FEMINISMO ANTICAPITALISTA

El feminismo de corte radical y organizativo, le ha entrado al trapo a todos los temas, entre ellos, al económico, claramente relacionado con lo social. El cuestionamiento de la estructura mercantil comenzó con los primeros movimientos de lucha de las mujeres. Siempre es bueno recordar de donde proceden las ideas o como evolucionan.
A principios del siglo XX las obreras planteaban sus reivindicaciones dentro del movimiento sufragista, que estuvo dirigido por mujeres de procedencia burguesa y no consiguió movilizar masivamente a las mujeres trabajadoras. El obrerismo se inscribió en una crítica feroz hacía el feminismo burgués y se gesta el feminismo obrero, basado en las teorías del teórico marxista Bebel. Flora Tristán fue una de las pioneras en establecer una conexión ineludible entre la conquista del socialismo y el feminismo. Mantuvo que la mujer obrera estaba doblemente explotada y que la igualdad de trato redundaría en beneficio para el conjunto de la clase obrera.
Esta es una de las posturas que caracterizan el feminismo de segunda generación, la relación entre marxismo y feminismo, frente a la reivindicación de participación de las mujeres en la sociedad, que defendía el sufragismo. Dos mujeres socialistas destacaron como discrepantes: la alemana Clara Zetkin y la rusa Alexandra Kollontai. La primera impulso el movimiento internacional de mujeres socialistas a finales del siglo XIX y la segunda situó las relaciones sentimentales como elemento decisivo en el proceso revolucionario. De aquí deriva el cuestionamiento del trabajo del hogar y de la dependencia económica de las mujeres.
Herederas de estos planteamientos surgen las feministas anticapitalistas en la segunda ola del feminismo. Conexionadas con las organizaciones obreras que cuestionaban el sistema económico de explotación de la clase trabajadora, pretendían completar la teoría marxista con el análisis de la opresión de la mujer. En este punto surgió la polémica, puesto que algunas feministas definían al sistema capitalista como fuente de todos los males, incluida la opresión de la mujer. Después de un tiempo, la conclusión del movimiento feminista de los años 80 fue que las mujeres estamos doblemente oprimidas, por el sistema económico general y por la dominación patriarcal y ambos se benefician de la división sexual del trabajo. El núcleo de la opresión de la mujer se encuentra en la estructura familiar y la teoría marxista no es suficiente para explicarla.
Posteriormente comienza la crítica a la globalización y al neoliberalismo económico, donde el mercado lo domina todo y afecta a la vida cotidiana y por supuesto a las mujeres. Las feministas enfatizan que las sociedades, los Estados, las empresas y la economía mundial están en deuda con las mujeres, que cargan con la mayor parte del trabajo doméstico y el cuidado familiar, además de incorporarse al mercado de trabajo en inferioridad de condiciones con respecto a los varones. Ni los hombres se han integrado a la vida doméstica ni el Estado proporciona servicios sociales adecuados. Y en esta cuestión nos encontramos.

Anuncios

Un Comentario

  1. Con respecto a la lucha feminista, el marxismo ortodoxo no puede responder favorablemente. Esto debido al pensamiento estricto de lo que plantea la teoría marxista en relación a la organización de las sociedades. Esta plantea que la organización de un sistema social dado se da en niveles diversos, la base o infraestructura económica y encima de esta se levanta la superestructura, divida a su vez en la instancia juridica-política y otra ideológica.
    Al pensar la sociedad estructurada a partir de los modelos económicos, necesariamente la lucha feminista (al plantear problemas que ocurririan en la superestructura) queda en segundo plano, ya que si cambia el modelo económico, se cambian las bases, por lo que se cambia la superestructura.
    Si bien la teoría marxista no es suficiente para explicar la opresión de las mujeres, aporta muchas categorías analíticas y herramientas metodológicas para sumar a la crítica feminista.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s