POBREZA Y MUJER

 

El 17% de las mujeres de la UE viven en la pobreza, así lo expresaba el Parlamento Europeo en un artículo publicado en WWW.europal.europa.eu “Combatiendo la pobreza femenina”. Es uno de tantos porcentajes que se transmiten a la población, aunque este no parece tener el impacto social  de otros como el desempleo.

Según la EPA, el índice de paro es de 28.05% en hombres y un 31.77% en mujeres. Estos datos si se nos transmiten con claridad y reiteradamente, no pasa una semana sin que algún medio de comunicación le dedique algún tiempo a la situación de desempleo vivida en nuestro país, sin caer en la correspondencia que   tiene o puede tener estos porcentajes en la representación de la pobreza.

Quizás para tomar la consciencia adecuada de lo que representa ese 17% de población femenina europea que soporta una situación de pobreza debamos antes definir dos conceptos: pobreza y feminización de la pobreza.

  • Pobreza:la RAE define el término como falta escasez. Wikipedia nos ofrece una definición más amplia: situación o forma de vida que surge como producto de la imposibilidad de acceso o carencia de los recursos para satisfacer las necesidades físicas y psíquicas básicas.

Dentro del mismo término podemos diferenciar entre: pobreza absoluta o relativa en función al grado.

  • Feminización de la pobreza: proceso que combina dos desigualdades sociales: pobreza y desigualdad basada en el género.

 

Actualmente hay más de mil millones de personas en todo el mundo viviendo en condiciones de pobreza absoluta; un 70% de ellas son mujeres. Representan también el grupo más numeroso de los denominados “trabajadores pobres”, personas que no cobran lo suficiente para salir de la pobreza extrema. Según las estimaciones realizadas por la Organización Internacionalde Trabajo, las mujeres constituyen el 60% de esa categoría de  trabajadores pobres del mundo. (Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer, UNIFEM).

            A diferencia de lo que pueda opinar mucha gente que observa la pobreza a su alrededor, especialmente la pobreza relativa, esta situación no es una opción personal, no se elige por las prioridades de cada uno/a. Tanto la pobreza relativa como la extrema es la consecuencia de una situación política y social que permite y mantiene las desigualdades, podemos observar un ejemplo claro de ello en el documental elaborado por la UNED: hacia una feminización del desarrollo. (http://www.documentales-online.com/hacia-una-feminizacion-del-desarrollo-uned/). Como su título indica que ante la feminización de la pobreza debemos afrontarla con una feminización del desarrollo. La pobreza se hereda, una situación que se transmite de madres a hijas ya que las circunstancias que la rodean no cambian.

             En nuestro país podemos observar cómo mujeres viudas, jubiladas que no cotizaron en el mercado laboral mal viven  con una pequeña pensión, las nuevas formaciones familiares monoparentales al frente, la mayoría de ellas, de mujeres, son otro ejemplo de supervivencia al límite que si bien no podemos calificar de pobreza, si se encuentran en una línea muy delicada.

Como decía antes, es una situación heredada, no está provocada por la crisis económica que sufrimos (puede que sí agravada) y por tanto no se solucionará a su término, las soluciones debemos buscarlas en acciones concretas para su erradicación que están relacionadas con el desarrollo de una ciudadanía completa a la cual debemos tener acceso libre y sin restricciones y no acceder a ella por nuestra renta. Los derechos básicos de toda persona deben de ser respetados y proporcionados sin selección, la idea dela Renta Básica de Ciudadanía presenta una solución en esa línea, supone un ingreso por el gobierno a cada miembro de pleno derecho de la sociedad. La renta básica  significaría un gran avance en la ciudadanía en general pero especialmente en las mujeres si tenemos en cuanta los porcentajes de desempleo y pobreza que les afectan.

Debemos por tanto relacionar conceptos para poder definir las situaciones de pobreza,  si en una misma situación nos encontramos con pobreza y mujer estamos definiendo una forma de vida muy diferente y por tanto una forma de ejercer la ciudadanía.

Nuestras sociedades están basadas en la jerarquización y esta se sustenta en la diferencia de reparto de los recursos, para poder deconstruir esa jerarquización debemos pasar por un adecuado reparto de los recursos y garantizar el acceso a ellos de toda la ciudadanía.

Anuncios

Un Comentario


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s