Ley de paridad en Túnez, leyes de paridad en la UE

El 26 de abril, un artículo de Ignacio Cembrero en El País nos sorprendía con el siguiente titular: “Túnez opta  por la paridad en sus primeras elecciones”

Aún estábamos y estamos saboreando los inicios de la Revuelta Árabe cuando el país donde se iniciaron las protestas vuelve a darnos una lección democrática con esta noticia que se adoptaba en la noche del 11 al 12 de abril. La imposición era decidida casi por unanimidad por la Alta Instancia para la Realización de los Objetivos de la Revolución, que está compuesta por 155 miembros pertenecientes desde partidos islamistas hasta el Partido Comunista de los Obreros Tunecinos.

Sólo una mujer, la economista Zuhur Kunda, mostró sus reservas ante la posibilidad de la aparición de “candidatas florero”

Las próximas elecciones serán las primeras democráticas en los 55 años de independencia del país.

La República Tunecina es un país situado al norte de la costa mediterránea africana, es el más pequeño del Magreb, ubicado entre las estribaciones orientales de la cordillera montañosa del Atlas y el mar Mediterráneo. La superficie de Túnez es de 165.000 km², con una población estimada en 10,3 millones de habitantes. Aproximadamente el 40% de este país está compuesto por el desierto del Sahara, mientras que el resto es suelo fértil y adecuado para la agricultura; además, tiene 1.300 km de costa. Limita con Argelia al oeste y Libia al sureste.

Exceptuando Líbano, Túnez es el país en el que las mujeres gozan de mejor situación jurídica desde que en el año 1957 se aprobó el Estatuto Personal que prohíbe la poligamia y el repudio.

La ley electoral de la dictadura ya reservaba un 25% de los puestos de las listas para las mujeres, ahora han querido ir un paso más allá estableciendo las listas cremalleras las cuales suponen no sólo la paridad entre hombres y mujeres sino la alternancia de los sexos en las listas. En caso contrario serán invalidadas.

Aún así esto no garantizará una alta presencia de mujeres en la Asamblea Constituyente pues los cabezas de lista serán hombres fundamentalmente, pero sin duda es un cambio importante para evitar la exclusión de las mujeres en el terreno político y garantizar el triunfo de la democracia.

En la Unión Europea, en este terreno, aún se están dando pequeños pasos en la dirección de la paridad.

Bélgica fue el primer país donde se llevó a cabo la experiencia de ley de paridad electoral en Europa sin reforma constitucional. El 24 de mayo de 1994, con aplicación en 1999, se aprobó una ley según la cual no podría haber más de 2/3 de las listas representados por un solo sexo. La ley de 18 de julio de 2002 impuso un número similar de hombres y mujeres y la obligación de candidatos mixtos en los dos primeros puestos de las listas.

En Francia se han ido haciendo pequeñas aproximaciones, en 1980 un proyecto de ley obligaba a que al menos el 20% de las candidaturas fueran de mujeres. En 1982 se limitó al 75% el número de hombres en las listas. En 1999 se llevó a cabo una reforma constitucional para favorecer y promover la igualdad en el acceso a los mandatos electorales y a las funciones electivas. La aplicación se llevó a cabo con la Ley de 6 de junio de 2000 y complementada con la ley de 11 de abril de 2003 que obliga a la paridad en las listas electorales.

Aún así, según estadísticas de la Unión Interparlamentaria, Francia ocupa el puesto 83 de 135 en cuanto al número de mujeres en las cámaras legislativas bajas y el 23 de 27 en representación femenina en la Unión Europea.

En España la paridad electoral queda recogida en la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de hombres y mujeres. Según esta ley las elecciones de diputados al congreso ha de tener una composición equilibrada hombre- mujer, por lo que cada sexo ha de tener como mínimo un 40% que se ha de mantener cada 5 puestos para que las mujeres no queden relegadas al final de las listas.
Algunas estadísticas muy visuales de las diferencias de género en los parlamentos del mundo, según la Unión Interparlamentaria.

