¿¿Expectativas sociales??

Sabemos que el hecho de nacer con un determinado sexo nos condiciona automáticamente a vivir el resto de nuestras vidas bajo la asignación a un género determinado, masculino o femenino.

Mi crítica en este caso la quiero basar en la doble, triple, … o múltiple discriminación hacia la mujer. El hecho de hacer mujer nos asocia a lo privado, a los cuidados; el hombre, sin embargo, desde toda la historia ha sido el único considerado bueno para todo lo relacionado con el mundo exterior y relaciones públicas. Ya por ahí comenzamos con la discriminación, discriminación por obligar a la mitad de la humanidad a ser reclusa en su hogar. Pero no sólo a estar en la esfera privada, sino todo lo que ello conlleva. Cuidados tras cuidados, un no parar en todo el día, día tras día, y una dependencia económica del sustentador de la casa, una dependencia que despliega un enorme control y poder.

Poco a poco, las mujeres con luchas y uniendo esfuerzos han ido consiguiendo a través de reivindicaciones ir teniendo cabida en el ámbito público e ir saliendo de la esfera a ellas atribuida.

A pesar de ello hay colectivos (compuestos por hombre y mujeres) que son considerados inferiores, bien por sus cualidades físicas como personales. Me estoy refiriendo a personas con algún tipo de minusvalía y a personas homosexuales. Son personas mal vistas por la sociedad, personas que tienen que demostrar constantemente que a pesar de una minusvalía u orientación sexual con tan eficaces como otras cualquiera que responden a las expectativas de la sociedad.

Dicha presión es sufrida tanto por mujeres como por hombres, la sufren por el simple hecho de serlo. Si a ello añadimos ser “mujer”, para no variar, la sociedad sigue poniéndole trabas, y ahora le toca luchar contra más de una discriminación: Mujer + discapacidad / homosexualidad /…/ …

Sabemos que el hecho de nacer con un determinado sexo nos condiciona automáticamente a vivir el resto de nuestras vidas bajo la asignación a un género determinado, masculino o femenino.

Mi crítica en este caso la quiero basar en la doble, triple, … o múltiple discriminación hacia la mujer. El hecho de hacer mujer nos asocia a lo privado, a los cuidados; el hombre, sin embargo, desde toda la historia ha sido el único considerado bueno para todo lo relacionado con el mundo exterior y relaciones públicas. Ya por ahí comenzamos con la discriminación, discriminación por obligar a la mitad de la humanidad a ser reclusa en su hogar. Pero no sólo a estar en la esfera privada, sino todo lo que ello conlleva. Cuidados tras cuidados, un no parar en todo el día, día tras día, y una dependencia económica del sustentador de la casa, una dependencia que despliega un enorme control y poder.

Poco a poco, las mujeres con luchas y uniendo esfuerzos han ido consiguiendo a través de reivindicaciones ir teniendo cabida en el ámbito público e ir saliendo de la esfera a ellas atribuida.

A pesar de ello hay colectivos (compuestos por hombre y mujeres) que son considerados inferiores, bien por sus cualidades físicas como personales. Me estoy refiriendo a personas con algún tipo de minusvalía y a personas homosexuales. Son personas mal vistas por la sociedad, personas que tienen que demostrar constantemente que a pesar de una minusvalía u orientación sexual con tan eficaces como otras cualquiera que responden a las expectativas de la sociedad.

Dicha presión es sufrida tanto por mujeres como por hombres, la sufren por el simple hecho de serlo. Si a ello añadimos ser “mujer”, para no variar, la sociedad sigue poniéndole trabas, y ahora le toca luchar contra más de una discriminación: Mujer + discapacidad / homosexualidad /…/ …

Anuncios

  1. Considero que has planteado un elemento importante en la relación entre género y economía, y lo extendería a género y ciencias sociales más género y políticas públicas como lo es la incorporación de lo que tú llamas colectivos que son considerados inferiores.

    Si bien en varios ámbitos de las ciencia sociales y la políticas publicas ha incorporado la categoría género, dicha categoría se limita una concepción binaria o noción dual (masculino y femenino) del género, por lo que consecuentemente se excluyen otras construcciones de identidad de género como la homosexual, transexual y transgénero, etc. El sostenimiento de una concepción binaria del género excluye la posibilidad de un abordaje real de las personas en la formulación de las políticas pública y de inserción laboral, personas que sufren de discriminación y que por lo tanto requieren de políticas que les garanticen todos sus derechos.

