Trabajo doméstico

Imagen extraída de: http://www.incae.edu/es/investigacion-y-conocimiento/blog-clm/wp-content/uploads/2012/02/forges_mujer1-1.jpg

El movimiento feminista a lo largo de la historia ha trabajado mucho para conseguir superar las desigualdades que hemos sufrido, y seguimos sufriendo en la actualidad, las mujeres en los  diferentes ámbitos  de la vida. Sin embargo, es en el trabajo doméstico donde se ha encontrado con las mayores dificultades.

Y es que hoy en día el trabajo doméstico sigue siendo un terreno atribuido exclusivamente a la mujer y al cual se le sigue sin  conceder el valor y la importancia que realmente tiene.

Durante toda la historia la mujer se ha dedicado a realizar las labores del trabajo doméstico, que incluye la crianza de los hijos, el cuidado de los enfermos y las personas mayores, las tareas del hogar… y un sinfín de tareas más por las cuales no recibe ningún beneficio material.

Poco a poco las mujeres nos hemos ido incorporando al mercado de trabajo, un terreno antes exclusivo del hombre, podemos tener un empleo con el que obtengamos a cambio un salario, un trabajo valorado. Sin embargo el hombre no se ha incorporado al trabajo doméstico, sigue realizando su trabajo remunerado y al llegar a casa, la cual se encuentra en perfectas condiciones, se sienta a descansar por el duro día que ha tenido.

¿Es esto igualdad? Bajo mi punto de vista no, y es que parece que a las mujeres nos crecen las desigualdades por todos lados. Cuando conseguimos entrar en el mercado laboral tal y como lo venían haciendo los hombres hasta ahora, resulta que nos encontramos con menores salarios, contratos precarios, imposibilidad de llegar a lo más alto… y además al llegar a casa tenemos que seguir trabajando.

Creo que es necesario que se le otorgue un valor a este trabajo que es tan importante o más que otros que si que están valorados. Todas y todos hemos visto a nuestras madres y a nuestras abuelas desviviéndose por tenernos a todos y a todas bien atendidos. Ellas han sido nuestras enfermeras, nuestras cocineras, nuestras confidentes, nuestro apoyo cuando hemos estado mal… pienso que todo esto merece un reconocimiento.

Anuncios

  1. Estoy totalmente de acuerdo con la idea de que este trabajo debería ser valorado, y me pareció muy interesante cuando vimos en clase el valor económico que tenía y la imposibilidad de que fuese remunerado.
    Ya que no se puede pagar todo este esfuerzo se deberían repartir las tareas entre todos los miembros familiares sin discriminar por razón de sexo.

  2. Seguimos viviendo en un mundo de hombres. Ya podemos trabajar fuera de casa, pero parece que nadie se plantea que los hombres puedan trabajar dentro de ella. El problema vuelve a ser que no se ha atacado a los cimientos de la sociedad en la que vivimos, se han conseguidos muchos logros y se han cambiado ciertos aspectos que afectaban al colectivo de mujeres, pero los valores por los que se mueve la gran mayoría de la sociedad parecen ser fijos. Necesitamos promover un cambio que reconozca la importancia del trabajo doméstico y la labor que las mujeres amas de casa han hecho para que las sociedades funcionen.

  3. Estoy acuerdo con el post y con los dos comentarios. Seguimos viviendo en el mundo de hombre donde los mujeres tienen su sitios en la casa limpiandolo, cuidando a los hijos etc.
    – Pero como podemos valorar el trabajo doméstico?
    – Quien pagaría los mujeres quien estan en casa y trabajan veces mas horas como un hombre en un empresa?
    – Como podemos compartir el trabajo de un hombre en un empresa con el trabajo de una mujer quien esta en casa veces con mas hijos, cocina, limpia, cuida y enseña los hijos y cuando llega su hombre a casa tambien tiene que ser una mujer bella sin estar cansada?
    – Como podemos cambiar esos tradiciones que estan en todo el mundo – en unos partes mas radicalmente y en otros no tanto?
    – O las mujeres solo tienen que aceptar esos tradiciones sin decir una palabra?
    Hay muchos trabajos que las mujeres haces mucho mejor que los hombres, hay mucho aspecto para dar trabajo por un mujer tambien y las mujeres tienen que tener lo mismos derechos como los hombres en el mercado del trabajo.

