LA ECONOMÍA FEMINISTA Y LA PROPUESTA DEL BUEN VIVIR

Después de mirar el documental “La historia de las cosas” con Annie Leonard en las clases de la asignatura “desigualdades de género en el mercado de trabajo”, he buscado otros textos y reflexiones que continúen problematizando los retos de la relación de dominación de los humanos sobre la naturaleza y sobre otros seres humanos. En el referido documental reflexionamos sobre los mecanismos del sistema consumista que, en los últimos cincuenta años, ha avanzado a nivel mundial. Para ello,  se ha creado una red de consumidores irrazonables y sedientos de novedades en el mercado, para los cuales no importa el origen de las cosas ni sus impactos en la naturaleza y en la sociedad.

En las reflexiones realizadas en las clases, el tema de la “cultura consumista” fue ampliamente cuestionado, incluso, desde los estudios de género donde hay pocas críticas sobre esta temática, salvo los estudios planteados por el ecofeminismo que ha presentado importantes contribuciones.

En los aportes del ecofeminismo hay muchas propuestas alternativas al desarrollo presentado desde la “cultura consumista”. Las alternativas son importantes porque señalan cambios posibles y necesarios en las relaciones sociales y económicas basadas en las relaciones de dominación del mercado, generando necesidades de consumo de acuerdo con sus intereses, puramente económicos.

Tras leer diversos textos sobre esta temática, he encontrado el artículo Buen Vivir: Germinando alternativas al desarrollo del uruguayo Eduardo Gudynas publicado recientemente en la Revista América Latina en Movimiento (ALAI, N°. 462. Quito – Ecuador, febrero de 2011). El texto es una invitación a la reflexión crítica sobre el clásico modelo de desarrollo económico en la actualidad.

La propuesta del Buen Vivir es el resultado de experiencias vividas y sentidas por los pueblos latinoamericanos y africanos que problematizan los conceptos convencionales sobre el desarrollo planteados desde una perspectiva occidental capitalista y consumista. Es un concepto nuevo que se mantiene en construcción y cuenta con aportes importantes de la Economía Feminista, el ecofeminismo y la Teología Feminista y ocupa espacio importante en los debates del Foro Social Mundial.

Gudynas señala que el Buen Vivir “es un concepto en construcción desde distintas tradiciones de pensamiento, y que, necesariamente, debe ajustarse a cada circunstancia social y ambiental” de cada uno de los grupos o sociedades. Es un concepto en construcción que propone “cambios profundos en las ideas sobre el desarrollo que están más allá de correcciones o ajustes”.

Para Gudynas “no es suficiente intentar “desarrollos alternativos”, ya que estos se mantienen dentro de la misma racionalidad de entender el progreso, el uso de la Naturaleza y las relaciones entre los humanos”. El Buen Vivir constituye una experiencia exitosa en diversos grupos de mujeres en América Latina que buscan “alternativas al desarrollo”.

El Buen Vivir propone cambios importantes que están “germinando en diversas posturas en distintos países y desde diferentes actores sociales, que es un concepto en construcción, y que necesariamente debe ajustarse a cada circunstancia social y ambiental”. De hecho, más que un concepto, el Buen Vivir es un proyecto de vida que implica cambios de posturas con relación a la irrazonable cultura consumista, y su concepción inherente: la no consideración de los límites y el agotamientos de la naturaleza y de las personas.

El Buen Vivir exige la sensibilidad femenina para concretarse como una alternativa, en la que necesariamente, deben implicarse las pequeñas experiencias que cuestionen desde una postura consciente, el apego al crecimiento económico al  modelo de desarrollo actual con “su énfasis en los aspectos económicos y el mercado, su obsesión con el consumo, o el mito de un progreso continuado”. Este modelo no ha logrado resolver las paradojas de las desigualdades sociales, de la pobreza y del agotamiento creciente de los recursos naturales.

Para las ecofeministas de América Latina el Buen Vivir retoma la relación de interdependencia holística entre lo humano y la naturaleza donde uno necesita del otro para seguir existiendo. Adaptada a las relaciones de género, el Buen Vivir recupera la relación respetuosa entre el hombre y la mujer, entre los diferentes sexos y géneros, en una correlación de interdependencia donde el hombre necesita de la mujer tanto cuanto la mujer necesita del hombre; espacios en el que no hay violencia porque no hay ningún tipo de dominación; donde todos y todas, cada uno y cada una coexisten en una relación de total interdependencia.

El Buen Vivir propuesto por la Economía Femenina exige cambios profundos en la manera de ser y vivir en sociedad.  Agrupa “diversas posturas, cada una con su especificidad, pero que coinciden en cuestionar el desarrollo actual y en buscar cambios sustanciales apelando a otras relaciones entre las personas y el ambiente”. Tratase de un concepto plural que congrega diversas experiencias de desarrollo alternativo que comprueban que es posible vivir de manera distinta, sin comprometer la calidad de vida, los derechos esenciales, el acceso a los bienes y necesidades concretas, las convivencias fraternales, la política de equidad.

