Trabajo Doméstico … ¿Cosa de mujeres?

He estado investigando y leyendo cosas acerca del trabajo doméstico y su relación con la mujer; y me he encontrado un estudio muy interesante hecho por unos sociólogos de Madrid (Jorge Ruíz, Yolanda Sánchez Utazú y Josefa Valero Picazo).

Se presupone que los trabajos son actividades productivas, es decir, actividades destinadas a la consecuciónde bienes y servicios. Pero también existen otros trabajos que no son mercantiles, y éstos son desempeñados mayoritariamente por las mujeres: el trabajo “voluntario”, el trabajo doméstico.

Se dice que el trabajo doméstico no es productivo porque los beneficiarios son las propias personas de la familia y no el mercado en general, por lo cual, no es un trabajo productivo. A consecuencia de ello, las mujeres que lo desempeñan son inactivas e infravaloradas socialmente.

El trabajo doméstico está considerado por muchos como un trabajo sencillo que no necesita ningún nivel cultural específico ni mucho esfuero. Pero la realidad no se corresponde con ésto, porque la mujer que se dedica al trabajo doméstico, realiza al día muchísimas actividades: Fregar, lavar, cocinar, planchar, etc… ¿Si es un trabajo tan sencillo como dicen y que no necesita ninguna cualificación, porque no lo desempeñan los hombres en igual medida? Muchos dicen que “ellos no saben hacerlo” o que “ellas saben hacerlo mejor”. Para mi, estas son actitudes muy discriminatorias y machistas …

Pero no solo se ocupan las mujeres de las tareas del hogar, sino que aparte, son las primeras que se encargan de la educación de sus hijos. Ellas son las que acuden a las tutorías, a por las notas de sus hijos, las que los ayudan con sus tareas …. y todo ello porque supuestamente, ellas tienen más tiempo y sus padres “están trabajando”. ¿Acaso no trabajan también ellas durante todo el día?

Realmente, para la mujer que desempeña este trabajo es una obligación incluído en su día a día, que tiene un reconocimiento negativo. Y yo, personalmente, también lo veo así. Aunque también hay que destacar que cada día se va consiguiendo superar estos estereotipos y los hombres están realizando cada vez más las labores de la casa, compartidas con las mujeres.

Pero hay que seguir luchando en este aspecto, y hacer visible el trabajo de la mujer en el hogar. Pero por supuesto, lo que es necesario lograr, es el reconocimiento social, y tal y como dice este video que a continuaciós os dejo, que todos sean capaces de decir :¡Que viva las mujeres!:

Pareceser que los niños, al menos, si reconocen la labor de las mujeres. Aqui os dejo un texto que no tiene desperdicio:

Quién es tu mamá ?

-Mamá es esa señora que lleva en el bolso un pañuelo con mis mocos,
un paquete de toallitas, un chupete y un pañal de emergencia.

-Mamá es ese cohete tan rápido que va por casa disparado y que está
en todas partes al mismo tiempo

Mamá es esa malabarista que pone lavadoras con el abrigo puesto
mientras le abre la puerta al gato con la otra, sosteniendo el
correo con la barbilla y apartándome del cubo de basura con el pie.

-Mamá es esa maga que puede hacer desaparecer lágrimas con un beso

-Mamá es esa forzuda capaz de coger en un solo brazo mis 15 kilos
mientras con el otro entra el carro lleno de compra.

-Mamá es esa campeona de atletismo capaz de llegar en décimas de
segundo de 0 a 100 para evitar que me descuerne por las escaleras

-Mamá es esa heroína que vence siempre a mis pesadillas con una
caricia

-Mamá es esa señora con el pelo de dos colores, que dice que en
cuanto tenga otro huequito, sólo otro, va a la peluquería.

-Mamá es ese cuentacuentos que lee e inventa las historias más
divertidas sólo para mí

-Mamá es esa cheff que es capaz de hacerme una cena riquísima con
dos tonterías que quedaban en la nevera porque se le olvidó comprar,
aunque se quede ella sin cena

-Mamá es ese médico que sabe con sólo mirarme si tengo fiebre,
cuánta, y lo que tiene que hacer

-Mamá es esa economista capaz de ponerse la ropa de hace cientos de
años para que yo vaya bien guapo.

-Mamá es esa cantante que todas las noches canta la canción más
dulce mientras me acuna un ratito

-Mamá es esa payasa que hace que me tronche de risa con solo mover
la cara

-Mamá es esa sonámbula que puede levantarse dormida a las 4 de la
mañana, mirar si me he hecho pis, cambiarme el pañal, darme jarabe
para la tos, un poco de agua, ponerme el chupete, todo a oscuras y
sin despertarse

¿La ves? Es aquélla, la más guapa, la que sonríe.

Fuente: “Proyecto Crítico de Ciencias Sociales. Universidad Complutense de Madrid”.

