Día de la igualdad salarial

Estoy de acuerdo en que para conmemorar ciertos acontecimientos es necesario imponer un día al año en el calendario y que todos/as nos acordemos de lo que acontece, que los medios de comunicación se hagan eco, que los poderes públicos se remuevan, que la sociedad de a pie no lo deje en el olvido… quiero decir con esto que en el día de la igualdad salarial, el 22 de febrero, podríamos haber conmemorado lo que “no acontece”, más que los acontecimientos.
La Ministra de Igualdad, Bibiana Aído, en la jornada, IGUAL TRABAJO, IGUAL SALARIO que tuvo lugar ese día en el Congreso de los Diputados, dio datos recientes sobre las desigualdades salariales en Europa y en España. En Europa una mujer tiene que trabajar ocho años para cobrar lo mismo que un hombre en siete, y la brecha salarial que en la Union Europea es del 17%, en España es del 26%. (http://www.elpais.com/articulo/sociedad/mujer/europea/tiene/trabajar/anos/ganar/mismo/hombre/elpepusoc/20100222elpepusoc_9/Tes).
Teniendo en cuenta la crisis actual y la subida del desempleo femenino con las consiguientes brechas salariales, que siguen aumentando, los datos que la Ministra nos facilita se van a ver incrementados si las políticas de igualdad no irrumpen a modo de ley penal en tales asuntos.
Con esto quiero decir que la crisis afectará a la mujer, nuevamente más que al hombre ya que las soluciones son masculinas más que femeninas. Si bien los políticos y/o los medios de comunicación no se atreven a afirmar las situaciones de desigualdad que existen en cuanto a medidas de recuperación de la crisis o en cuanto a recursos, a salidas… en fin con cara de hombre; pues la sociedad, la calle, los amigos, familiares…sí que hacen gran mención del patriarcado fuerte que nos tiene amarradas. Porque si la crisis ha tumbado a miles de familias españolas, se dice, que ha sido por la perdida de empleo del “cabeza de familia”(hombre, claro; como si las mujeres no tuvieramos cabeza); o que hay muchísimos parados(y no paradas). El pueblo habla de mucho empleo o mucho paro teniendo en mente que el grueso de las listas son hombres. Y es que vamos (las mujeres) en el vagón de cola, si la economía va bien nos emplean caritativamente con sueldos menores y jornadas penosas y si va mal somos las primeras en sufrirlo porque nuestro precario trabajo sobra; y encima las políticas de empleo no tienen tiempo de mirar la transversalidad de género.

La crisis nos debe un cambio en el modelo económico, en el que desde el principio impere la igualdad efectiva, con leyes tajantes sobre contratación y retribución, con sanciones cuantiosas en el caso de desigualdades.

También nos debe políticas de empleo trabajadas y constatadas como ejemplos de transversalidad de género, nada de albañiles y jardineros, o de levantar las calles para volverlas a asentar… no vivimos en rebaños de ovejas, hay que estudiar donde están los yacimientos de empleo y dónde los/las desempleados/as, hay que adecuar a los colectivos a las necesidades del mercado y a las espectativas personales, de los contrario sólo ponemos parches.

Y por último la sociedad nos debe el lugar que nos merecemos, porque si las mujeres estamos más formadas que los hombres, según datos explicados en la misma noticia por la Ministra Aído, finalmente el modelo de mercado laboral es totalmente erróneo, poco fructífero y condenado a fracasar una y otra vez, ya que la inversión de toda una sociedad para la educación, revierte luego en la producción tan sólo del 50% de la misma.

Anuncios

  1. Yo quería aportar otros datos respecto al tema salarial, una mujer para ganar el mismo salario que un hombre en 365 días, tendría que trabajar 418 días. Por tanto las mujeres tendríamos que trabajar hasta el 22 de febrero para obtener el mismo sueldo que ellos (esta es la causa por la que se ha seleccionado tal día y no otro para considerarlo como el Día Internacional de la Igualdad Salarial). Situación ésta que sucede en todas las Comunidades Autónomas, todos los grupos de edad con independencia del nivel de estudios, y en los distintos sectores laborales: educación, sanidad, inmobiliario, actividades sociales, etc. Con datos de 2006, el salario medio anual femenino ascendió a 16.245,17 euros, el equivalente al 73,7% del sueldo masculino (22.051,08 euros). Es aquí donde se manifiesta la gran diferencia que existe entre el sueldo de una mujer y el de un hombre, y en cierta manera parece ser, que debemos dar las gracias porque se nos contrate, porque como bien dices, en el tema de la crisis a las que mas afecta es a nosotras, que somos quienes tenemos los trabajos más precarios y quienes en cierta manera somos menos productivas para los/as empresarios/as, porque somos quienes más abandonamos el trabajo para atender a los cuidados de los/as hijos/as o personas dependientes siempre y cuando requieran de nuestra asistencia, porque ellos son los productivos y los que no pueden abandonar su puesto de trabajo para atender las necesidades puntuales que presenten sus hijos/as, así que si ellos no lo hacen,¿esas necesidades no se cubren? pues esta es la realidad, así que no somos nosotras quienes abandonamos, sino que sutilmente nos impone a hacerlo.

    • Es importante poner de relevancia cómo la interpretación de las estadísticas relativas al mercado de trabajo puede reflejar conclusiones erróneas si no son analizadas desde la perspectiva de género ,al respecto es interesante la siguiente noticia:
      http://www.andalucia.ccoo.es/webandalucia/menu.do?Inicio:74533
      Y es que los datos cuantitativos nos muestran que la actual situación de crisis ha tenido menos incidencia en el empleo femenino. Ahora bien, esto es una primera lectura porque a pesar de la pérdida de empleo se ha dado en sectores masculinizados la tasa de paro femenino sigue siendo mal alta que la masculina. Por otra parte si la crisis ha afectado a la calidad del empleo debemos tener presente que son las mujeres las que tienen los empleos más precarios y las que padecen mayor inestabilidad laboral de ahí que seamos las más perjudicadas por la crisis contrariamente a cómo son interpretados los datos.
      Por tanto es necesario una revisión de las políticas llevadas a cabo para la gestión de la crisis en el empleo pues se está obviando una vez más las necesidades que tienen las mujeres en este ámbito y a las que no se les está dando respuesta, pues de acuerdo con mi compañera, las medidas anticrisis se están centrando en mejorar la situación laboral del “cabeza de familia”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s