LA IGUALDAD UN TRABAJO EN EQUIPO

Mujeres y Hombres somos iguales, y sin embargo, el trato diferente que recibe cada uno de los dos sexos a la hora de encontrar empleo o promocionarse dentro de una empresa, evidencia que siguen existiendo desigualdades que afectan, entre otros aspectos, a la diferencia salarial.

Los datos de la Unión Europea revelan que las mujeres europeas ganan, por término medio, un 17,8% menos que los hombres. En España, los datos de la Encuesta Estructural Salarial de 2009, señalan una diferencia del 21,9% entre el salario de mujeres con respecto a los hombres y de un 21,8% en Andalucía.

Acabar con las diferencias de retribución entre mujeres y hombres, contribuye a la creación de una sociedad más igualitaria. Para comprender la existencia de esta desigualdad, hay que considerar la interrelación de diferentes variables:

Por un lado, son muchas las mujeres que interrumpen sus carreras profesionales para hacerse cargo de las responsabilidades familiares, anteponiendo las necesidades de sus familias a las suyas propias, reforzando así el rol que tradicionalmente se les ha asignado al género femenino.

Así encontramos que la reducción de jornada suelen ser solicitadas en la mayoría de los casos por mujeres, que las empresas contratan a un mayor número de mujeres que hombres a jornada parcial, y que no más del 1% de los padres comparten el permiso de maternidad con las madres para hacerse cargo de sus hijos/as.

Esto muestra que las mujeres tienen unas condiciones de empleo más inestables que los hombres, con menos posibilidades de promoción, exclusión de determinados complementos salariales y extrasalariales, lo que refuerza los estereotipos y tradiciones, dando una imagen negativa en cuanto a la disponibilidad de la mujere para la actividad laboral y contribuyendo, a la reducción de los ingresos de las mujeres durante su vida profesional.

Por otro lado, aunque cerca del 60% de los nuevos títulos universitarios pertenecen a mujeres, estas ocupan menos puestos de responsabilidad y están presentes en las profesiones peor pagadas. Los salarios de trabajos que requieren las mismas capacidades y las mismas cualificaciones, son menores cuando quienes realizan los trabajos son las mujeres.

También se debe considerar como una de las causas fundamentales que favorecen la desigualdad retributiva, la segregación del mercado laboral. Es frecuente encontrar sectores de actividad altamente feminizados, como la educación, sanidad y administración pública, donde casualmente se encuentran los salarios, por término medio, más bajos.

Anuncios

Un Comentario

  1. Ciertamente las desigualdades en el mercado de trabajo siguen siendo una realidad, que con la crisis económica actual, se verá más afectada. Coincido en cuanto a que son las tareas de cuido, incluidas las remuneradas, las que hacen que el trabajo bien pagado no esté al alcance de las mujeres, sino de sus homólogos masculinos, que no tienen que ocuparse de las tareas de cuido dentro o fuera del hogar, porque generalmente hay una mujer de su familia o bien una mujer migrante, que las realiza.

    ¿Qué hace falta entonces? ¿Hay una única salida? ¿Hace falta presionar por otras vías, más allá de la legislativa? ¿Debemos las mujeres dejar de aceptar los puestos que están en igualdad de condiciones? ó al contrario, ¿Debemos aceptarlos y desde dentro incidir por la equidad y paridad laboral y económica? Si es así, ¿Qué pasa mientras tanto? ¿Con las “otras” mujeres, las que no son blancas, las que no han logrado puestos gerenciales relevantes? ¿Hacia dónde nos dirigimos en un contexto en crisis? ¿Cuáles son nuestras alternativas como mujeres? ¿Seguir empleándonos precariamente mientras sostenemos la crisis y la economía familiar, hasta que nuestros hombres, los hombres afectados por la crisis, vuelvan a incorporarse y nosotras volvamos nuevamente a ser las reinas de la casa?

    Porque somos numerosas y diversas, me gusta pensar que siempre hay más de una salida, más de una forma de lucha.

    Las preguntas son muchas, sin embargo, mientras haya respuestas, todavía hay esperanza.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s