Anuncios

  1. Este ha sido el tema que hemos trabajado durante toda la semana en clase: el trabajo doméstico no remunerado. Que hoy día sigue siendo realizado de forma mayoritaria por las mujeres. En línea con este comentario y en clase también hemos observado como representa el 42,5% del PIB del Estado Español. Es cierto, que el trabajo doméstico no es productivo porque los beneficiarios son las propias personas de la familia y no el mercado en general, lo que no le da un valor productivo. Pero según un estudio realizado para la Fundación de Cajas de Ahorros los resultados muestra que el trabajo doméstico supone alrededor de 35.000 millones anuales. Esa realidad es invisible para las administraciones públicas porque, de lo contrario, tendrían que subsanar esa discriminación. Pero ¿cuánto vale el trabajo doméstico?, ¿podemos ponerle un precio?, ¿cuál sería?. Aún no le interesa al Estado, por ello, se continúa oculta porque se conoce que hacerlo visible generaría la necesidad de avanzar hacia una solución en esa desigualdad social y económica que siempre ha sufrido una parte muy mayoritaria de la población femenina.
    Pero el trabajo doméstico es muchísimo más difícil que cualquier otro tipo de trabajo porque entre otras cosas no tiene horario, ni vacaciones, esta desvalorizado por la sociedad, es imprescindible realizarlo todos los días del año y muchas mujeres deben compatibilizarlo con otro empleo en una jornada diaria, porque en muchas familias no se puede pagar un salario de sustitución. Pero ¿hasta cuándo van a ser las mujeres las que lleven esa carga del trabajo doméstico?. No nos podemos quedar de brazos cruzados, sin hacer nada, tenemos que actuar y buscar soluciones y nuevas propuestas.
    Se trata de decidir cómo compartir entre hombres y mujeres las responsabilidades del trabajo domésticas y de los cuidados y como compartir también hombres y mujeres las responsabilidades públicas y políticas, exclusivas en manos de los hombres. El punto de partida lo tienen que dar los gobiernos haciendo nuevas leyes que terminen con el sistema patriarcal de dominación, y que tenemos que sustituir por otro modelo social basado en la igualdad real, la libertad, y el respeto a la autonomía de mujeres y hombres. Para lograrlo no podemos dejar de aplicar nuevas políticas de transformación, incluidos los cambios legislativos necesarios.

  2. Evidentemente el trabajo doméstico sigue siendo cosas de mujeres. Nadie cuestiona las dobles o triples jornadas que las mujeres deben hacer para poder formar parte del ámbito público.

    También sabemos todos/as que para que las mujeres más jóvenes podamos trabajar, necesitamos la ayuda de nuestras mayores, que tambiés se dividen por dos, para llevar su propia vida y a la vez nos ayudan a sostener la nuestra.

    Mientras que los hombres una vez se jubilan disfrutan de su tiempo libre y de su ocio, las mujeres de su misma edad siguen trabajando en sus casas, en casa de sus hijos/as y cuidando a la familia. Todo esto de forma gratuita y por supuesto sin reconocimiento por parte de la sociedad, y ni siquiera a veces de la propia familia.

    Aunque es cierto que los hombres cada vez más participan en las labores domésticas y en el cuidado de las personas dependientes, es más cierto aún que si no fuera por nuestras madres, la conciliación con el trabajo sería practicamente imposible.

  3. “El trabajo doméstico sigue siendo cosa de mujeres”, así resumiría esta entrada del blog. Las mujeres siguen siendo principalmente las encargadas de realizar las tareas domésticas, lo que les impide, a muchas, realizar un trabajo remunerado fuera del hogar familiar.

    El trabajo doméstico es muy duro y no tiene horarios ni vacaciones. Las mujeres necesitamos la ayuda de los demás miembros de la familia para que las tareas se repartan de una forma igualitaria pero…¡¡¡ESTO ES UNA UTOPÍA!!!!
    El camino hacia la igualdad es lento y todavía queda mucho por recorrer y avanzar.

    Las mujeres, según unas estadísticas elaboradas por el INE, tienen menos tiempo de ocio que los hombres y, en cambio dedican mucho más tiempo que éstos a las tareas del hogar y el cuidado y educación de los hijos.

    Las mujeres que realizan un trabajo remunerado fuera de su hogar se enfrentan a lo que se conoce como “doble jornada”, ya que al llegar a sus hogares tienen que realizar “otro trabajo”, relacionado con las tareas domésticas.

    La situación está cambiando, pero personalmente creo que es algo temporal, ya que debido a la época de crisis en la que nos encontramos, muchos hombres que han perdido sus trabajos se dedican a la realización de las taeras domésticas, son los nuevos “amos de casa”. Mientras tanto, las mujeres trabajan fuera del hogar, por lo que puede decirse que los papeles de hombres y mujeres se han invertido.

    Todo esto es algo muy positivo pero…¿cuándo cambie la situación que actualmente padecemos estos hombres seguirán desarrollando las tareas domésticas?

  4. Hay que revisar muchos aspectos de la realidad domestica y laboral. de como se interpreta también el pago que recibe un o una trabajadora fuera de casa y de las ganancias que obtienen los patrones, Marx habla de la plusvalía, de la mano de obra, de la fuerza de trabajo y de como se reproduce esta ultima, peso que a mi parecer recae en la persona que esta en la casa, la “ama de casa” (como se dice comúnmente, y muy mal dicho por cierto). La fuerzas productivas: la mano de obra y fuerza de la mano de obra, se reproducen con los bienes que se consumen día a día, (alimentos) y de los servicios que se obtienen en casa cada día, que casi siempre será un mujer quien los proporciona, la mano de obra del trabajo domestico diario, que es descalificado y desvalorizado y no es remunerado.

    Por otro lado hay que revisar en que medida cada persona se hace responsable o asume las tareas con las cuales obtiene un bienestar, lo lógico sería que cada quien realizara sus propias actividades por las cuales se proporciona ciertas comodidades y bienestar en la vida. limpiar sus muebles, lavar su ropa, limpiar el sanitario,plancharse la ropa, preparar sus alimento, limpiar sus trastes, cuidar sus animales, etc.etc. Y los hijos son responsabilidad de ambos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s