La mujer, un papel diferente en la economía.

El papel de la mujer en la economía es muy débil, ya que no se valoran las funciones de la mujer respecto al  trabajo remunerado o al trabajo no remunerado.

Si hablamos de trabajo no remunerado las mujeres aportan grandes cantidades de este tipo de  trabajo, puesto que dedica mucho tiempo a las tareas del hogar, cuidado de los/las hijos/as, otros familiares, etc. las mujeres se dedican a trabajar dentro y fuera de la casa y ellas solas han organizado todo su tiempo para poder cumplir todas las funciones que se le han otorgado por el simple hacho de ser mujer,  de esta forma también aportan a la economía, aunque sea de una manera in-visibilizada y no contabilizada.

Para este caso, mencionar la metáfora del icerberg, la parte que aparece sobre el agua,  representa el capital y el trabajo asalariado, y, otra parte, bajo el nivel del agua, invisible, representa el trabajo doméstico gratuito de las mujeres. Esta metáfora explica perfectamente la visión del papel femenino en la economía, porque respecto a la mujer el trabajo de reproducción de la capacidad de trabajo como madre o esposa no esta valorado, directamente, ante los ojos de las personas, no se considera como trabajo.

Por otro lado,  la imagen de la mujer en el trabajo remunerado lucha ante mil dificultades para que se valore su capacidad ante dicho trabajo, sea la profesión que sea. Su gran impedimento es el conocido como techo de cristal, este termino explica muy bien como la mujer tiene una gran limitación para avanzar en sus carreras profesionales, puesto que siguen habiendo diferencias notables en cuanto a las horas de trabajo remuneradas, las condiciones de trabajo y en la participación a tiempo parcial, etc. a las mujeres no se nos valora el esfuerzo tanto como a los hombres y tampoco se nos deja acceder a los cargos de alta responsabilidad, nos ponen una gran dificultad para alcanzar por ejemplo la gerencia o presidencia.  Por tanto, es difícil de sobrepasar este obstáculo pero no imposible, para ello se lucha día tras día, con el objetivo de  que se reconozcan las mismas oportunidades para hombres y mujeres en el ámbito laboral y muchos más campos de la vida.

Para lograr la igualdad de oportunidades entre  mujeres y  hombres, la cual tendría una gran repercusión en la economía, se requieren un conjunto integrado de políticas que promuevan y apoyen el empleo femenino para que las mujeres puedan desarrollar plenamente su potencial en el mercado de trabajo, y puedan optar a los mismos puestos y cargos que los hombres.

Una frase de Sandra Quintela dice así ” A partir del análisis, sabemos que todo recae en la vida cotidiana, Es en la vida cotidiana que las cosas cambian. Hoy y ahora.” Con ella me gustaría visibilizar que los cambios se hacen día a día, paso a paso y desde el terreno de la vida diaria, teniendo de base una educación no sexista e inculcando los valores de la igualdad entre mujeres y hombres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s