EL “GRAN CHOLLO” DEL TRABAJO DOMÉSTICO

Queridos/as compis;

Recapacitando acerca de lo que hemos tratado en las clases, se me ha ocurrido hablar acerca de este tema, ya que, analizando los diferentes documentos que tratan de darle una verdadera valoración económica al trabajo doméstico me quedo con la sensación de que esa aproximación nunca será 100% real, ya que el trabajo doméstico supone un verdadero chollo para la economía y ahora paso a explicar mis razones.

En primer lugar considero importante definir que es el trabajo.

Según Recio (1997) el trabajo es considerado como la actividad humana orientada a la satisfacción de necesidades a través de la producción de bienes y servicios, y cuya actividad puede ser realizada en diferentes contextos.

Para poder entender los diferentes contextos sociales en los que puede desarrollarse el trabajo es importante distinguir:

– Fuera del mercado:

  • Trabajo Doméstico
  • Trabajo Voluntario
  • Trabajo Esclavo
  • Trabajo Feudal

– Dentro del mercado

  • Trabajo Autónomo
  • Trabajo Asalariado
  • Trabajo Cooperativas

Analizando esta distribución me llama poderosamente la atención el hecho de que el trabajo doméstico este en la misma clasificación que el trabajo voluntario, el trabajo esclavo o el trabajo feudal, desvalorizando por completo lo que supone para la economía y la sociedad el trabajo doméstico. Pero vayamos más allá y definamos que es el trabajo doméstico para que este clasificado de esta forma.  Según Picchio (2001) el trabajo doméstico se define como el mantenimiento de los espacios y bienes domésticos, así como del cuidado de los cuerpos, la educación, la formación, el mantenimiento de las relaciones sociales y el apoyo psicológico a los miembros de la familia.

Teniendo en cuenta la importancia que el trabajo doméstico tiene para el desarrollo de las personas y para la sociedad en general es sorprendente que no se considera como un trabajo remunerado,  y a pesar de ello los beneficios que supone para la economía son enormes, tales como:

  1. Amplia la renta monetaria
  2. Expande el nivel de vida
  3. Produce trabajadores y trabajadoras
  4. Proporciona capacidades personales para que las personas sean productivas
  5. Facilita procesos de apaptación
  6. Absorben las tensiones

Dicho esto, ¿Que hay mejor que sacarle provecho al trabajo doméstico? ¿Que mejor chollo que recibir aquello que se necesita sin tener que pagar por ello? ¿Qué mas da si son las mujeres quienes más se encargan del trabajo doméstico? Pero, ¿Que pasaría si esto cambiase? ¿Qué pasaría si se empezase a remunerar los aportes producidos por el trabajo doméstico?

Bajo mi punto de vista se produce una gran desvalorización del trabajo doméstico y es que son las mujeres quienes en mayor medida son las encargadas del trabajo doméstico y todo lo que ello conlleva, y es que se produzca una discriminación en el ámbito laboral debido al gran número de horas que deben ocupar con las tareas del hogar y el cuidado de la familia que le impiden poder trabajar en el mercado laboral. A pesar de que tal y cómo se especifica en la EPA 2009/2010 se ha dado un aumento de la participación masculina en las tareas domésticas, sigue dándose una diferencia en cuanto a la participación en el trabajo no remunerado.

En concreto y siguiendo la misma EPA de 2009/2010 , un 91.9% de las mujeres dedican a tareas que tienen que ver con los cuidados y el hogar un total de 4 h y 29 min diarios mientras que en los hombres se reduce a un 74.7% y a 2 h y 32 min. Como se puede observar la diferencia es más que significativa, ya que, el gran número de horas que las mujeres mayoritariamente han de dedicar a las tareas domésticas les dificultan en gran medida el poder optar a un trabajo en el mercado laboral y a poder emplear su tiempo en otras actividades.

Pero estas trabas para las mujeres suponen un verdadero “chollo” para la economía, ya que, mantienen a las mujeres dentro del ámbito privado produciendo bienes y servicios a coste 0 que más tarde van a suponer verdaderos beneficios para la economía y la sociedad. Si bien es cierto que se pueden fomentar la elaboración y aprobación de algunas politicas que puedan contribuir de algún modo en el desarrollo familiar, pero suponen un mero parche al verdadero problema.

Las mujeres y permitidme que sólo hable de ellas, ya que, suponen la gran mayoría de población encargada de las tareas domésticas, se ven sometidas a una exclusión del mercado laboral, a poder vivir acorde a sus necesidades y sus deseos por tener que encargarse del cuidado de hogar y familias sin recibir por ello remuneración alguna. Así pues, considero que debe de seguir realizándose aportaciones y estudios acerca de la valoración real que ha de tener el trabajo doméstico y de este modo hacer sentir incómoda a la economía para que de este modo comienze a valorar aquello que está “exprimiendo” de forma totalmente gratuita pero ocasionando grandes consecuencias personales a la ciudadanía.

 

 

Anuncios

  1. Amiga Alicia,
    una aportación significativa, cercana e importante. Perpleja me he quedado con los primeros datos que aportabas: el trabajo doméstico está incluído en un grupo en el que también pertenecen los trabajos voluntarios, esclavos y feudal. Evidentemente tiene sentido, en el sentido de que no es remunerado, pero por el contrario, no tiene sentido alguno que el trabajo doméstico se pueda comparar con el resto de los trabajos pertenecientes al grupo. Es la primera forma de desvalorizar el trabajo en el hogar que como bien has dicho, aún en el siglo XXI hay que calificarlo como un trabajo meramente femenino, sin que se sientan incomprendidos los hombres que ayudan en las tareas del hogar.
    El “chollo” del que hablas me ha hecho reflexionar completamente sobre el entramado social y laboral en el que nos ha tocado vivir. Totalmente estoy contigo en que a coste “0”, la sociedad se libra de la presencia femenina en las empresas además de que ellas mantengan en perfecto estado su ámbito familiar. Una injusticia que nos va a costar mucho cambiar..

  2. Querida compañera, me ha gustado mucho tu post. Me ha sorprendido mucho que el trabajo en el hogar se “meta” en el grupo de trabajos esclavistas o feudales, que por otro lado tiene sentido, ya que el patriarcado se ha encargado de que así sea. En mi corta vida profesional, tengo 25 años, he trabajado de todo, de niñera, de limpiadora, de la chica de los recados..en fin. Y la verdad es que me he dado cuenta que esta muy mal pagado, porque no le dan la importancia suficiente al trabajo que se realiza de cuidados o trabajo en el hogar. Y es por esto, porque se considera como trabajo esclavista, o voluntariado, no se reconoce el trabajo que lleva realizarlo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s