Acercándonos al concepto de globalización

Incremento del acceso a internet, a nuevas tecnologías, a transportes, a medios de comunicación, expansión de información de y desde todos los lugares del mundo… son algunas de las grandes ventajas de la globalización. El fenómeno conocido como tal, nos ha aportado a la ciudadanía mundial grandes beneficios que pueden verse en nuestro día a día; recursos que hemos introducido en nuestras vidas, que conviven con todos y que vemos ya casi como una necesidad indispensable, sobre todo a nivel comunicativo y de redes. Ahora es más fácil estar en contacto con otras personas desde dos puntos muy distantes, estar al día de todo lo que ocurre en el mundo, recorrer distancias enormes en un tiempo mínimo (ya sea por aire, por tierra o por agua), etcétera. Gracias a conexiones informativas y comunicaciones, las brechas naturales que antes nos separaban tanto a las personas, actualmente han disminuido considerablemente hasta casi erradicarse ¿verdad? Bueno, considero que para contestar a esta pequeña cuestión primero hay que analizar la significación real del concepto y sus repercusiones en relación a otras variables. Entonces ¿Qué es y cómo afecta la globalización en nosotros?

Fundamentándome en los documentales de Voces contra la Globalización emitidos por RTVE en nuestro país y en lo leído sobre el concepto, concluyo con la idea de que, cuando hablamos de globalización hacemos referencia a un fenómeno que, con la revolución tecnológica como soporte, abarca tanto la política, como la economía y las finanzas a nivel mundial, donde el Estado va perdiendo el poder de decisión que pasa sutilmente y poco a poco a las manos de grandes multinacionales, las cuales rigen su actuación en base a intereses propios, teniendo como fin último hacer del mundo un único mercado al que sólo se tiene acceso a través del capital, siendo este factor el detonante de los desajustes sociales que acaba volviendo a dividir a las personas en función de sus particularidades.

Así, como no, volvemos a ver la economía desde el mercado como sistema no solo nacional sino mundial, donde la ciudadanía se organiza y es reorganizada en función de sus características personales. En este caso, voy a asociar la economía no solo con el género sino con la identidad y ciudadanía, conceptos que dan nombre a nuestro máster. Desde el conocimiento buscamos la justicia social y, como se ha comprobado, existen múltiples razones además del sexo que nos diferencian y desde las que parten la discriminación.

Por último, en respuesta a la pregunta planteada sobre las repercusiones de la globalización, enlazo el concepto con algunos aspectos para clarificar sus repercusiones de cara a la ciudadanía:

Globalización y… Empleo

Son varias las repercusiones en este aspecto. Para empezar, ante las dimensiones del “mercado único” y la abundante privatización, se reflejan ausencia de normas que regulen las relaciones laborales desde la justicia social. Además, la mayoría de empresas están estructuradas en dos partes: un equipo dirigente que sustenta el poder y que obtiene privilegios (minoría) y un grupo de contratación numeroso y que posee, aunque grandes cometidos, menores ventajas y, por supuesto, mayor precariedad aunque dispongan de más cualificación y competencias. Este hecho hace que las personas más cualificadas se marchen a otras zonas con mayor potencial económico donde desarrollarse laboralmente y encontrar una estabilidad real. Así, aquellos países menos desarrollados pierden oportunidades de desarrollo desde la fuga de sus personas más formadas y, aquellos otros en crisis, ven disminuidas sus opciones de salida a la situación en este aspecto. Como siempre, acaban ganando los poderosos. Holísticamente, el mercado de trabajo se subdivide según sectores y recursos y con ello aumentan las desigualdades y exclusión sociales en base a factores demográficos, raciales, de edad y, por supuesto, de género. Ciertas formas de trabajo suponen una ofensa para la dignidad humana y se contradicen con los principios y derechos fundamentales sobre los que se constituyen las sociedades modernas.

Globalización y… Cultura

Este fenómeno se desarrolla desde la imposición de un solo “modelo cultural” formado desde las bases del dominante y mayoritario, y no de la inclusión de todos. Por tanto, asimilación y alienación de la ciudadanía a un sistema global donde solo hay cabida bajo patrones “líderes”. En general, se produce una minusvaloración de otras formas de culturas e incluso pérdidas de culturas “autóctonas” a favor de la cultura “dominante”.