Podemos constatar que aún nos queda mucho por conseguir y que la naciente democracia tunecina está dando un papel importantísimo a la mujer con esta decisión, colocándose incluso por delante de nuestro continente con la medida de las listas cremallera. Porque sólo si las mujeres acceden a los puestos de elección y decisión podremos  hablar de igualdad.

Anuncios

  1. Creo que es importante conceder el beneficio de la duda a todas aquellas iniciativas legales en pro de la igualdad entre sexos que provengan de los países árabes, dado que la igualdad de género no es el punto fuerte de estos países. Con respecto a que es uno de los países árabes más avanzados en materia de igualdad porque ha prohibido la poligamia y el repudio, no sé qué decir, tendríamos que ver que dice su legislación en relación a proteger a las mujeres víctimas de la violencia machista o en relación a que sean ellas las que quieran solicitar el divorcio, ya que, en la legislación de nuestro vecino Marruecos, el maltrato no es considerado causa de divorcio e incluso la mujer que desee solicitarlo necesita la autorización judicial o del marido. Es obvio que cualquier tipo de acción que promueva la visibilización de las mujeres en la esfera pública y política es muy positiva. Pero lógicamente no es la clave para conseguir la igualdad, sobre todo, si no hay paridad con todo lo que tiene que ver con la esfera privada de las mujeres. En este caso, sí que estarían las mujeres en la política y en lo público aunque simplemente para mantener lo ya establecido (por los hombres) en lo referente a la “igualdad de género” en estos países.

  2. La impresión que me da tan solo como observante si conocer todo el contexto ni de Túnez y de la mayoría de los países árabes, es que la mira mundial esta puesto en ellos, y los medios de comunicación, que dieron seguimiento a la revuelta esperan cosas nuevas y restructurante para que sea 100% justificable el cambio.
    Decididamente los cambios deberían de ser más profundos, pero demosle el beneficio de la duda y ver como se dan las elecciones y que no suceda como en México con LAS JUANITAS, mujeres que fueron puestas en las listas del congreso como representantes y después cedieron estos puestos a sus suplentes hombres. Ellas fueron votadas para estos puestos.
    Pero también me lleva a pensar que si para obtener avances rápidos en las políticas de igualdad los países necesitamos revueltas y revoluciones? Pensando en los casos de España con la transición y Túnez como casos particulares.

  3. Lograr la visibilización de las mujeres en las esferas políticas o de toma de decisiones es fundamental. Ciertamente, su posibilidad y oportunidad a tal acceso es un derecho que ha sido transgredido y arrebatado. Coincido con mi compañera en que todas las acciones positivas que se implementen para disminuir las brechas de desigualdad existentes, también en este sentido, son sumamente necesarias e imprescindibles. Pero, no es la clave ni la panacea, ni la seguridad de que ello conlleve, proporcionalmente, a relaciones de poder asimétricas. Nuevos valores en los que se funden estas relaciones, la autonomía de las mujeres y su papel, tanto como el hombre, de ser entes igualmente valiosos, aportadores y esenciales en la transformación de la sociedad. En el caso de Cuba, por ejemplo, es una noticia de alegría y una batalla política a favor de las mujeres, el constatar que en las elecciones parlamentarias (abril 2011) fue incrementado el porciento de participación femenina (de un 13, 3 a un 41,7), sin embargo, con ello no debemos conformarnos ni cantar “victorias”, ni asegurar por esta razón la igualdad, posiblemente como el caso de Túnez. Antes bien, habrá que darle una mirada detenida a los roles, atribuciones, prestigios, identidades asumidas, símbolos, significaciones, valores que siguen perpetuándose en las relaciones de hombres y mujeres, tanto en el espacio público como el doméstico, e incluso, en qué manera o múltiples maneras es asumida y puesta en práctica esta nueva responsabilidad, si con las “herramientas” legadas por el patriarcado o por el contrario, unas resignificadas, nuevas, incluyentes, reinventadas…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s