Por supuesto, estas experiencias cuestionan los modelos de economía neoliberales y encuentran grandes críticos, especialmente hombres, que no reconocen la posibilidad de vivir con menos cosas porque esto afecta directamente el mercado basado en el consumismo. Sin embargo, para la Economía Feminista es importante insistir que estas experiencias existen en realidades muy diversas, en todos los continentes aunque en pequeñas proporciones cuantitativas. En ellos, muchas personas comprueban que es posible vivir de manera distinta y mantener la calidad de vida, la felicidad y la posibilidad de otro mundo posible.

Para quienes desea profundizar el tema, el texto de Eduardo Gudynas está disponible en:

http://www.ambiental.net/publicaciones/GudynasBuenVivirGerminandoALAI11.pdf

Anuncios

  1. O texto escrito com propriedade, vejo que o debate sobre o consumo feministas requer analises de experiencias que demonstrem o acesso das mulheres a determinado segmentos já que no Brasil existe uma serie de ações do governo que apontam as mulheres como principais chefes de familias e as politicas sociais tem direcionado para elas.
    Tenho como susgestão para ampliar o debate assitirem tambem o filme de michel moore chamado: Capitalismo Uma hisotoria de amor. Neste pode-se pensa a ação da questão economica em paises desenvolvidos. Uma relação cheiia de complicações.

  2. Desgraciadamente, el modelo de desarrollo actual no está centrado en las personas, en un estado de bienestar que asegure el cumplimiento de los derechos a una vida digna, una relación armónica con la naturaleza y la sociedad en su conjunto. La que existe hoy, perdura y se reproduce, es una lógica de feroz depredación, donde, como cuentan los refranes populares “el pez más gordo se come al más pequeño”, o “el camarón que se duerme se lo lleva la corriente”. Los valores que se promueven son el individualismo, el egoísmo, la competencia desenfrenada, el valor del dinero y los intereses económicos por encima de la solidaridad, la construcción conjunta, el diálogo, la justicia o la igualdad. La propuesta del Buen vivir es la cara inversa del patriarcado, que ya sabemos cuánto todavía persiste hoy en día y cuántas desigualdades reproduce. Es preciso continuar aunando esfuerzos, conciencias críticas, rompiendo mitos, estereotipos, cambiando los valores, produciendo nuevas subjetividades. ¿Cuándo existirá en las escuelas programas que alienten a este buen vivir? La lucha es aún más enconada cuando el contexto te condiciona justamente a lo que considera es “el buen vivir”: comprar, consumir, competir, excluir, discriminar, ganar pese a todo y por encima de todos/as, a cualquier precio, incluso humano.

    No me caben dudas de que esta es una opción ética y política que precisa, especialmente, una revolución desde dentro, nuevas concepciones, visiones, prioridades, valoraciones, en los que, ser coherentes en la cotidianeidad es otro de sus grandes retos.

  3. se muy poco de economía y su sistema, pero desde mi ignorancia, si que tengo algo muy claro: necesitamos un cambio. El sistema consumista bajo el que estamos vivendo, que hemos construido y supuestamente elegido y nos hace felices ( cosa que realmente dudo) se sustenta en la valoración de todo menos la persona, eres quien eres por lo que tienes o eres capaz de conseguir. Para mi los valores están invertidos.
    Debríamos luchar por un sistema en el que la vida humana fuera el valor primordial y no sus posibilidades de compra.
    También me impactó el documental que se nombra en el texto, es algo tan simple y que en el fondo sabemos, pero no nos paramos a pensarlo, nos dejamos envolver y seguimos la corriente, así nos hemos hecho consumidores/as de todo.
    La respuesta se debería iniciar en un proceso de reflexión y toma de conciencia de qué hemos hecho, como hemos llegado ahsta aquí y sobre todo, qué cambio queremos.El texto de la compañera es un paso para conseguir la reflexión

  4. Desde este punto de vista, deberíamos de luchar porque el actual sistema en crisis, pegue un vuelco y cuente con la población femenina para consensuar estrategias de cambio en el sistema económico y financiero, no hemos de olvidar que hasta hoy, el motor y precursor del actual sistema financiero era un varón, europeo de entre 40 y 55 años, por el cual se ha estado moviendo los privilegios de este como eje central de nuestra economía, sin importar en este sistema actual, la importancia del trabajo reproductivo, para llevar a cabo dicho sistema de producción.
    Recomiendo para este blog, la visualización del siguiente video que ya compartí con vosotras en una de mis entradas, espero que lo disfrutéis.
    http://saveyoutube.com/watch?v=vexpy_VrXhw


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s