MUJERES INMIGRADAS Y TRABAJO

La Economía clásica y Neocapitalista reduce el trabajo en todos los países en términos de empleo remunerado, ignorando el trabajo no productivo y su problemática.

Se Conoce como Trabajo no reproductivo a las actividades  propias del hogar por la cual no se percibe a cambio una renta y es realizada en su gran mayoría  por la Mujer . En España en los últimos años el ingreso de las mujeres trabajadoras inmigrantes va aumentando:  en el año 2000 era de un 3%, en el año 2004 un 8% y en el año 2009 un 12%.

El Colectivo Ioé, 2004 realizo un estudio sobre la situación de trabajo de las mujeres inmigrantes de Países del Tercer Mundo en España (m= 1, 579), la investigación identificó 6 sectores de mayor recepción como son (de mayor a menor):

1) Servicio Domestico 63%, 2) Empresas de Limpieza, 3) La hostelería, 4) Los empleos de tipo administrativo, 5) Trabajadoras por cuenta propia y 6) Las Trabajadoras Sexuales.
El conseguir mejoras en la economía familiar es uno de los principales factores que motiva la inmigración en la mujer, la cual es apoyada y motivada por la familia de origen.

INMIGRADAS COMO SUJETOS POLITICOS.

El ingreso al mercado laboral de las inmigrantes y el rol en la economía no se ve reflejado con el reconocimiento de sus derechos laborales y de ciudadanía no hay una igualdad en comparación con los demás, se perciben la marginación y discriminación por parte de sus compañeros de trabajo o empleadores y la poca o casi nula capacidad de negociación en el ámbito laboral y político consecuencia de la irregularidad de ingreso de algunas al país.

Solo el 19% de las trabajadoras inmigrantes vino con Visa de Trabajo y un 7% fue por reagrupación familiar, las demás ingresaron de forma irregular.

Las políticas migratorias han tenido efecto negativo en este colectivo, el no asegurar una contratación regular con beneficios lo que las deja sin acceso a los derechos laborales y abuso de contratación, el 33% trabaja sin contrato en regla, un 40% tiene un contrato de duración temporal y el 27% goza de contratación indefinida. Las políticas internas establecen un cupo limitado de trabajos donde se prioriza la mano de obra nacional, lo que da como consecuencia el incremento de la bolsa de empleo sumergido aumentando el ingreso a los trabajos domésticos de la mayoría de inmigrantes un 63%, en condiciones desfavorables al que entran por necesidad y no por libre elección y del cual es difícil de salir.

Este colectivo sufre de discriminación por parte de la comunidad autóctona ya sea en forma explícita e implícita al no dar ocupación por su tipo de color o su procedencia y cuestionar su capacidad, se reproducen patrones machistas de estigmatización e inferioridad a este grupo al no respetarlas como sujetos sociales y hasta cuestionarlas por haber abandonado el hogar e ir en contra de la norma, se mezcla los estereotipos de género, origen y exclusión del más fuerte sobre el débil.

Para poder apoyar el nuevo modelo familiar en el cual la Madre sale de casa y el Padre no entra; es necesario contar con mujeres que llenen el hueco dejado por las que trabajan fuera del hogar, lo que nos da como resultado el aumento de la demanda de los servicios domésticos por una reducción de la oferta de empleo, lo que las inmigrantes han logrado equiparar.

Desde un punto de vista individual ellas se identifican como mujeres trabajadoras, con autonomía, libertad y reconocimiento público, ya no es el criterio de servidumbre que se daba antiguamente a las mujeres que ejercían esta actividad, la inmigrante ingresa al trabajo domestico por la falta de otros empleos pero del cual migran buscando una mejor oferta un 34%, aumento de salario 13%, evitar exceso de trabajo 10%, eludir malos tratos 10% y lo hacen por sus propias redes individuales que crean en el país de residencia.

Es necesario seguir trabajando para hacer visible la importancia en el mercado laboral del trabajo reproductivo o Servicio Domestico, el empoderamiento y articulación de estas mujeres como colectivo unido en la defensa de sus derechos laborales y sociales es una meta aún por alcanzar.

Anuncios

Un Comentario

  1. Como muy bien dice la autora o autor de este artíclo es una meta aún por alcanzar el hacer visible la importancia que tiene el trabajo no reproductivo que hacen las amas de casa.
    Al comenzar a leer el presente artículo hablando de trabajo no reproductivo, yo pienso: ¿cómo es posible que al trabajo del interior del hogar se le llame “trabajo no reproductivo”? Su propio nombre indica que no tiene importancia su labor, pero que sería de todos nosotros (hijos, esposos, abuelos…) sin la labor desempeñada por nuestra madre en nuesta casa?
    Se ha puesto alguna vez la humanidad a pensar que ocurriría si cuando salimos de casa no se quedara nadie que cocinara, limpiara, planchara, nos recordara la hora de los medicamentos… y lo que más pena me da: nuestra madre/esposa es la que aguanta nuestros berrinches que no hemos descargado en la calle con quien verdaderamente se lo merecia… pero no pasa nada como ella “no trabaja” fuera de casa está siempre ahí para aguantarlo todo. ¿Qué pasa que ella no esta quemada?
    Actualmente, con el tipo de familia que comenta el autor del artículo: madres que salen de casa y padres que no entran, las labores domésticas hay que tenerlas a punto para cuando se llega de la calle y para ello de nuevo tomamos a mujeres, el sexo inferior por excelencia y el que el patriarcado ha asignado para la realización de estas tareas. Y para que veamos la poca importancia que le damos a dichas tareas se contrata a mano de obra indefensa, osea, lo más indefenso y vulnerable ahora en nuesta sociedad son las personas sin papeles y dentro de ellas las mujeres; de este modo podemos pagarles menos por su trabajo.
    Y bajo mi punto de vista lo peor de todo esto es que quienes contratamos a estas mujeres sin papeles para que nos hagan el trabajo no reproductivo del hogar somos mujeres, con lo cual quiero decir que parece ser que en el momento que damos el paso a la esfera reproductiva no nos acordamos del gran valor y la gran importancia del trabajo no reproductivo y lo intentamos suplantar de la forma más baja.
    Para terminar, he de decir que he generalizado este caso a todos, cosa que no es así, pero que si ocurre en muchos hogares colindantes a los nuestros.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s