¿Las medidas de conciliación fomentan la integración laboral de las mujeres?

Image

La conciliación de la vida laboral, familiar y personal es una estrategia que facilita la consecución de la igualdad efectiva de mujeres y hombres. Se dirige a conseguir una nueva organización del sistema social y económico donde mujeres y hombres puedan hacer compatibles las diferentes facetas de su vida: el empleo, la familia, el ocio y el tiempo personal (Ministerio de igualdad, 2010).

La conciliación de la vida laboral, familiar y personal es un tema fundamental para conseguir la igualdad de oportunidades para las mujeres y los hombres con el fin de progresar profesionalmente, atender las responsabilidades familiares y poder disfrutar del tiempo de ocio.

Para conseguir armonizar la vida personal, familiar y profesional es necesario que las empresas destierren la cultura de la presencia del trabajador como indicador de medición de control de sus trabajadores e incorporen sistemas de evaluación más efectivos.

Hoy en día, el tema de la conciliación está muy debatido, y se considera que es de sentido común pero, a la hora de la verdad, esto no se llega a materializar o se materializa difícilmente.

Algunos de los obstáculos que encuentra la conciliación son: factores de índole cultural, como por ejemplo los roles tradicionales de mujeres y hombres, cómo nos han educado en nuestras familias, el papel de la mujer: madre y esposa; la reorganización de los tiempos y espacios de trabajos; el mundo profesional en las empresas; o factores económicos pues la conciliación no es rentable para las empresas.

En la actualidad, con la sociedad del conocimiento, las empresas están viéndose sometidas a importantes cambios organizativos y tecnológicos. Y, sin embargo, las familias han cambiado poco, la responsabilidad sigue incurriendo fundamentalmente en la mujer.

En este sentido, ¿qué medidas podemos implantar para obtener la conciliación en las empresas?

En los estudios internacionales y/o nacionales podemos encontrar algunas de ellas, así existe una investigación sobre la aplicación de las medidas de conciliación en las empresas titulado 1.000-1 Recetas para conciliar, el objetivo o finalidad de este informe es ofrecer un análisis exhaustivo de las medidas de conciliación que las empresas que disponen del certificado EFR (Empresa Familiarmente Responsable) han implantado en sus organizaciones. El número de empresas que han sido objeto de este estudio es 108 y el número de empleados que disfrutan y se benefician de medidas de conciliación asciende a la cifra de 200.000 profesionales. Esta iniciativa EFR es promovida por la Fundación de Másfamilia, que entienden las medidas EFR como el conjunto de acciones con el objetivo de facilitar y posibilitar la conciliación entre los empleados. Ahora bien, también reconocen que estas medidas no valen para todas las empresas.

Algunas medidas obtenidas tras el análisis de las empresas objeto de estudio y con mayor aceptación, son: el horario flexible de entrada y salida; el seguro de vida; y la retribución flexible.

A pesar de estas medidas de conciliación, las mujeres tal y como nos dice Teresa Torns “continúan atrapadas por el tiempo en su vida cotidiana y asumen una mayor carga total de trabajo cotidiano que los hombres” quizás porque la conciliación se pensó bajo la idea de que las mujeres no tienen por qué trabajar laboralmente todo el día. Desde que hay un Estado de Bienestar, la mayoría de mujeres cuando son madres se retiran parcialmente del mercado laboral y asumen el cuidado de los hijos.

Cuando una mujer es madre le cambia toda la vida, ya que los bebés son grandes consumidores de su tiempo. Esto hace que cambie su escala de prioridades, da la vuelta y ahora en primer lugar está su hijo e hija y después todo lo demás, a larga distancia. Pero te das cuenta del cambio que ha sufrido tu vida cuando lo comparas con el cambio sufrido por tu pareja porque el trabajo doméstico y del cuidado no es compartido de manera equitativa.

Así que, ¿qué otras cosas podemos hacer para luchar por la conciliación efectiva?

 

Enlaces de interés

http://www.ib.ccoo.es/comunes/recursos/12/doc22183_Conciliacion_de_la_vida_laboral,_familiar_y_personal._.pdf

www.uoc.edu/portal/_resources/CA/documents/…/estudimasfamilia.pdf

http://www.masfamilia.org/

Anuncios

  1. Querida compañera, mi opinión es que la conciliación de la vida familiar y laboral, depende también, amén de estos factores que aportas, de las propias estructuras internas de las empresas. Creo que hay que hacer un análisis profundo de esto. Las empresas están fundamentadas en base a la productividad, por lo que determinan que una mayor productividad se alcanza con una dedicación mas intensa, en tiempo, a la cadena productiva. Pero esta cadena se concibe en masculino, con resortes patriarcales de producción. Las mujeres tenemos que conseguir cambiar este concepto, y poder demostrar que podemos producir igualmente, trabajando en “femenino”, y aplicando la conciliación sin ningún problema para la empresa.

  2. Muy interesante tu artículo. Creo que la idea fundamental es que antes de la conciliación hay que trabajar en la corresponsabilidad, en el hecho de que las tareas del hogar tienen que ser compartidas para que el acceso al mercado laboral sea efectivo para las mujeres; puesto que si no existe esta idea de corresponsabilidad las medidas de conciliación no pueden ser eficaces jamás, puesto que sería de nuevo la mujer las que tendría que ultilizarlas por tener la carga del cuidados de los/las hijos/as y el hogar y los hombres no se implicarían ya que esa parcela no les corresponde.
    Sería interesante observar en las empresas que tienen horario flexible cuántas mujeres y cuántos hombres lo utilizan para poder llevar o recoger a sus hijos/as al colegio., en su mayoría serían mujeres puesto que no se asume que ese rol le corresponde en igualdad tanto a mujeres como a hombres.

    • Totalmente de acuerdo con Ana. Opino que las posibles medidas de conciliación adoptadas por las empresas no pueden ser de gran valor si no hay una corresponabilidad en el seno de las familias. No hay más que ver cómo el tema de la conciliación de la vida laboral y familiar parece terreno exclusivo de las mujeres. ¿Los hombres no tienen necesidad de conciliar? Pues creo que no, porque sobre quienes sigue recayendo el peso de las tareas de la casa y del cuidado de los/as hijos/as y familiares son las mujeres.
      Esto no quita la necesidad de implantar políticas que favorezcan la conciliación, pero la conciliación entre los miembros de la unidad familiar, no sólo de las mujeres.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s