Imagen

Mujer y ejército, ¿igualdad o diferencias de género?

Mujer y ejército, ¿igualdad o diferencias de género?

El pasado fin de semana, nos visito un conocido, el cual detalló su estancia los pasados seis meses en un cuartel, me alarmaron sus comentarios con respecto a las mujeres, compañeras suyas, en el ejercito.

Sé que no se puede enjuiciar que todos los soldados piensen igual, pero este caso quiero compartirlo, ya que me enfureció.

Según un artículo de la pagina web “Enfemenino.com, mujer de hoy”, la presencia de las mujeres en las Fuerzas Armadas Españolas ha ido en aumento. EL Observatorio Militar para la Igualdad asegura que el número de mujeres soldados ha aumentado el doble en el pasado año, llegando a ser del 12,2%.

Estas mujeres que trabajan dentro de dicha institución corresponden al 37% las que cuentan con un cargo laboral y el 56,2% trabajan en puestos de funcionarias. Con esto podemos ver que aquí también existe el techo de cristal, por el cual los hombres son, en general, los que ocupan los puestos de mayor cargo, aunque algunas mujeres si estén capacitadas para llegar a puestos con cargos que otros hombres no han conseguido alcanzar (mujeres cabos, mujeres tenientes).

En principio este tipo de trabajo no tiene diferencias entre hombres y mujeres. Todos/as llevan el mismo uniforme, todos/as realizan las mismas actividades, todos/as tienen los mismos derechos y deberes… Es decir, las mujeres están perfectamente integradas.

Aun así, existen militares de altos cargos, del ejército antiguo, que no asimilan o no quieren asimilar, con naturalidad, que las mujeres puedan realizar las mismas funciones que un hombre.

En el caso de los jóvenes, al parecer, ven a sus compañeras “como un militar más”, con lo cual es favorable a lo que las mujeres militares desean, que se les reconozca por su trabajo y no se les etiquete por ser mujer.

Con este último párrafo es con el que me voy a quedar para explicar que esto no es del todo cierto, en algunas ocasiones.

Hay soldados jóvenes que no ocultan sus pensamientos machistas, se ha podido escuchar como utilizan estereotipos sociales para referirse a sus compañeras, llegando a clasificarlas e insultarlas.

Aquí entra el caso de un conocido, el cual denomina a sus compañeras como “Machorras”, “Normales” o “un poco Guarras”. Las primeras son las que tienen aspectos y actitudes masculinas, las segundas son las no muy “agraciadas”, las que se dedican a realizar su trabajo o las que tienes pareja o familia, y las últimas son las que van al lugar de trabajo a mantener relaciones sexuales con el que le parezca. Todo lo anterior dicho es una opinión literalmente de este individuo.

El problema está cuando éste reconoce que no solo él piensa así, sino que existe un grupo de compañeros con la misma ideología hacia sus compañeras soldados.

Con esta crítica solo he querido hacer ver que no es tan bonito como lo pintan, que el ejército, donde en principio no existen diferencias significativas y donde cada vez se acepta más la igualdad de los que trabajan allí, es otro espacio más en el que predomina la masculinidad y donde se juzga la figura de la mujer, llegando a estancarla mediante el techo de cristal.

Espero que os haga reflexionar y que opinéis.

Anuncios

  1. Me resulta denigrante ver como gente joven puede seguir teniendo ideas tan sexistas y me hace pensar en lo mucho que debemos seguir luchando por conseguir una igualdad plena y real.
    El paso de la consecución de la entrada de la mujer en el ejército es la primera barrera superada en este mundo militar, pero aún asi siguen existindo miradas que incluso desde dentro lo ven con malos ojos y son los primeros que critican, no dejando que se igualen las fuerzas.
    La manera de seguir luchando es demostrar mediante el trabajo que podemos realizar las mismas funciones tanto hombres como mujeres, es la forma para romper con todas las ideas absurdas que no benefican y que por supuesto son las que ponen freno a la igualdad.

  2. Resulta vergonzoso y desalentador que, a día de hoy, veamos que (a pesar de lo que hemos avanzado para conseguir la igualdad entre ambos sexos) todavía haya personas con unos pensamiento tan machistas. Es insultante ver los términos que se emplean para clasificar a las mujeres. Son clasificadas como si se trataran de objetos.

    Está más que comprobado que las mujeres están capacitadas para desempeñar cualquier puesto de trabajo, lo que ocurre es que algunos hombres no quieren admitirlo, parecen que tienen miedo de reconocer que las mujeres son iguales a ellos.

    Me ha llamado la atención conocer que, incluso en el ejército, las mujeres sigan ocupando cargos menos importantes respecto a los de los hombres. Nuevamente, como bien ha indicado mi compañera, nos encontramos ante el conocido fenómeno del techo de cristal.

    Todo esto no es más que una muestra de cuánto nos queda para conseguir la igualdad real y efectiva entre las mujeres y los hombres. Es indudable decir que una de las principales herramientas para conseguirlo es mediante una educación igualitaria. Ojalá que, con el tiempo, este tipo de actitudes y pensamientos tan perjudiciales para la mujer, terminen por desaparecer.

  3. El ejercito ha sido uno de los trabajos mas masculinizados que ha existido hasta el momento, parecía que la mujer no estaba capacitada para defender sus propio país, sino para quedarse y salir adelante ante los problemas que conlleva un enfrentamiento. Esta claro que la mujer esta capacidad para cualquier trabajo siempre y cuando se les de las herramientas necesarias para poderlo realizar. Pienso que todas las barreas que la mujer se encuentra en este empleo es debido a la sensación de intrusismo que siente el hombre, pues de toda la vida la mujer se ha visto como un ser inferior y débil incapaz de salir adelante por si misma, aunque la historia nos ha demostrado que es todo lo contrario, que en los momentos de adversidad son ellas las que han salido adelante.
    Como en todos los trabajos la mujer aun no alcanza la plenitud laboral, pues en ningún momento son sugeridas para los cargos de responsabilidad, bien porque las ven incapaces de realizar el cargo y por tanto no se los dan o porque la sociedad se encarga de meter con calzador a través de la educación la ineptitud de la mujer hacia los cargos directivos.

  4. Bueno compañeras comentaros que una persona muy cercana a mí, ha sido soldado en el ejercito de tierra, en Melilla.
    Ella me ha contado que todos sus compañeros eran chicos, excepto 2 chicas mas y ella
    Su primer día, dice que fue una experiencia poco agradable. Los chicos al verla llegar empezaron a piropearla, y más de un chico se le insinuó.
    Cuando tenia que ejercer su trabajo con el resto de hombres (cargar cosas o correr durante minutos), los chicos se ofrecían a ayudarla, como si ella no fuera capaz de realizarlo por sí sola, como si fuera menos que ellos, incluso cuando comían y terminaban algún compañero le pedía que recogiera su bandeja también ya que era una chica y ese trabajo le tocaba a ella.

    Poco a poco se fue ganando el respeto de todos (es penoso que en tu propio trabajo, pasando unas pruebas físicas y escritas exactamente igual que los chicos ella tuviera que ganarse el respeto de ellos, como si fuera menos que un chico).

    Ahora, es un alto cargo del ejercito (comandante). Con mucho esfuerzo consiguió, lo que ella quería. Muy pocas mujeres en el ejercito español, han conseguido ser comandantes, a pesar de su preparación. Ella me contaba que mucha de las chicas que han entrado no aguantaban tanto machismo y decidieron irse y buscar otra opción laboral.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s