Una doble discriminación

La Constitución Española recoge en su artículo 14 “Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social” Pero, a pesar de las buenas intenciones, podemos seguir encontrando hechos que nos demuestra lo contrario. En el caso al que nos vamos a referir es una discriminación, o más bien una doble discriminación: la de ser mujer y tener asociada una discapacidad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en el año 1980, según la «Clasificación Internacional de Deficiencias, Discapacidades y Minusvalías» (CIDMM), define la discapacidad como “Restricción o ausencia (debida a una deficiencia) de la capacidad de realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para un ser humano”.

Pero por mucho que se avanza en la no discriminación de estas mujeres, no es suficiente, ya que también se debería de cambiar la mentalidad de la sociedad y se requeriría de un proceso más largo. Ya que si las mujeres de por sí, somos las que tenemos más dificultad para encontrar un trabajo, pues imagínense, si además esa mujer tiene añadida una discapacidad. Hace que el proceso de búsqueda de empleo sea a la vez más largo y más limitado, ya que estas personas no pueden desempeñar todos los trabajos que los demás, pero sería muy positivo para éstas, que se fijaran en sus capacidades en vez de sus limitaciones. Y en el caso de que encuentren un empleo, puedan desempeñar  altos cargos directivos o ir ascendiendo.

No debemos de hablar solo de dificultades en el ámbito laboral, sino también en la vida, es decir, parece que porque tengan una discapacidad no pueden desarrollar su vida tan normal como las demás personas que no tienen ningún tipo de dificultad, que se pueden decir que son “normales”. Se las juzga de manera distinta,  como si no tuvieran derecho a tener sentimientos hacia otras personas o no puedan ser queridas y tengan que estar aisladas y marginadas, que no puedan ser deseadas porque su imagen no sea la “adecuada” o la que normalmente se ve por la calle, ya que muchas de estas personas están apartadas de la sociedad, por lo que puedan pensar o por vergüenza ajena de la persona que va a su lado. Y menos aún que puedan casarse o tener descendencia.

Estas mujeres a causa de la discapacidad sufren una cruel discriminación, como hemos estado comentando. Forman parte de un colectivo invisible para la sociedad y  son el resultado de prejuicios y estereotipos que se han estado acumulando a  lo largo de toda la historia de la humanidad y todavía muchas de las personas que la rodean no sienten empatía en ningún momento. Por eso debemos de apoyar la integración y su normalización en todos los aspectos de la vida.

La vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar…

“No se trata de que las personas con discapacidad tengan que ser superhéroes para poder ejercer sus derechos, somos personas…” es una frase con la que comienza el video Isabel Ferreira.

Anuncios

Un Comentario

  1. Es cierto que las mujeres con discapacidad sufren una doble discriminación: el hecho de ser mujer, y el hecho de padecer cualquier tipo de discapacidad.
    Pese a los intentos de las leyes que continuamente salen y los artículos de la Constitución que en esta entrada se cita, la situación sigue siendo perjudicial para las mujeres que sufren este fenómeno. Lo cierto es que la realidad no se corresponde con lo que se pretende en las leyes.
    Las mujers con discapacidad tienen muchas barreras en todos los sentidos: el lo social, se encuentran con que las infraestructuras de las calles y de los lugares públicos no están adaptadas para ellas; no pueden acceder a las mismas cosas que el resto de mujeres ni de hombres; etc…
    En cuanto a lo laboral, todavía tienen una peor situación. Si dificiel es encontrar un buen trabajo para una mujer sin problemas, peor es para mujeres con discapacidad, y todo ello, pese a que las empresas deben contratar a un numero de personas discapacitadas para integrarlas y darles tambien la oportunidad de valerse por si mismo
    Hay que luchar para poder cambiar esta realidad, y deben luchar tanto hombres como mujeres.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s