como límite y posibilidad de las mujeres ocupadas, el salario como ayuda, el cuidado de los demás como obligación moral a lo largo del ciclo de la vida.  Por otro lado la producción de mercancías ha sido identificado como masculino y entendido como la actividad laboral, como eje del proyecto de vida  el salario familiar y  la ausencia del cuidado de los demás. Esta división social es una división sexual. De aquí nacen las desigualdades. La sociedad entiende este concepto porque está estratégicamente organizada por el predominio masculino en todos los ámbitos de la vida cultural,económica, social e incluso política. Así  el sujeto masculino detenta el poder y la autoridad y el sujeto femenino está en situación subordinada con la obligación moral del cuidado.

La carga total del trabajo  está desigualmente distribuida entre mujeres y hombres: el trabajo remunerado es el único considerado como trabajo y  es el que regula el mercado laboral, es el trabajo de bienes y servicios y el trabajo doméstico-familiar  o trabajo reproductivo está caracterizado por las tareas imprescindibles pero invisibles,  el  mantenimiento y cuidado del hogar y de las personas de la familia, así como las tareas de gestión y planificación  para que un hogar funcione. 

En  lo referente al mercado de trabajo en España y la situación de la mujer  si nos centramos en la actualidad con el momento de  crisis  en el que vivimos  con casi  cinco millones de parados y paradas además de la segregación ocupacional, el aumento de las discriminaciones indirectas y las nuevas formas de desigualdades de género como la temporalidad, el tiempo parcial y los bajos salarios, nos tememos que va a ser una tarea difícil el acceso al mercado laboral para la mujer.

Según los datos de la encuesta EPA  de los 4.170.000 parados españoles las mujeres representan un 18 % de la población, mientras que el hombre un 16 %. De la misma encuestá destacó que, si los españoles trabajásemos en igualdad, el PIB del país aumentaría un 19 %. La tasa de paro femenina sigue siendo mayor que la masculina. Podemos decir que cuando se habla de paro y en los medios de comunicación se trata este tema en la mayoría de las ocasiones se piensa en el paro masculino, parado hombre,cabeza de familia y lejos queda la realidad y el tener visible a la mujer. Una vez más se está produciendo la invisibilidad de la mujer. Con la situación en la que se encuentra actualmente el mercado laboral la mujer esta accediendo a puestos de trabajo más precarios osea a un empleo más precario pero  también a un  desempleo más precario; larga duración, sin empleo anterior, sin prestación de desempleo. No se trata el impulso al empleo femenino ni a la protección de los colectivos de dempleados más vulnerables y que en su mayoría están compuesto por mujeres. Por tanto parece que los recursos disponibles para las situaciones que afectan a las mujeres disminuyen y las medidas extraordinarias que se habilitan son para paliar situaciones que afectan más a los hombres.  Las desigualdades no desaparecen, se transforman.

 De la población ocupada que trabaja a tiempo parcial  el  ochenta por ciento son mujeres.  Las mujeres  que tienen esta modalidad es porque no tienen la oportunidad de empleo a tiempo completo. Esto significa peor salario,desaparece tu categoría profesional,peor cotización y el día de mañana peor pensión.

Según el tipo de ocupación las mujeres están en los servicios, el sesenta y siete por ciento son empleadas administrativas y en las cúpulas de empresas están en un treinta y tres por ciento.Las mujeres que son madres y tienen hijos de más de doce años o tienen tres hijos no tienen actividad laboral.

También es importante resaltar la aparición de nuevas necesidades sociales en la Europa del bienestar como las necesidades nuevas de cuidado de las personas y necesidades nuevas en relación al tiempo, relacionadas con la mejora de la calidad de la vida y la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

 Es necesario que el cuidado de la vida de las personas se organice socialmente.

Ante  esta situación hay algunas autoras como Teresa Torns profesora de la Universidad de Barcelona que argumenta que con la actual situación de la mujer, medidas como  la conciliación es sólo  “una solución políticamente correcta” y “no sirve tal y como está planteada” entre otras razones porque “está dirigida sólo a las mujeres y parece que sólo estas necesitan cociliacion%20laboral%20padreconciliar”.  Aunque se puede estar de acuerdo con esta afirmación también es verdad que el largo camino de la conciliación ha sido un gran avance hacia la igualdad. Se han hechos importantes esfuerzos que ayudan a la conciliación desde el apoyo a las familias, intentando introducir a la igualdad en las relaciones familiares con muchas prestaciones que van de los 2500 euros de ayuda al nacimiento, el incremento de guarderías y escuelas infantiles, permisos de maternidad, permisos de paternidad o todo el despliegue de nuevos derechos contenidos en la “Ley de atención a la dependencia”. Esto contribuye a desplazar las tareas de cuidado al ámbito público lo que debe permitir que más mujeres se empleen y puedan participar de la riqueza y del desarrollo económico.

 Es necesario, imprescindible integrar al hombre y a la sociedad en su conjunto en la importancia del cuidado y del trabajo doméstico. La conciliación tiene que hacerla el hombre,las mujeres hemos pasado toda nuestra vida conciliando. Como alternativa a las políticas de conciliación la Doctora Torns autoras  propone las políticas de tiempo que tengan como objetivo redistribuir la carga total de trabajo, revisar la organización social del tiempo vigente, cambiar pautas y hábitos socioculturales vigentes y organizar socialmente los sistemas de cuidado. Estas políticas de tiempo necesitan en mi opinión un amplio consenso e impulso de todos y todas los y las implicadas, desde Gobiernos en su más alto nivel hasta los Ayuntamientos y las Diputaciones que son las administraciones más cercanas a los ciudadanos y ciudadanas,organizaciones empresariales, sindicatos, organizaciones no gubernamentales… y por supuesto hombres y mujeres, además de una gran dosis de concienciación y sensibilización. Significa un cambio de esquemas y de valores que debería de pasar por la educación de los más pequeños hasta el cambio en la cosmovisión de todos y cada uno de nosotros y nosotras.

Anuncios

Un Comentario

  1. Me parece muy interesante el dato que ofreces sobre el PIB.
    Por otro lado la observación de que las desigualdades no desaparecen sino que se transforman es cierto pero se transforman en todo caso para peor.
    En cuanto a las pensiones de jubilación esta claro que aun las trabajan medias jornadas dependeran aun en su jubilación de sus hij@s y parejas perpetuando las situaciones de dependencia económica.
    En cuanto a la conciliación de la vida laboral y familiar, es cierto que el termino esta mal enfocado: realmente nosotras la conocemos y practicamos desde siempre, igual deberiamos a empezar a utilizar el de conciliación masculina de la vida familiar y laboral, no descargandanos asi la responsabilidad a nosotras de reivindicar ayudas sociales para estas cuestiones, sino entendiendose que son requeridas por ambos sexos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s