Micromachismo

MICROMACHISMO es el término acuñado por LUIS BONINO, para designar:

“Las sutiles e imperceptibles maniobras y estrategias de ejercicio del poder de dominio masculino en lo cotidiano, que atentan en diversos grados contra la autonomía femenina”.

“Hábiles artes, trucos, tretas y manipulaciones con los que los varones intentan imponer a las mujeres sus propias razones, deseos e intereses en la vida cotidiana”.

Luis Bonino es Psicoterapeuta y médico psiquiatra y desarrolla desde hace casi 40 años numerosas actividades en los ámbitos de la Salud mental y de la promoción de la igualdad entre mujeres y varones, estando especializado en el abordaje clínico y preventivo de las problemáticas de mujeres y varones asociadas a su socialización de género.

Los MICROMACHISMOS son empleados de forma cotidiana incluso en los varones “normales”; entendiendo por normales a aquellos que no podrían ser llamados violentos, abusadores o especialmente controladores o machistas.

La mayoría de estos comportamientos no son intencionados, ni planificados, sino que son dispositivos mentales, corporales y actitudinales incorporados y automatizados en el proceso de “hacerse hombres”. Se trata de hábitos de acción/reacción frente a las mujeres; otros en cambio sí son conscientes. En cualquier caso, todos forman parte de las habilidades masculinas desarrolladas para ubicarse en un lugar preferencial de dominio y control que mantenga y reafirme los lugares que la cultura tradicional asigna a mujeres y hombres.

Son comportamientos muy alejados de la violencia física, pero tienen a la larga sus mismos objetivos y efectos:

“Garantizar el control sobre la mujer y perpetuar la distribución injusta para las mujeres de los derechos y oportunidades”.

Ejemplos de Micromachismo: (seguro que no os van a resultar desconocidos)

  1. “Monopolizar las decisiones económicas”: Gran cantidad de maniobras son utilizadas por el varón para monopolizar el uso o las decisiones sobre el dinero, limitando el acceso de la mujer a él o dando por descontado que el hombre tiene más derecho a ello.
  2. “Menosprecio del trabajo doméstico”: Negación del valor económico que supone el trabajo en el hogar y el cuidado de familiares y niños.
  3. “Ganar por cansancio”, consiste en obtener lo que se quiere, por agotamiento de la mujer en mantener su propia opinión, que al final acepta lo impuesto a cambio de un poco de paz.
  4. “Decidir sin consultar”: Tomar decisiones sin consultar, ocupar espacios comunes, opinar sin que se lo pidan, monopolizar, etcétera.
  5. “Monopolizar el espacio físico”: en el ámbito hogareño, el varón invade con su ropa toda la casa, utiliza los ambientes, impidiendo el uso de ese espacio común, monopoliza el mando del televisor.
  6. “Desentenderse por torpeza””: Quizás el más común es aquel en las que el hombre no se implica en las tareas domésticas o familiares porque “no sabe” o porque “ella lo hace mejor”. En este caso, obligar a la mujer a hacer lo que en una relación igualitaria debería ser cosa de dos supone una maniobra  de imposición de tareas que, de forma sutil, genera una importante sobrecarga en ella.
  7. “Asociar a la mujer el cuidado”: Pedir, fomentar o crear condiciones para que la mujer priorice sus conductas de cuidado incondicional (sobre todo hacia el mismo varón), promover que ella no tenga en cuenta su propio desarrollo laboral.
  8. “Tiranizar al enfermar”: Comportamientos de “aniñamiento tiránico” que utilizan los varones cuando enferman, así como la exigencia (generalmente no verbal) de ocuparse de la familia de él, sus amigos, y los animales que tengan en casa.
  9. “Culpabilizar de las discusiones”: Culpar a la mujer de toda disfunción familiar (con la consiguiente inocencia del varón).
  10. “Aprovecharse de la dependencia afectiva”: Se aprovechan de la dependencia afectiva de la mujer y su necesidad de aprobación para promover en ella dudas sobre sí misma, sentimientos negativos y, por lo tanto, más dependencia.
  11. “Pelearse con sus familiares y amigos”: Peleas y discusiones con terceros con los que la mujer tiene vínculos efectivos a través del relato de historias sesgadas, secretos, etcétera.
  12. “Descalificación por falta de femineidad”: Descalificación de cualquier transgresión del rol tradicional de las mujeres.
  13. “Negativizar logros”: Redefinición como negativas, de cualidades o cambios positivos de la mujer.
  14. “Hacerse el tonto”: Apelar a la inconsciencia (“No me di cuenta”), a las dificultades de los varones (“Quiero cambiar, pero me cuesta”), a las obligaciones laborales (“No tengo tiempo para ocuparme de los niños”), a la torpeza, a la parálisis de la voluntad (“No pude controlarme”).
  15. “Encerrarse en sí mismo”: No contestar, no preguntar, no escuchar, hablar por hablar sin comprometerse, etcétera.
  16. “Cambiar para que todo siga igual”: Maniobras consistentes en hacer regalos, prometer ser un buen hombre, ponerse seductor y atento, hacer cambios superficiales, sobre todo frente a amenazas de separación. Se realizan modificaciones puntuales que implican ceder posiciones provisoriamente por conveniencia.

