Las nuevas tecnologías en el sector bancario en relación con las mujeres

 La introducción de los nuevos métodos de tecnología ha puesto de relieve el problema del colectivo de mujeres en relación al puesto de trabajo, en este caso en ámbito de la banca. Las tecnologías sustituyen con frecuencia el trabajo que puede realizar una persona (la manipulación manual de información se cambia por el teleproceso de esa misma información en soporte magnético) y en las reducciones de plantilla por la introducción de “máquinas” salen mal paradas las mujeres; además muchas de ellas tienen una falta de preparación en el mundo de la técnica, porque como sabemos han sido los hombres los que han predominado en la formación de carácter más técnico (entrar a valorar porqué los hombres son predominantes en estas áreas de formación excede el objeto de este artículo, pero podemos imaginar la intromisión de los mecanismos de socialización para explicar este hecho).

 Las formas de trabajo han cambiado, como es natural, con la incorporación de los medios tecnológicos, así como los métodos de gestión. Pero también se ha visto un proceso que ha perfilado dos tipos diferentes de personas trabajadoras en las entidades bancarias. Por una parte, está el personal dedicado a captar negocios y/o colocar recursos, trabajo relacionado con operaciones de pasivo y activo, que permiten una mayor relación con el público tanto dentro como fuera del propio banco. Se crea así el estereotipo del trabajador bancario ejecutivo-vendedor (ay utilizo aquí el masculino genérico a conciencia porque este perfil es típicamente masculino).

 Por otra parte se encuentra el personal que trabaja principalmente en las ventanillas, trabajo de atención al público para informar al/a la cliente/a, ligado al teleproceso y a las terminales de ordenador y el procesamiento de datos informáticamente, que es menos decisivo para la toma de decisiones importantes relacionadas con la banca. Como habréis imaginado, es en este último perfil de trabajador/a donde se concentran mayoritariamente las mujeres, donde los sueldos son más bajos.

 En los niveles más bajos de empleo en entidades bancarias se quiebran los estereotipos; se crean trabajos que no son feminizados ni masculinizados pero que se jerarquizan y las mujeres quedan ligadas al data entry y los hombres al diseño de programas. Además se crea toda una red de pequeños oficios que surgen dentro de las tareas propias de la banca pero poco cualificadas, como grabación o verificación de datos bancarios, que las realizan sobre todo mujeres en condiciones de auténtica explotación. Todo esto pone trabas a la promoción de las mujeres en el trabajo.

 Sabemos que las tecnologías, como todo, tienen sus ventajas y sus inconvenientes, pero los inconvenientes que presentan en este caso las tecnologías no los producen por sí mismas, sino que es fruto de una manipulación de las tecnologías por parte de las personas que gestionan y dirigen las entidades bancarias. 

Fuentes:

Escario, P. y Alberdi, I.: El impacto de las nuevas tecnologías en la formación y el trabajo de las mujeres. Ministerio de Cultura e Instituto de la Mujer. Serie Estudios, Madrid, 1986.

Ministerio de Cultura e Instituto de la Mujer.: El trabajo de las mujeres. Serie debate. Madrid, 1987.

Anuncios

Un Comentario

  1. La división de tareas por género en el mercado laboral , es un tema muy estudiado, sobretodo para dar a conocer la importante discriminación y diferencias que hay entre mujeres y hombres con respecto a los distintos tipos de trabajos, de cargos y de salarios.

    Cuanto mas alto sea el cargo laboral más predominancia del masculino. Esto conlleva para la mujer una diferencia salarial, menor nivel de formación e implicación profesional, menos posibilidades de ascender en la carrera profesional y desempeñar casi siempre el mismo tipo de trabajo. Los estereotipos de género que se mantienen en el área laboral , deja la dirección y puesta en marcha de proyectos de larga duración para el campo masculino.

    Por supuesto, no en todas las empresas se da este problema, pero una de cada diez personas ejecutivas son mujeres, por lo que se plasma perfectamente la enorme diferencia que existe entre ambos.

    No creo que sea la tecnología la que sostenga la discriminación laboral entre hombres y mujeres, dado que en el siglo XXI la tecnología está introducida en todos los tipos de trabajo ( gracias al avance de la ciencia).

    Lo que creo que tiene que ver en relación al manejo y a las habilidades con la tecnología entre hombres y mujeres es la educación que desde pequeños se inculca hacia realizar diversos tipos de trabajo para niñas o para niños. Se les potencia las habilidades y se les dirige hacia cierto tipo de tareas , generalmente divididas por estereotipos de género.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s