¿HAY LAS MISMAS OPORTUNIDADES DE TRABAJO PARA TODAS LAS FAMILIAS?

El desarrollo de esta entrada al blog se basa en una investigación ligada a una reflexión personal, que seguramente se hayan planteado alguna vez alguno/a de ustedes. Y si no es así, creo que es el momento de pensar en ello como otro tema en el que la discriminación por razón de sexo brilla por su total implicación.

El tipo de familia impuesto por el ámbito social y generalmente aceptado y estipulado como el correcto, es el formado por un hombre y una mujer. Además, los roles que adquieren son el de ama de casa, cuidadora de hijos y realización de diversas tareas domésticas para la mujer y el del trabajo externo al hogar para traer el sustento a casa convirtiéndose en cabeza de familia para el hombre. Cada vez más son las mujeres que se incluyen en el ámbito laboral, pero sin eliminar su rol doméstico, por lo que son calificadas como “superwoman

A raíz de este aumento de mujeres trabajadoras externamente al hogar, en España se han hecho diversos estudios y encuestas tanto cualitativas como cuantitativas ligadas al trabajo y a la familia. En su inmensa mayoría, por no decir en su totalidad, se tratan de familias patriarcales que intentan conciliar la vida familiar con la laboral. Estos estudios profundizan temas como los roles que adquieren ambas partes de la pareja formada por familias heterosexuales, así como la incorporación al mercado de la mujer, las dificultades que ello conlleva y las trabas a las que está sometida… etc.

Ya incluso ciñéndonos a los estudios realizados solo de familias heterosexuales podemos comprobar que la realidad que encontramos en el mercado laboral actual no se corresponde con la legalidad, porque como dice en el artículo 14 de la Constitución Española: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”, y evidentemente no es así. Más aún cuando tenemos en cuenta que el mercado de trabajo cada vez es más precario. Se realizan más contratos temporales y menos trabajos fijos, lo que es favorable para los beneficios de una empresa pero poco favorable para la estabilidad familiar, que necesita unos ingresos continuados y estables. Conjuntamente se le añade que la inserción de personas en un trabajo cualquiera no se realiza de igual forma para hombres que para mujeres,  principalmente acogiéndose a que se considera a una mujer menos activa que a un hombre en un rango determinado de edad.

Comprobando la inestabilidad laboral y las desigualdades existentes en las familias heterosexuales en relación con la inserción en un puesto de trabajo, ¿qué posibilidades tienen las familias homosexuales?, ¿quién de cada miembro de la pareja se encarga de las tareas domésticas y quién del ámbito laboral y del sustento?, ¿debe elegir cada individuo de la pareja un rol para adoptarlo y llevarlo a cabo?… Y en el caso de las familias homosexuales formadas por dos mujeres, ¿se duplican las situaciones desfavorables a la hora de incluirse en el mercado laboral?

Tras investigaciones y lecturas, a la única conclusión a la que he podido llegar es que, a no ser que el individuo homosexual compruebe que se encuentra en un ámbito laboral propicio y cómodo en el que pueda libremente expresar su orientación sexual, no suele ocurrir. Ocultan sus vidas en sus puestos de trabajo o incluso construyen realidades ficticias. ¿Es esto ético y moral?, ¿es finalmente productivo para la empresa que uno/a de sus trabajadores/as no se encuentre totalmente cómodo en su lugar de trabajo?… opinen.

Anuncios

Un Comentario

  1. Querida Elena:
    Gracias por tu aportación y por hacernos reflexionar acerca de la pluralidad. Cuanta razón tienes, la sociedad es diversa y eso debería de tenerse en cuenta a la hora de llevar a cabo cualquier tipo de investigación o estudio. Asumir un patrón (hombre, heterosexual, blanco, familia nuclear,…) cualquiera que este sea como “normal” o “unidad de medida” deja, indudablemente, a muchos otros que también existen fuera y que son igual de válidos que el tomado como modelo, estigmatizando y discriminando. Espero que como profesionales sepamos integrar esta visión no solo en nuestra vida privada sino también en nuestra actividad profesional.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s