Renta básica, ¿una posible solución para la eliminación de las desigualdades?

La renta básica es una medida que genera polémica cuando se habla de ella, pero ¿en qué consiste exactamente? La renta básica es una aportación económica por parte del Estado a toda la ciudadanía de un territorio, de manera individual (independientemente de la unidad familiar) y sin ninguna excepción (sin importar si la persona es rica o es pobre). Hay que aclarar que cuando se hace referencia al Estado, puede ser a nivel de país, de comunidad autónoma o de ciudad. La cantidad económica que se le entregaría a cada ciudadano/a dependerá del lugar donde se implante la medida, pero debe ser superior al umbral de la pobreza para poder garantizar que se cubran las necesidades básicas.

Quienes defienden esta propuesta, que pueden ser de ideologías muy diversas (por ejemplo, en Finlandia es apoyada por el sector conservador, mientras que en España es apoyada por sectores de izquierdas), presentan una serie de argumentos a favor. El primero sería la eliminación de la pobreza, ya que se cubrirían las necesidades básicas de las personas. Otro aspecto positivo es que las personas conseguirían independencia económica, ya que con la renta básica no se verían obligadas a depender de terceras personas. En el caso de las personas jóvenes, les ayudaría a emanciparse más fácilmente y a no tener que aceptar los trabajos denominados “basura”. Además, esta medida podría mejorar la situación de las mujeres. Por ejemplo, muchas son las mujeres que se dedican a la realización de las tareas domésticas, pero este trabajo no es remunerado a pesar de su importancia para la sociedad. Si se les proporcionara una renta básica, se les estaría otorgando una independencia económica que actualmente no tienen. Por último, se simplificaría la labor administrativa relacionada con los subsidios actuales, ya que serían eliminados al no ser necesarios. Esto permitiría a los trabajadores y a las trabajadoras sociales realizar su trabajo centrándose más en la solución de los problemas de exclusión social que en el cumplimiento de requisitos para que una persona reciba una subvención.

Existen también personas que están en contra de la renta básica por diversos motivos. Uno de los argumentos es que las personas no querrán trabajar, ya que el hecho de percibir una renta básica hará que pierdan el interés por encontrar un empleo. Otro argumento en contra es la inviabilidad de la medida al requerir un gran gasto económico que, con la situación económica actual, hace imposible su puesta en marcha.

En relación al primer argumento, hay que señalar que la mayoría de las personas no se conformarían con tener lo mínimo, sino que intentarían incrementar sus ingresos para aumentar su nivel de vida. Las personas elegirían los trabajos en los que desean trabajar y no elegirían trabajos en los que son explotados o que ahora solo los eligen porque lo necesitan para vivir. Además, hay que considerar que el trabajo no solo es aquel por el que se recibe una remuneración, sino que existen otro tipo de actividades, como las tareas del hogar o el voluntariado, que también son trabajos. Con la renta básica, las personas que realizan trabajos no remunerados, tendrían ingresos económicos.

Respecto a la viabilidad de la renta básica, actualmente hay informes que demuestra que es posible su aplicación solo con una reforma integral del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), como publican Arcarons, Domènech, Raventós y Torrens en su artículo, “Un modelo de financiación de la Renta Básica para el conjunto del Reino de España: sí, se puede y es racional”, donde resumen las modificaciones necesarias para la aplicación de la Renta Básica en España. Además, señalan que han realizado los cálculos sin incluir nuevos impuestos, sin incluir posibles datos sobre la lucha contra el fraude fiscal y sin eliminar gastos que, para los autores, podrían ser suprimidos.

Es cierto que parece difícil incorporar este tipo de medidas, pero existen países que ya se están planteando su incorporación, por ejemplo, Finlandia, que ha programado una renta básica de 800 euros. Habrá que ver cómo funciona, pero en mi opinión, habría que empezar a replantearse su incorporación como solución a las desigualdades y como solución a problemas futuros que ya están empezando a surgir, como son la falta de empleo debido de los avances tecnológicos.

 

Páginas web consultadas

Modelo de financiación de la renta básica para España: http://www.redrentabasica.org/rb/rrbantigua_1184/

Preguntas frecuentes sobre la renta básica: http://www.bin-italia.org/pdf/RBcastella.pdf

Renta básica en Finlandia: http://www.eldiario.es/alternativaseconomicas/Renta-basica-finlandesa_6_461663858.html

Información sobre la renta básica: http://www.redrentabasica.org/rb/

Necesidad de garantizar la existencia material a toda la población: http://www.redrentabasica.org/rb/la-necesidad-de-garantizar-la-existencia-material-a-toda-la-poblacion/

