Desigualdades de género en el mercado laboral

Con el paso del tiempo las mujeres han cambiado su percepción de sus propios roles como madres y como trabajadoras y se han incorporado al trabajo asalariado en busca de una valoración social y una independencia económica. Sin embargo, en el conjunto de la sociedad no se ha producido una transformación similar, puesto que el mercado laboral sigue estructurado de acuerdo a la pauta masculina de trabajo.

En estudios realizados sobre desigualdades de género en el mercado laboral podemos ver, a simple vista, algunos indicadores de discriminación por género, como por ejemplo son: el reparto del trabajo y responsabilidades: trabajo productivo – trabajo reproductivo, tasas de paro: el desempleo femenino sigue siendo superior al masculino, la segregación del mercado de trabajo: se observa una fuerte segregación tanto vertical como horizontal, las diferencias salariales, etc. Las consecuencias de estas diferencias laborales se manifiestan a todos los niveles, quedando siempre las mujeres en una situación de desventaja.

Se pueden diferenciar tres factores como muestra de las diferencias de género en el trabajo: la asignación de tareas basada en el sexo de los trabajadores, devaluación de la mujer y de su trabajo que desencadena un diferencial de salarios y la construcción del género en el trabajo por parte de empresarios y trabajadores.

A pesar de que las mujeres representan la mitad de la población mundial y realizan dos tercios del trabajo, reciben solamente una décima parte del total del salario.

Actualmente se sigue observando que la segregación jerárquica todavía es muy fuerte y que las mujeres ocupan generalmente los puestos de trabajo de los niveles inferiores y los trabajos peor remunerados en la mayoría de las organizaciones. Sin embargo, si hablamos a nivel organizacional, hombres y mujeres pueden trabajar en ocupaciones muy segregadas, aunque si pueden trabajar juntos en lugares de trabajo integrados.

Por tanto, las mujeres tienen que defender su derecho al trabajo remunerado en los sectores privado y público, su derecho a mejores condiciones de trabajo remunerado y su derecho a modos más equitativos de compartir y apoyar el trabajo de cuidado no remunerado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s