Helena Costa es la primera mujer entrenadora de un equipo de fútbol profesional en Francia

La portuguesa Helena Costa, de 36 años, será a partir de la próxima temporada la entrenadora del Clermont Foot 63, de Segunda División, por lo que se convertirá en la primera mujer en dirigir a un equipo masculino de fútbol profesional en Francia.

 

En nuestra sociedad, el fútbol es un deporte masculinizado y supone un área laboral mayormente vetada al acceso de la mujer. Podemos ver incluso como en los equipos femeninos los entrenadores son hombres. Por lo tanto, existe en este nicho profesional una gran brecha. En este sentido que una mujer alcance éxito superando todas las barreras anteriormente comentadas supone un triunfo para lograr la necesaria igualdad.

Por otro lado, las mujeres encuentran más obstáculos en su crecimiento profesional: cuantos más altos son los puestos se hace evidente el menor número de mujeres que los ocupan.

Vivimos en una sociedad donde, todavía, hay roles claramente diferenciados para las mujeres y los hombres, para los chicos y para las chicas. Estos roles suponen un hándicaps a la hora de universalizar el deporte.

Por ello, Helena Costa rompe estereotipos ligados a la masculinidad del deporte, llega al Clermon Foot 63 después de haber pasado por la cantera del Benfica, haber dirigido a los equipos femeninos de Odivelas, y a las selecciones nacionales de mujeres de Catar e Irán, y después de haber trabajado como ojeadora del Celtic. A pesar de su éxito profesional es conocida en su país como ‘Mourinho con falda’.

Pero lo cierto es que no son iguales, cada uno tiene su propio estilo de liderazgo.

La entrenadora ha dejado claro su estilo: “Para mí no será diferente que entrenar a las mujeres. El fútbol es el mismo; juegan 11 contra 11“.

La primera conferencia internacional sobre la mujer y el deporte, que reunió a los responsables de las políticas y decisiones del mundo deportivo, a nivel tanto nacional como internacional, tuvo lugar en Brighton, Reino Unido, en 1994. Fue organizada por el British Sports Council (Consejo Británico del Deporte) con el apoyo del Comité Olímpico Internacional. La conferencia examinó específicamente la cuestión de cómo acelerar el proceso de cambio para rectificar los desequilibrios que enfrentan las mujeres al participar en el deporte. La finalidad fue incrementar la participación femenina en el deporte a todos niveles, y en todas las funciones y roles.

Ha pasado mucho tiempo de aquella conferencia pero la igualdad en el deporte (y en todos los ámbitos) aún no termina de mejorar. Pues es conocido por todas y todos que, en el deporte, sigue habiendo muchas mujeres que no tienen contrato laboral ni están consideradas como deportistas profesionales.

Por ello, en el Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades 2008-2011 se incluye en el objetivo 5 (relacionado con el deporte) potenciar la integración de la perspectiva de género en las actividades deportivas realizando campañas para el fomento del ejercicio físico y la práctica deportiva en las mujeres y niñas, promoviendo la formación de las mujeres como gestoras, entrenadoras, árbitras, investigadoras y periodistas deportivas.

El nombramiento de Costa ha suscitado mucha atención mediática y reacciones diversas, como la de la ministra francesa de Deportes y de Igualdad de las Mujeres, Najat Vallaud-Belkacem que declaró a través de la red social Twitter “Bravo al Clermont Foot por comprender que hacer sitio a las mujeres es el futuro del fútbol profesional“.

Desde hace años, la FIFA permite que árbitros femeninos piten partidos masculinos, con ejemplos profesionales como los de Nelly Viennot en Francia o María Luisa Villa en España. También hay presidentas de equipos profesionales, como la exnadadora Patricia Amorim en el Flamengo brasileño, la italiana Rosella Sensi en el Roma o la española María Teresa Rivero, que presidió el Rayo Vallecano entre 1995 y 2011.

Y aunque el caso de Helena Costa es pionero en el fútbol francés, sí se han dado casos en otros deportes en Francia, como el de la rumana Elena Groposila, que hace tres meses se convirtió en entrenadora del Dijon de balonmano masculino. Antes, en noviembre del 2013, Aaudrey Zitter fue nombrada responsable técnica del equipo de rugby XVII Los Diablos Rojos de Montpellier.

Ahora bien, también pensamos que la mujer debe participar en el cambiante mundo laboral desde su feminidad y no adoptar un estilo de liderazgo masculino para tener éxito.

