efectividad de las políticas de igualdad

Hoy una compañera nos planteaba una pregunta que nos era dificil de responder, ella reflexionaba sobre la efectividad de las políticas de igualdad, si realmente todos los organismos, políticas y leyes creadas para conseguir la igualdad real entre hombres y mujeres rompían con las posiciones de poder que sometían a las mujeres, o simplemente servían para “victimizar más a la víctima”

¿Son realmente todas las políticas públicas de igualdad, oportunidades para todas las mujeres o solo se visibiliza soluciones parciales a aquellos problemas que los políticos consideran importantes.? Carol Bacchi (1999) hace notar que los problemas políticos que llegan a las agendas no son hechos objetivos sino que son una “representación estratégica” que da más importancia a unos problemas que a otros, por lo tanto las soluciones tienen implícita una representación determinada que también configura de forma sesgada la solución.  Partiendo de esta idea es posible que las soluciones propuestas con las políticas de igualdad no den respuesta a todos los problemas que las mujeres tienen hoy en el día a día, ni siquiera el diagnóstico del problema sea el adecuado para dar soluciones adecuadas. Por ejemplo con la conciliación de la vida laboral y familiar; quizás se esté  poniendo demasiado énfasis en que la mujer pueda trabajar y llevar la familia para adelante, y no tanto en que la corresponsabilidad sea una medida efectiva   dentro de los hogares españoles.

Es cierto que estas políticas de igualdad intentan proteger a las mujeres de situaciones de desigualdad y violencia que hasta hace muy poco eran normales en nuestra vida y por suerte están ahí para ayudarnos a avanzar. Pero también es cierto que mucho de los problemas a los que las mujeres nos enfrentamos no tienen una solución propuesta o no es la adecuada, y que tal vez suavizan la situación en la que nos encontramos pero desde luego no la resuelven.

En conclusión, creo que las políticas de igualdad son instrumentos válidos para problemas muy concretos, pero que no atacan a la raíz de los problemas a los que nos enfrentamos todos los días. Tal vez si hicieran más hincapié en la sensibilización en temas de género, muchos de estos problemas se resolverían con un poco más de facilidad.

Anuncios

  1. Está claro, y estoy de acuerdo con todo este discurso, ahora bien, el estado rara vez hace políticas que atacan a los problemas desde su raíz (fijese las soluciones ante la crisis y el desempleo, o ante medioambiente, o ante servicios sociales con la ley de dependencia, o ante la gripe A desde sanidad…) ya que el surgir de problemas trae un fondo y un recorrido intenso e interiorizado por las sociedades, y con ellos un devenir muy fuerte de opiniones y de opositores y/o detractores. Por ejemplo, la solucion a años de represion a las mujeres que han tenido que abortar se finaliza con la actual ley del aborto, ¡lo que ha costado! ¡y la que se ha liado para derogarla! En fín, quiero decir con todo esto que el problema “de raíz” sobre la igualdad y la conciliación familiar es del gobierno pero también es nuestro, de cada persona que cree que la igualdad es posible, haciendo su “revolución y protestra individual en cada casa” luchando por educar a los hijos en valores igualitarios, educación no sexista… Si todas y cada una ponemos un grano haremos montañas.

  2. Creo que ninguna ley ofrece una solución o una prevención integral a cualquier problema que exista en la sociedad. Partiendo de este supuesto, creo que la ley 12/2007 del 26 de noviembre 2007 para la promoción de la igualdad de género en Andalucía es una ley magnífica y muy importante de manejar, si bien es cierto que puede mejorarse en algunos puntos. Pondré dos ejemplos:

    Dentro del capítulo II dedicado a La Igualdad en el Empleo, el punto 8 del artículo 22 promueve que el trabajo que normalmente realiza la mujer en su casa de cuidado, atención a personas vulnerables ya sean niños, ancianos o enfermos sea cuantificado económicamente y estos resultados difundidos. Desgraciadamente la difusión no se lleva a cabo de manera efectiva y este conocimiento no llega a gran parte de la sociedad. Sería necesario que este estudio cuantitativo Y cualitativo fuera realmente difundido a través de los periódicos, televisión y/o otros medios de comunicación para que la gente comenzara a pensar en estos términos. El trabajo realizado en el hogar es un trabajo que hay que revalorizar.

    Detro del capítulo III dedicado a la Conciliación Laboral y Familiar el artículo 40 ofrece un permiso de paternidad de hasta cuatro semanas. Creo que la ley se ha quedado muy corta, ya que en cuatro semanas ningún padre puede apenas hacerse cargo de su hijo. Hay que facilitarles el camino a los hombres para que se ocupen de sus hijos. Nuestra sociedad ha cambiado mucho en este aspecto. Vemos a diario hombres paseando con sus hijos, cambiándoles el pañal, jugando con ellos o dándoles de comer, cosa impensable hace 50 años. Démosles más oportunidades para que ellos puedan también implicarse en la maravillosa tarea de ser padres.

    Las leyes son a veces maravillosas, específicamente esta ley de la Igualdad en Andalucía no tiene parangón fuera de España, pero su aplicación deja por el camino muchas tareas pendientes. Yo también creo que hay que mejorar algunos aspectos de esta ley que por ejemplo sólo ofrece 4 semanas de permiso de paternidad y contribuir todos y todas de manera individual para conseguir una mayor igualdad.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s