¿Dónde están las obreras en la construcción?

No cabe duda que uno de los sectores más masculinizados es el de la construcción, las cifras de la EPA desvelan que en el último trimestre de 2009 el 7,92% de las personas empleadas eran mujeres. Pero ¿qué sexo tiene más prejuicios en la ocupación de las mujeres en el sector? Si damos un paseo por las obras que se están realizando tan sólo encontramos hombres que siguen piropeando al sexo opuesto y cuando vemos alguna mujer suele ser limpiando zonas comunes o alguna joven en puestos con cualificación como prevención de riesgos laborales o administración, lo que nos demuestra que la presencia de estas, aunque está aumentando, se concentra en diferentes profesiones y niveles. ¿Qué ocurre? ¿Las mujeres no tienen interés en trabajar como obreras o por el contrario los empresarios son los que ponen las barreras?

El Estado impulsó la creación de empleo a través del PlanE, entre otros, alarmados por las cifras de desempleo de los “cabezas de familia” del sector de la construcción afectados por la crisis y su preocupación crece cuando piensan en los jóvenes que no cualificados por haber estado en el sector y que difícilmente podrán volver al mercado laboral. Tenemos que recordar que son muchas las mujeres, cualificadas o no, que forman parte de la tasa de paro (27,73% frente al 25,27% del sexo masculino según la EPA en el 4º trimestre de 2009), que son aptas para desempeñar oficios y mantener la economía familiar.

Llama la atención el gran numero de actividades formativas que existen y en las que la participación femenina es cada vez mayor evitando perpetuar los roles. Un ejemplo es el proyecto “Construyendo Futuro: una oportunidad de empleo para las mujeres” http://www.juntadeandalucia.es/empleo/equal/boletinequal/www/pdf/125.pdf. Pero esto no se está traduciendo en el acceso al empleo cuando las mujeres no se visibilizan como obreras donde no es necesaria la cualificación y donde la fuerza física y el sexo no es una excusa para discriminarlas según nuestra legislación.

Anuncios

  1. La escasa presencia de mujeres en el sector de la construcción, sector masculinizado, para el que tradicionalmente se ha necesitado fuerza física, hoy existen muchas herramientas y aparatos que han aligerado un poco ese esfuerzo físico, nos conduce irremediablemente a una lectura de género de esta menor presencia femenina.Pienso que esa exigencia de fuerza física es un estereotipo atribuido al sexo masculino que no se presume del femenino por ser considerados por el sistema sexo-género como contrarios y excluyentes de ahí la no presencia de mujeres. Por otra parte existe en el sector una interiorización de es que es un tipo de trabajo conectado con la masculinidad (la tradicional por supuesto) de ahí la difícil entrada de las mujeres como obreras de la construcción. El Estado destinó unas ayudas para la contratación de mujeres en este sector pero considero que no basta con ello es necesario trabajar con el empresariado y la sociedad en su conjunto en materia de sensibilización y de ruptura de roles y estereotipos y solo así podrá darse la ansiada incorporación de mujeres que quieren desarrollar su profesión de obreras de construcción.

  2. En nuestras ciudades y poblaciones, no vemos mujeres, en las grandes y pequeñas construcciones, las calles,… siempre son obreros y las mujeres ocupan otros puestos como son los peritos de obras, administrativas,… tal como se hace referencia en el texto.

    Yo me pregunto ¿por qué? hablando claro, es que si yo no tuviese formación, elegiría un puesto de cuidadora o me dedicaría al servicio doméstico,… no me decantaría por ser obrera de la construcción. Y como yo hay muchas mujeres, no es un trabajo que nos apasione, esa es la realidad. Pero lo que está ocurriendo últimamente es que debido a la crisis y a los bajos salarios de estos oficios destinados socialmente al sector femenino, las mujeres necesitan encontrar otro puesto que les proporciones más remuneración económica, por lo que no les importa dedicarse a cualquier cosa para poder subsistir y mantener a sus familias.

    Es una cuestión de estereotipos y persistencia de los papeles sociales tradicionales asignados a hombres y mujeres, que la sociedad nos ha marcado y que con el paso del tiempo, no ha cambiado notablemente con respecto a otros años. Aunque los gobiernos crean planes y proyectos, como el citado en el texto, puede haber un aumento considerable de la participación femenina en este sector, pero yo creo que son minoría. Sin embargo recientemente se ha publicado el informe Mujer y Mercado de Trabajo 2009, en el que se muestran los porcentajes de las mujeres en los diferentes sectores de trabajo, los cuales son los siguientes; la presencia femenina en el sector servicios representa casi el 54% de los empleados, mientras que en la industria y la agricultura ronda el 25%, y en la construcción, no llega al ocho por ciento, aunque el informe advierte del aumento de la mujer en este sector.