  2. Veo por tu comentario, que has trasladado no solamente la discriminación en general que sufren las mujeres, sino también las particulares; pero quisiera hacerte un par de matizaciones. La discapacidad habría que tratarla en su contexto, y por ello es mejor hablar de “mujeres con discapacidad”, en vez de mujeres discapacitadas o con minusvalía, pues en estos últimos casos, la visión global parece que nos traslada una imagen de una mujer discapacitada por completo, o que no vale tanto, y sin embargo, cuando utilizamos el término “mujeres con discapacidad”, nos referimos a algún tipo de discapacidad, sin que sea ésta global.
    Por otra parte, la orientación sexual es también causa de discriminación tanto en mujeres como en hombres; pero en este caso, las mujeres lesbianas salimos perdiendo frente a los varones gays. Quizá por la visibilidad que siempre han tenido los varones gays, a pesar de las sanciones sociales, tales como cárcel, castigos con electrosocks,etc, los homosexuales siempre estuvieron presentes, y se les rechazó o se les acogió, dependiendo de los casos. Las mujeres lesbianas se refugiaron en la amistad para esconder su amor, y sin que suene a reproche (ya que cada cuál vive las circunstancias como puede, quiere o le dejan), ellas han estado invisibles, inexistentes, ausentes. Y ahora, en el proceso de normalización social y económica, también se las discrimina, al considerar que los varones gays son objeto de atención de las marcas, por su elevado nivel económico, su alto nivel de gasto, siendo un sector importante a tener en cuenta para determinadas marcas. Y las mujeres lesbianas, no parece que seamos tan codiciadas por las marcas como segmento de población objetivo en la publicidad. No existimos, no interesamos, no estamos en los ámbitos públicos, no somos un grupo de presión.
    A pesar de todo, ni todos los homosexuales varones tienen tanto nivel adquisitivo, ni las mujeres lesbianas están tan escondidas.
    Por último decir que, en cualquier caso, si a la categoría “mujer” le añades cualquier otra, siempre te saldrá doble discriminación, ya sea ésta por etnia, orientación sexual, nivel económico, país de origen, y tantas otras a lo largo y ancho del planeta.

  3. Cuando mencionamos población Homosexual , nos referimos a Gay, Lesbianas, Trans y Bisexuales (LGTB), un colectivo muy estigmatizado, vulnerabilizado en sus derechos y Discriminado por su orientación sexual.
    Nuestras sociedades tanto Europeas como Latinoamericanas son Heteropatriarcalas y heterosexistas, se le ha entregado el poder y control a los hombres y se ha determinado la heterosexualidad como única forma de vivir la sexualidad. uno de los elementos importantes en la discriminación es el poder que ejerce la Iglesia Católica en la sociedad como en el estado que en unión con el heteropatriarcado han normado y controlado la sexualidad de las personas afectando principalmente a las mujeres, y dentro de ellas a las lesbianas por no seguir los patrones heterosexistas de subordinación y sumisión de la mujer hacia el hombre.
    Las personas Lesbianas,Gays,Trans y Bisexuales son restringidos de sus Derechos Humanos, colocandolos en una situación de vulnerabilidad y victimas de violencia ya sea familiar, educacional o laboral.
    A nivel laboral se han denunciado casos de Despido por Orientación Sexual como son:
    1) 12 de abril del 2008, Esther Vargas profesora de periodismo de la Universidad San Martin de Porres se la discrimino por su orientación sexual al declararse lesbiana.
    2) 24 de noviembre del 2004, Jose Alvares Rojas mienbro de la Policia Nacional del Perù, fue sancionado y pasado a Retiro por haberse casado con una transexual.
    Estos dos casos fueron denunciados abiertamente e incorporados a sus centros de labores, pero ¿ cuantos mas violaciones de derechos laborales se comenten? y no se denuncian por los agraviados por el temor a las represalias, ¿ hasta cuando los roles asignados por una sociedad heteropatriarcal y heterosexista va ha decir que es bueno o malo?.
    Hablar de los Derechos Humanos de las personas lesbianas, gays, transexuales y bisexuales parecería teóricamente inútil si es que se considera que todos y todas gozamos de los derechos reconocidos de lo seres humanos, sin embargo las personas históricamente marginadas necesitan ser nombradas para recordarle a la sociedad su inclusión al sistema de protección existente y terminar con la discriminación hacia ellos y ellas.

    VIDEO:
    SOMOS PERUANOS, SOMOS DIVERSOS SEAMOLOS SIEMPRE

    Please click on the following link to watch the video:

    Mayo: Lucha contra la Homofobia


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s