Globalización y… pobreza

La injusta distribución de la riqueza natural, la sobreexplotación de los recursos naturales…, causan injusticia social y a los pobres los hacen más pobres. Aquí los sectores más vulnerables vuelven a ser aquellos de los países menos desarrollados, donde sigue existiendo explotación laboral y, dentro de las personas más afectadas, vuelven a encontrarse y destacar las mujeres.

Globalización y… Crisis Financiera

La concentración de grandes masas de dinero en pocos y muy poderosos bancos con ramificaciones a nivel planetario, los denominados “amos del mundo” en el documental, provocan una explosión financiera de proporciones globales. Cuando se produce la crisis empresarial, el capital se refugia en valores más estables como los alimentos, lo cual genera un encarecimiento de los mismos y en consecuencia, lleva a un porcentaje mayor de pobreza a millones de personas que antes de la crisis subsistían.

Entonces ¿es cierto que las brechas naturales que antes nos separaban tanto a las personas, actualmente han disminuido considerablemente hasta casi erradicarse?

Anuncios

  1. ¡Hola Zoila! Me ha gustado el tema elegido y más aún tú forma de tratarlo.
    Me gustaría resaltar un hecho respecto a las repercusiones negativas de la globalización: el de al ser tan dispares las políticas económicas y fiscales estatales y los propios estados, las multinacionales y los fondos de inversión tienen una enorme influencia política en todos los gobiernos del mundo, en tanto que negocian con ellos de “tú a tú”; siendo este el principal problema del absolutamente injusto reparto de la riqueza y de los desajustes que tu mencionas, en tanto qué, los estados no pueden imponer a las empresas grandes impuestos, ni coberturas sociales, ni altos salarios, porque si no, invierten en otro país, incluso de nuestra misma comunidad económica europea, como es el caso de Irlanda, que tras bajar el impuesto de sociedades, consiguió que gran número de empresas se ubicaran allí y no aquí, por ejemplo; de hecho, algunas empresas españolas están emigrando a Irlanda. Lo mismo ocurre con las grandes fortunas a las que no se les aplican apenas impuestos, para evitar que no se afinquen en otros países. ¡Por cierto!, Irlanda crece al 8%.
    Difícil solución tiene este problema: una única fiscalidad internacional; una actuación de los consumidores que eviten consumir productos de empresas que realicen estas prácticas, o en el sentido de tu crítica, abusen de la mano de obra de países pobres; consumir localmente…
    Por supuesto tampoco se puede ir en contra de la globalización.

  2. Estimada compañera, me ha parecido muy interesante el tema que has tratado y de la forma en la que lo has hecho.
    Empezaré respondiendo tu pregunta, ya que, bajo mi punto de vista, las brechas naturales que existen entre las personas no han desaparecido y tampoco creo que lo hagan. Nos encontramos en un mundo globalizado, un mundo en el que gobiernan las grandes empresas y las grandes riquezas existentes creando un gran número de desigualdades entre la población. En cuanto a la tecnología y sus avances, si es cierto que con su ayuda la gente está mejor comunicada hoy en día y no existen barreras en ese aspecto.
    La globalicación en nuestra sociedad no ha repercutido de igual forma a toda la población, ya que, se permite que las grandes fortunas y los países que las contienen actúen de forma libre y descontrolada afectando a los sectores más desfavorecidos dentro de ellos, las mujeres como suele ocurrir siempre. Se debería de poner medidas fiscales y económicas que permitieran un mayor control de estas economías y de las leyes que las controlan a fin de evitar las situaciones que a día de hoy se dan.
    Como bien has reflejado la globalización esta presente en el empleo, cultura, pobreza y crisis financiera, además de muchos otros. Es por ello que estoy de acuerdo con la aportación que el compañero ha realizado acerca de no ir en contra de la globalicación, ya que, gobierna el mundo por completo y todos y todas nos encontramos sometidos y sometidas a su funcionamiento.
    Por ese motivo se hace más que necesario el imponer medidas que regularicen su funcionamiento y equilibren las desigualdades existentes en el mundo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s