Es fundamental promover la igualdad en el deporte, teniendo en cuenta las diferencias existentes entre mujeres y hombres, pero sin que éstas limiten sus posibilidades.

http://www.prensalibre.com/deportes/futbol_internacional/Helena_Costa-entrenadoras_de_futbol-mujeres_como_tecnico-Portugal_0_1133886707.html#sthash.jp39dIuN.dpuf

http://deportes.elpais.com/deportes/2014/05/08/actualidad/1399577958_262707.html

Anuncios

  1. Gracias Lola por tu artículo.
    Es una buena noticia leer este titular en un periódico como ejemplo de superación y lucha por conseguir la igualdad en el mundo del deporte, aunque opino que la mejor noticia sería que este enunciado no fuera noticia, puesto que no se consideraría como algo aislado que las mujeres ocupen estos puestos en el deporte, pero desgraciadamente hoy en día no es así.
    También me planteo ciertas reflexiones ¿cobrará lo mismo que otro entrenador varón de la liga francesa?, ¿como será tratada tanto por los jugadores, como por la afición y los medios de comunicación?, ¿se le criticará por no alinear bien o se le achacará siempre al género los errores que cometa?, ¿que rol asumirá ella?, ¿se esperará más que de cualquier otro entrenador varón?, ¿Qué coste tendrá que pagar a nivel personal?…
    Una buena iniciativa consistiría en trasladar medidas de acción positiva al mundo del deporte, donde lo ideal sería que hubiera la misma representación de ambos sexos en los distintos puestos y así visibilizar a la mujer en este espacio tan masculinizado como es en este caso concreto, el fútbol.

  2. Querida compañera, este interesante artículo me ha hecho reflexionar sobre los diferentes momentos históricos con respecto a la práctica de un deporte como el fútbol. Puedo añadir, que cuando era pequeña, era uno de mis sueños, ser jugadora de fútbol; lo practicaba con los demás niños de mi aldea, entre otras cosas porque era uno de los pocos deportes que podíamos realizar en un lugar sin infraestructuras y con tan solo 30 habitantes. No obstante, por ser la única niña entre unos cuantos chicos, y que jugaba al fútbol, padecí las típicas críticas que todas os podéis imaginar, sin que me importaran mucho, la verdad. Por ello me parece interesante este hecho en el fútbol francés, ya que pueden ayudar a ir cambiando roles y estereotipos absurdos que son los que castran las ilusiones de la gente, y aquí, las instituciones, tienen mucho que decir.

  3. Me parecen ciertamente muy acertadas las reflexiones que plantea Ana. Habrá que seguir pendientes de esta noticia para ver cómo le va a esta señora (aunque, sinceramente, lo veo difícil ya que estamos hablando de Francia y no de España). De momento, ya me imagino que el tradicional insulto “hijo de puta” (que para más inri hace referencia a la madre del entrenador y no a él mismo) no se dirigirá hacia ella, sino que pasará ella misma a ser la “puta”. Obviamente, cuando el equipo pierda será porque la entrenadora es una mujer, y no debería meterse en “cosas de hombres”. A esta señora le queda por oir cientos de veces que debería irse a la cocina.

    Por otro lado, siempre decimos que para que las políticas de igualdad funcionen hay que trabajarlas desde abajo y a edades muy tempranas. Sería algo muy beneficioso para nuestra sociedad que los niños y las niñas vean desde pequeños que los deportes, que mueven masas de gente y tienen tantísima publicidad, son terreno de igualdad. Aún hoy día se tiene la creencia de que ciertos deportes masculinizan a las mujeres y hace de ellas unas “marimachos”. Es decir, se salen del rol que la sociedad tiene definido para ellas.

    Un deporte en el que esto es más que evidente es el fisioculturismo. En los últimos años se ha incorporado una nueva categoría denominada “Bikini” en la que, además de juzgar el físico de las mujeres, se valora la belleza de las competidoras, las cuales pueden ir enjoyadas, con maquillajes de fantasía, purpurina, etc. ¿Y no hay una categoría equivalente para los hombres en la que se valore también su belleza?. Pues no.

    En los últimos meses se está hablando mucho de una joven culturista rusa, Julia Viktorovna. Y se habla de ella por el hecho de que es guapa. No por sus logros deportivos, que no son especialmente resaltables, sino porque tiene “cara de ángel y cuerpo de hombre”. Y esto a pesar de que en ningún momento ha perdido su feminidad, pues se maquilla, viste con vestidos, etc, etc.

  4. Me parece una buena noticia de que una mujer entre en las altas esferas del fútbol un lugar vetado solo para hombres. También señalar que el comentario que realiza nuestra compañera Marta, sobre la educación es el kist de la cuestión. Es desde la educación y desde pequeño donde debemos enseñar y hacer que no se den estos roles en la sociedad en la que vivimos. Y no olvidemos que el deporte es importante en esta edades donde se relacionan con otros iguales y pueden aprender el respeto y la correponsabildad. Que todos somos iguales sin discriminación por cuestiones de raza, sexo….


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s