 

Definición de Micromachismo:

https://es.wikipedia.org/wiki/Micromachismo

En el apartado referencias viene toda la información sobre el tema.

 

Entrevista a Luis Bonino Méndez:

https://www.youtube.com/watch?v=3A8RhjiX0mE

Habla de la situación general, introduce el término y pone dos ejemplos.

 

El machismo invisible y los Micromachismos:

https://www.youtube.com/watch?v=-oLWb0021P8

Profundiza sobre el tema.

 

¿No te ha pasado que…? – Micromachismos | eldiario.es:

https://www.youtube.com/watch?v=WVRKdakH6fw

El Micromachismo visto desde el otro lado.

 

El machismo que no se ve (Documentos TV – 2015):

https://www.youtube.com/watch?v=YRWpzQuW7NE

Es más general pero trata temas tratados en la asignatura.

 

 

 

Anuncios

  1. Hola josemalbarran, me ha llamado mucho el tema escogido para este primer comentario. La verdad que el concepto de “micromachismos” es un tema que en los últimos tiempos se utiliza mucho dentro de las corrientes feministas. Hay incluso autoras (no recuerdo si autores) que señalan que la propia designación de “micro” desprestigia o quita importancia al hecho de que esos pequeños gestos siguen siendo una perpetuación en nuestros días del machismo y no están muy de acuerdo en última instancia con esa acuñación. No obstante a mi si me parece al menos acertada pues como bien defines en tu artículo son cosas de la vida cotidiana, pequeñas en tamaño, que suelen pasar muy por alto. Gracias por tu aportación, muy interesante.

  2. Buenas compañero, leída tu aportación al blog, puedo decir que me resulta bastante interesante el concepto de “micromachismo”. Se trata de acciones y hechos habituales en el día a día y que, desde un sistema patriarcal tanto hombres como mujeres todavía asimilan como normales tales conductas. La inferiorización de la mujer y distinción de personas en base a su género, no es más que una construcción social tan arraiga culturalmente que, erradicar en su totalidad dicha lacra, se torna incluso utópico. Esto también no se ve solo en el entorno doméstico; en otros ámbitos públicos como el laboral, la mujer soporta ciertas situaciones que bien pueden ser englobadas en esta categoría de micromachismos. Desde el enfoque de género y la lucha por la justicia social, visibilizar esta problemática y hacer ver la “anormalidad” de cosas consideradas “normales”, es un paso imprescindible. Por tanto, concluyo diciendo que GRACIAS por transmitir este mensaje y subrayar que existen circuntancias que no deben tolerarse sino transformarse desde la igualdad.

