Estrés de la mujer trabajadora

Image

El trabajo es esencial para sentirnos realizadas y realizados, poder contar con unos ingresos que nos hagan independientes, fomentar nuestra autoestima, conseguir un mayor status, obtener más relaciones sociales,… Todo esto nos otorga una sensación de éxito en nuestras vidas.

A pesar de todas estas sensaciones positivas de las que nos rodeamos, también nos invaden otras emociones tensas e ingratas bien debido a un sueldo reducido, horas extras no remuneradas,… llegando a crear el estrés.

Esta situación estresante es muy común en las mujeres que trabajan fuera de casa, ya que llevan una doble carga (el trabajo fuera del hogar, y las tareas domésticas como la cocina, la limpieza, el cuidado de los niños y niñas, de su pareja,…).

Las que nos permiten en la mayoría de las ocasiones poder realizar este trabajo fuera de casa con mayor desahogo son las abuelas, que aunque lo hagan muy agradecidas, demuestra cómo es un trabajo del que nunca se jubila una mujer.

Para poder llevar una vida más saludable es importante tomarse en serio, para ello tendríamos que:

  • Dedicarnos más tiempo a nosotras mismas
  • Dedicar parte de nuestro día a técnicas de relajación
  • Llevar una dieta sana
  • Hacer ejercicio
  • No llevar el trabajo a casa
  • Relacionarnos con las amistades

Es importante tener en cuenta que para poder agradar a los demás tenemos que empezar por agradarnos a nosotras mismas.

Es esencial sentirse bien.

Anuncios

  1. Las mujeres hemos conseguido salir a la esfera pública, sin embargo no lo hemos hecho en igualdad de condiciones en las que lo hizo el hombre.

    Las mujeres ahora tenemos las preocupaciones de nuestro trabajo que se añaden a las que ya teníamos antes, las del cuidado de la familia y del hogar, estas responsabilidades adjudicadas exclusivamente a las mujeres y en las que los hombres aún no se han incorporado.

    Todas preocupaciones sumadas a la búsqueda constante de la perfección tanto física como la obsesión de atender a todos los cuidados de los demás, nos crea una situación muy grave de estrés que repercute de manera nefasta en nuestra salud, tanto física como mental.

    Es muy importante que aprendamos a tomarnos en serio, a tener en cuenta también nuestras necesidades y no sólo las de los demás, así como no debemos darle tanta importancia a las tareas del hogar ni sentirnos culpables si no podemos llevarlas a cabo.

  2. La doble jornada que realizan muchas mujeres conlleva a una situación de estrés amenazante para salud tanto física como psíquica. La sobrecarga que padece la mujer la convierte en “SUPERWOMAN”, héroe de ficción que está muy lejos de la realidad, por lo tanto, es una situación insostenible cuyas consecuencias drásticas son inevitables.
    Para poder llevar una vida saludable, además, las mujeres tenemos que desaprender mucho lastre histórico, por ejemplo, el ocuparnos del otro antes que una misma, culparnos por no realizar las tareas domésticas en el momento, dependencia o tener miedo al abandono, el modelo sobrevalorado de ideal de belleza, etc. Y debemos aprender a ocuparnos de nosotras mismas, de no preocuparnos en exceso por las tareas domésticas, a ser responsables con nuestras necesidades e independientes,…
    Aunque el hombre está empezando a compartir, aún queda mucha tarea por hacer, la corresponsabilidad aún es muy minúscula. Debemos seguir luchando en esta línea, para conseguir igualdad de género.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s