Ciudad Juárez

 

Sin duda alguna huy en día el peor lugar del mundo para ser mujer, joven y trabajadora es Ciudad Juárez.

Ciudad Juárez es el ícono de la ofensa más grave la violencia hacia las mujeres. Un lugar de crímenes impune a los ojos del mundo. Se calcula que más de mil mujeres han sido asesinadas hasta ahora sin que nadie haya levantado un dedo para protegerlas.

Después de años de impunidad, de descontrol y violencia acallada el Estado de México será juzgado el mes que viene ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la impunidad, la falta de investigación y de actuación frente a los asesinatos de mujeres que se cometieron en Ciudad Juárez en la última década.

Las mujeres  tienen el problema de no saber de quién cuidarse. Y es que en realidad hay que cuidarse de todos los hombres, principalmente de los policías, pero también de los políticos, de los vecinos y de los familiares.

Alrededor de 120 mujeres han sido  secuestradas, desaparecidas, muy posiblemente violadas, torturadas, asesinadas y sus cuerpos tirados en las afueras de la ciudad. Algunas de ellas nunca fueron identificadas. Los asesinos no han sido identificados. Varias decenas más de mujeres también fueron agredidas sexualmente antes de haber sido asesinadas, pero en muchos de estos casos se trató de crímenes pasionales y los asesinos fueron esposos, novios o conocidos de las víctimas.

Para refrenar esta situación Amnistía Internacional presentó el 11 de agosto de 2003, el informe  “Muertes intolerables. Diez años de desapariciones y asesinatos en Ciudad Juárez y Chihuahua”, el cual fue primero rechazado y luego, ignorado. Pero finalmente y gracias a la gran campaña solitaria de personas como Diana Washington o de la Asociación Hijas de Regreso a Casa se solicitará a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se declaró la “responsabilidad internacional” del Estado mexicano “por la impunidad, la falta de investigación, el feminicidio y la violencia de género” en Ciudad Juárez.

 

Anuncios

  1. El feminicidio es una realidad mundial que expresa una concepción extrema de odio y repudio hacia la mujer, por el simple hecho de serlo. La misoginia es la expresión máxima de esta violencia, de la que son víctimas únicamente las mujeres.

    La impunidad y la falta de acceso a la justicia por parte de las víctimas de violencia de género y de los feminicidios en Ciudad Juárez, y por desgracia en muchos otros países del mundo, expresan la existencia de sociedades altamente machistas y conservadoras que no son capaces de reconocer a las mujeres como sujetos sociales en igualdad y equidad.

    Exigir justicia y luchar en contra de la impunidad, utilizando los medios legales y pacíficos existentes, es imprescindible para politizar, cuestionar y problematizar la manera en que el estado y los gobiernos detentan el poder. Es importante reconocer, apoyar y divulgar estrategias políticas como las que las organizaciones de mujeres de México están llevando en contra del estado mexicano, en el caso de los feminicidios en Ciudad Juárez.

  2. Es evidente que el Estado Mexicano tuvo culpa de lo que pasó con esas y muchas otras mujeres. La herencia cultural patriarcal de invisibilidad femenina y discriminación hacia las mujeres no permitieron que México protegiese a estas mujeres . De esta manera, Mexico es culpable por permitir que crimines tan bárbaros ocurriesen en su territorio sin adoptar medidas que pudiesen salvaguardar los derechos humanos de esas mujeres.

    Para mí, el feminicídio es una de las más terribles formas de violación de los derechos humanos, pues el simple hecho de ser mujer las torna en vulnerables en una sociedad patriarcal y desigual. La lucha contra este tipo de crímen no puede terminar, tenemos que seguir luchando contra todo tipo de preconcepto que lleve a la muerte y sufrimiento de las personas.

  3. Es difícil imaginar la frustación que debe causar el hecho de querer denunciar una desaparición o un asesinato y encontrar que son las mismas autoridades, que se suponen tienen la competencia para resolver casos de este tipo, las que minimizan el problema y cuya actuación brilla por su ausencia. El Estado de México es responsable indirecto de las muertes de las chicas de Cidudad Júarez pues ha mirado para otro lado cuando estos delitos han quedado impunes y ahora debe responder por su falta de actuación.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s