  4. En junio de 2011, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) adoptó el Convenio 189 sobre el trabajo decente para las trabajadoras y los trabajadores domésticos (C189), reconociendo la contribución de los/las trabajadores domésticos a la economía mundial. Históricamente no todos los trabajos fueron considerados como actividades productivas. Productivos serían sólo aquellas actividades que están orientadas a la producción de bienes o servicios para el mercado. No es contemplado, por tanto, aquella producción que no está estructurada a través de las relaciones mercantiles. Esta producción no mercantil tiene lugar en trabajos que son realizados mayoritariamente por mujeres: casi todas las mujeres, en mayor o menor medida, las realizan y casi todas las personas que las realizan son mujeres. Estamos hablando de la ayuda familiar, del trabajo voluntario y, sobre todo, del trabajo doméstico. Es por ello que el C189 establece un articulado en pro de los derechos de los trabajadores domésticos en materia de contratación, salarios, medidas de protección ante los abusos, condiciones de empleo, etc… e insta a todos sus miembros a adoptar medidas para asegurar la promoción y la protección de los derechos de todos los trabajadores domésticos ya que significaría un aumento de las posibilidades de empleo remunerado. Si las mujeres fuesen remuneradas por el trabajo doméstico y la crianza de los infantes, sus salarios representarían la mitad de los ingresos nacionales según un informe previo a la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer de la ONU, preparado por el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (Unifem).
    En España el avance con respecto a sus derechos laborales y sociales de las empleadas de hogar en materia de contratos, jornada laboral, despido, etc… son evidentes. La Ley 27/2011, de 1 de agosto sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social, integra el Régimen Especial de la Seguridad Social de las Empleadas de Hogar en el Régimen General de la Seguridad social, por lo que se regula la relación laboral de carácter especial del servicio del hogar familiar a través del R.D 1620/2011, de 14 de noviembre.
    El contrato pasa a ser obligatorio por escrito si supera las 4 semanas y si es un contrato de palabra y supera las 4 semanas se convierte en indefinido, también en el contrato por escrito. Este tiene que reflejar la duración, periodo de prueba, salario, etc.
    Con respecto a la jornada laboral de las empleadas de hogar, ya sean internas o externas, esta no debe superar las 40h semanales, y deben de pasar 12h entre jornada y jornada laboral. Otro gran avance es la diferenciación y compensación de las horas de presencia, no pudiendo superar estas las 20h semanales ni más de 80h. semanales las horas extraordinarias. También disfrutaran de 30 días de vacaciones, negociados en 2 o 3 periodos y se benefician del art. 37 del estatuto de los trabajadores como cualquier otro trabajador.
    Con respecto a las bajas médicas se establece un baremo de retención del salario y se especifica que si se trata de un accidente laboral, a partir de julio de 2012, al día siguiente de la baja se le cubrirá el porcentaje de salario establecido. Otro gran avance es disfrutar de 16 semanas de baja maternal cubiertas por la Seguridad Social.
    Con respecto al salario se establece que no pueden percibir menos del salario mínimo interprofesional (641,40€) con dos pagas extras al año. La documentación del salario se realizará mediante la entrega de un recibo individual y justificativo del pago.
    Con respecto a la finalización laboral, si esta se produce cuando acabe la relación laboral o por despido por falta de confianza, la indemnización ascendería a 12 días por año, también se contempla el despido improcedente o el incumplimiento por parte de la persona contratante y la indemnización ascendería a 20 días por año.
    El alta en la seguridad social la debe tramitar la parte contratante, ya sea una o varias personas y el salario variará según los tramos de cotización establecidos de manera oficial en los años corrientes.
    Estas actividades asumidas por las mujeres desempeñan un papel esencial para el buen funcionamiento de las sociedades y las economías que la sustentan, las cuales requieren de aptitudes, experiencias y sentido de responsabilidad que no son reconocidas a pesar de su importancia.
    En nuestro país se adoptaron medidas importantes tras la adopción del C189, solo cabe esperar que la actual situación de crisis no suponga un retroceso en la regulación de las trabajadoras del hogar por un aumento de la economía sumergida.

  5. Este post, me resulta muy interesante porque desde tiempos ancestrales se ha decidido por sistema que la mujer sirve para “reproducir” y el hombre para “producir”. Partiendo de estas dos ideas de la diferencia entre sexos, el reproducir quier decir que la mujer es la persona”indicada” para tener hijos, cuidarlos y tener la casa arreglada para cuando llegue su marido o persona que produce y que por lo tanto, este tiene una esfera muy diferente de movimiento como es la pública.
    Siempre hemos visto a nuestras abuelas y madres hacer las labores de la casa, cuidarnos, llevarnos al colegio, etc. mientras que nuestros padres se levantaban temprano, iban a trabajar y venían a casa para sentarse y esperar que su mujer le pusiera el plato delante de la mesa. “Él estaba cansado”, “ella no”.
    Este sistema de valores, llega a nuestra sociedad actual por patrones muy arraigados a la cultura pero, al igual que los hombres, estas mujeres también trabajan en casa y es una labor que se debería reconocer por su dedicación y empleo a este fin porque gracias a estas mujeres funciona un hogar y la sociedad.
    Debemos hacer que estos trabajos tengan algún tipo de reconocimiento por parte de todo el sistema que se ha generado, siendo este fundamentalmente patriarcal. Y que a las mujeres se les considere trabajadoras porque a diferencia de los hombres, ellas no trabajan 8 horas pero si 24 manteniendo el hogar y a la familia.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s