  3. Buenas compañero, leída tu aportación al blog, puedo decir que me resulta bastante interesante el concepto de “micromachismo”. Se trata de acciones y hechos habituales en el día a día y que, desde un sistema patriarcal tanto hombres como mujeres todavía asimilan como normales tales conductas. La inferiorización de la mujer y distinción de personas en base a su género, no es más que una construcción social tan arraigada culturalmente que, erradicar en su totalidad dicha lacra, se torna incluso utópico. Esto también no se ve solo en el entorno doméstico; en otros ámbitos públicos como el laboral, la mujer soporta ciertas situaciones que bien pueden ser englobadas en esta categoría de micromachismos. Desde el enfoque de género y la lucha por la justicia social, visibilizar esta problemática y hacer ver la “anormalidad” de cosas consideradas “normales”, es un paso imprescindible. Por tanto, concluyo diciendo que GRACIAS por transmitir este mensaje y subrayar que existen circunstancias que no deben tolerarse sino transformarse desde la igualdad.

  4. Buenas tardes compis! Me ha encantado el comentario, llamar a esta práctica cotidiana “micromachismos” como quitándoles importancia nos hace reflexionar de hasta que punto se intenta INVISIBILIZAR esta violencia sútil, totalmente de acuerdo con las compañeras y sus aportaciones. Y es que no nos damos cuenta, pero están ahí: el coche que se para al lado de una mujer y el conductor la esté mirando durante un buen rato como si fuera “carne” para comprar, que no se tengan en cuenta las opiniones de las mujeres dentro de los espacios de trabajo de “colaboración” simple y llanamente por el hecho de que “son mujeres”, que la cuenta del bar, independientemente de quien la pida al camarero se la entreguen al hombre, el baño habilitado para cambiar a los bebés siempre es el de mujeres negándoles la posibilidad a los padres, las tareas domésticas, etc. “Están ahí, aunque a veces no queramos verlos”.

    Os dejo el enlace de un vídeo de youtube que en 2 min nos muestra un poquito de esta realidad: https://www.youtube.com/watch?v=Co_z_GbjbHY

    Muchas gracias!

  5. Buenas Tardes compañero,
    Me ha llamado enormemente la atención la definición de micromachismo de tu blog así como los ejemplos expuestos en tu aportación.
    He de decir que por muy extraños que parezcan son un claro reflejo de la realidad y de la vida cotidiana a la cual muchas mujeres deben hacer frente. Bajo mi punto de vista el riesgo reside en la sutileza de estos ejemplos que pueden crear verdaderas conductas de riesgo que pueden desembocar en situaciones de violencia. Como he mencionado anteriormente, la base fundamental es una buena educación, y que las mujeres no sean tolerantes ante este tipo de comportamientos, así como mostrar a los hombres que no han de comportarse de esa forma con nadie.
    Así pues, se fomentaría la existencia de una sociedad igualitaria y sin cabida ninguna a la discriminación, desmontando a su vez los mitos imperantes en el patriarcado patentes en este tipo de comportamientos y actitudes, que una vez más, posicionan a la mujer en un lugar de desventaja frente al hombre.

    Muchas Gracias!

  6. Estimado compañero, gracias por tu aportación, considero de gran importancia el tema que has elegido. Creo que la mayoría de las mujeres nos hemos visto expuestas en alguna ocasión, ya sea en el ámbito laboral, vida cotidiana, relaciones afectivas, a micromachismos. Desgraciadamente muchas mujeres lo consideran como algo natural, aunque actualmente se está tomando conciencia de la necesidad de denunciar este tipo de conductas. Considero que este tipo de comportamientos se resolvería con un cambio de mentalidad que debería comenzar por la educación que recibimos desde pequeños, campañas publicitarias que visibilicen el problema y endurecimiento de las leyes.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s