Anuncios

  1. Buenas compañera. Este ha sido uno de los grandes temas de debate durante el transcurso y desarrollo de las clases de esta asignatura. Mi opinión creo que quedó clara desde un inicio y es que, se requiere de una transformación y cambio de mirada y metodología de la economía y su funcionamiento en España, para poder hacer viable esta opción. Sin embargo, para nostras nada es posible; así, desde la utopía, considero la RB como una de las soluciones o vías en este marco y sistema capitalista para el logro de una mayor igualdad no como una ayuda, sino como un derecho por el hecho de ser persona (indistintamente del género). Conseguir extrapolar esta idea a la praxis, beneficiaría a largo plazo la estabilidad de la ciudadanía en general y, además repercutiría favorablemente en la perspectiva de género al disminuir barreras. Moreno dijo ya en 2003 cuando hablaba de Estado del Bienestar y ciudadanos que “la ‘renta básica’ sería el reflejo institucional de los derechos sociales de ciudadanía, cuyos efectos paliarían y hasta eliminarían las situaciones de pobreza y de exclusión social (…) siendo una prestación modesta pero suficiente para cubrir las necesidades básicas de la vida a pagar a cada miembro de la sociedad como un derecho, financiado principalmente por impuestos y no sujeto a otra condición que la de ciudadanía o residencia”. Su resaltación en la definición del DERECHO de ese recurso para el bienestar de la persona desde un servicio de cobertura de las necesidades básicas pone énfasis en una prestación que no solo surge como economía de mayor calidad de vida sino que alude a una herramienta de supervivencia en un país en el que, por determinados factores, muchos ciudadanos poseen gran vulnerabilidad y precariedad de subsistencia al no disponer de medios para paliar carencias cruciales como la alimentación y salud. Así, Campillo entre otras desde sus propuestas feministas nos habla de la RB como un fenómeno que contribuye a un mayor estado democrático desde un “derecho a la existencia” y que, a las mujeres concretamente, les supondría un avance en su libertad y autonomía respecto de los hombres; es decir, que, en definitiva, podría ser un impulso a favor de la justicia e igualdad sociales.

  2. Buenas tardes,
    siendo una alumna no presencial se tiene la desventaja de no participar en clase en unos debates tan interesantes. En cuanto a la renta básica considero que, como todo, tendrá sus inconvenientes, pero yo lo veo desde un enfoque positivo. No comparto las opiniones que dicen que las personas no querrán trabajar y perderán la motivación para ello y el interés para buscar un trabajo. Yo, como opinión personal, lo veo como una ayuda económica que sirve para ilusionar al/a la percibidor/a con buscar la forma de mejorar y alcanzar metas y objetivos contando al principio con una cuantía económica baja pero que poco a poco pueda ir prescindiendo de ella y valerse uno/a mismo/a con los logros conseguidos.
    Muy interesante tu aportación compañera, gracias!

  3. Buenas compañera! Es muy interesante el tema que comentas, no solo por la parte social y que para la ciudadanía tendría, sino por el tema de la igualdad que es el tema que nos interesa en esta asignatura. Considero que esta medida no haría que la gente no trabajase, quien no quiere trabajar no lo hará aunque no le den una renta, y creo que el estado puede hacerse cargo de una renta básica para la ciudadanía, con sus pros y sus contras, pero con las medidas oportunas puede llevarse a cabo. Una de ellas sería que los que más tienen paguen más, y lleven el peso de la economía que les corresponden.
    Centrándome en el tema de la asignatura, comparto la idea que para las mujeres esta medida las beneficiaría en el sentido de que le aportaría la libertad e independencia económica que dadas las circunstancias laborales, tanto en los tipos de contratos, a tiempo parcial, que son mayoritarios de ellas, la tasa de paro más alta, y un largo etc. Aunque por otro lado, y como todo, tendría a mí parecer una parte negativa, a algunas, por no decir muchas, las terminaría de sacar por completo del mercado laboral, relegándolas al ámbito privado del que tanto trabajo estás costando salir.
    Un saludo!

  4. Tras leer tu entrada, y ya de hecho estaba dándole vueltas al tema desde que se planteo en clase, voy a leer el citado informe: “Un modelo de financiación de la Renta Básica para el conjunto del Reino de España: sí, se puede y es racional”, pero de antemano, por propio sentido común, entiendo que es una medida imposible de llevar a cabo: 46.000.000 de personas x 600 € y 12 meses = 331.200 millones, lo que supone el 33% del PIB nacional. ¡Que barbaridad!.¿Cómo se pagaría?

    No debemos olvidar, que todos estos gastos necesitan de ingresos que se obtienen a través de los impuestos o pero aún de incrementar el Déficit y la Deuda. Con lo que nuestra Economía pasaría a ser aún menos competitiva, ya que parte de estos impuestos -la mayor parte- lo pagarían las empresas, lo que incrementaría sus costes, y debido a la Globalización, nuestros productos “caros” no se venderían en el exterior, y además pasaríamos a comprar más productos en el extranjero, con lo que nuestra Balanza comercial será muy deficitaria; además, se contraería la Oferta Agregada (las empresas reducirían su oferta, ya que al tener mayores costes, ofrecerían menos productos a los actuales precios, necesitando ofrecer a un precio mayor por el incremento de sus costes), y la disminución de la Oferta Agregada supone menor PIB y menor empleo, ya que al ofrecer menos, se produce menos y por tanto se contrata menos. También habría un incremento de los precios (Inflación), por lo que a largo plazo.esos 600 € igual no equivaldrían ni a 300 (por decir una cifra).

    Estudiaré el informe, pero en principio, creo que esto, hoy por hoy, es una UTOPIA, a no ser que se hiciese a nivel mundial, con lo que al hacerlo todos los países, nuestros productos seguirían siendo igualmente competitivos, ya que la subida afectaría a todas las empresas de todo el mundo.

    Si que creo que, como toda utopía, es una META a la que debemos aspirar, de la que no debemos desistir, pero con mesura y sin demagogia.

  5. Pingback: Critica a: Un modelo de financiación de la Renta Básica para el conjunto del Reino de España: sí se puede y es racional. « Género y Economía


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s