    Aunque tanto hombres como mujeres, reciben la misma formación para poder desempeñar el mismo trabajo, la historia nos dice que la mujer no podía realizar las tareas eminentemente masculinas por falta de fuerza, sacrificio o perseverancia. Pero no sé si será una cuestión de fuerza, lo que nos aleja de esta profesión, pero este elemento no nos impide desarrollar trabajos forzosos; sino más bien, son los intereses productivos y económicos de los empresarios, que a la hora de contratar obreros, prefieren a los hombres, pues aunque las mujeres pueden desempeñar el mismo trabajo, es un sector que está muy masculinizado, como los oficios de bombero, minero,…

    No hace mucho vi un reportaje de una trabajadora en la mina de Morococala, Bolivia en el canal Cuatro. En la mina de estaño situada a 4.500 metros de altitud se sigue trabajando como hace 400 años. Los mineros extraen el mineral con sus propias manos y las medidas de seguridad también son las de hace cuatro siglos. Sin la antorcha de la cámara las luces de sus cascos solo alumbran a medio metro de distancia. Oscuridad casi total en un agujero en la mina para conseguir unos gramos de estaño que darán de comer a Marlene y a su familia. Y así, todos los días. Pero en una Junta celebrada por mujeres y hombres del pueblo, decidían sobre la posibilidad de que todas las mujeres de la población trabajaran en la mina, pero los hombres se negaban a esta posibilidad, pues decían que es un trabajo de hombres y las mujeres tienen que estar en la casa cuidando de la familia y dedicándose a las labores del hogar. En esto países y sobre todo en estas poblaciones alejadas de las grandes ciudades, la situación de la mujer no ha cambiado, y ver a una mujer trabajando como obrera es algo excepcional.

    Pero una cosa tenemos que hacer y es seguir luchando por la ruptura de estos roles y por los derechos de las mujeres, a través de campañas de sensibilización y favoreciendo a los empresarios, para que a la hora de contratar den una oportunidad al sector femenino. Para ello tenemos recursos recientes, como son las políticas de igualdad que tratan de favorecer a colectivos que son más vulnerables, como en este caso, las mujeres.

  3. En nuestras ciudades y poblaciones, no vemos mujeres, en las grandes y pequeñas construcciones, las calles,… siempre son obreros y las mujeres ocupan otros puestos como son los peritos de obras, administrativas,… tal como se hace referencia en el texto.

    Yo me pregunto ¿por qué? hablando claro, es que si yo no tuviese formación, elegiría un puesto de cuidadora o me dedicaría al servicio doméstico,… no me decantaría por ser obrera de la construcción. Y como yo hay muchas mujeres, no es un trabajo que nos apasione, esa es la realidad. Pero lo que está ocurriendo últimamente es que debido a la crisis y a los bajos salarios de estos oficios destinados socialmente al sector femenino, las mujeres necesitan encontrar otro puesto que les proporciones más remuneración económica, por lo que no les importa dedicarse a cualquier cosa para poder subsistir y mantener a sus familias.

    Es una cuestión de estereotipos y persistencia de los papeles sociales tradicionales asignados a hombres y mujeres, que la sociedad nos ha marcado y que con el paso del tiempo, no ha cambiado notablemente con respecto a otros años. Aunque los gobiernos crean planes y proyectos, como el citado en el texto, puede haber un aumento considerable de la participación femenina en este sector, pero yo creo que son minoría. Sin embargo recientemente se ha publicado el informe Mujer y Mercado de Trabajo 2009, en el que se muestran los porcentajes de las mujeres en los diferentes sectores de trabajo, los cuales son los siguientes; la presencia femenina en el sector servicios representa casi el 54% de los empleados, mientras que en la industria y la agricultura ronda el 25%, y en la construcción, no llega al ocho por ciento, aunque el informe advierte del aumento de la mujer en este sector.

    Aunque tanto hombres como mujeres, reciben la misma formación para poder desempeñar el mismo trabajo, la historia nos dice que la mujer no podía realizar las tareas eminentemente masculinas por falta de fuerza, sacrificio o perseverancia. Pero no sé si será una cuestión de fuerza, lo que nos aleja de esta profesión, pero este elemento no nos impide desarrollar trabajos forzosos; sino más bien, son los intereses productivos y económicos de los empresarios, que a la hora de contratar obreros, prefieren a los hombres, pues aunque las mujeres pueden desempeñar el mismo trabajo, es un sector que está muy masculinizado, como los oficios de bombero, minero,…

    Pero una cosa tenemos que hacer y es seguir luchando por la ruptura de estos roles y por los derechos de las mujeres, a través de campañas de sensibilización y favoreciendo a los empresarios, para que a la hora de contratar den una oportunidad al sector femenino. Para ello tenemos recursos recientes, como son las políticas de igualdad que tratan de favorecer a colectivos que son más vulnerables, como en este caso, las mujeres.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s