Baja maternal en familias homosexuales

Como bien se ha comentado en una entrada al blog anteriormente, en España una baja maternal consta de 16 semanas remuneradas al 100%, (que se amplían a dos semanas más en caso de discapacidad del bebé, parto múltiple, a partir del segundo hijo). Siendo obligatorias las primeras seis semanas para la madre, y las diez restantes a repartir entre la madre y el padre indistintamente, teniendo como mínimo el padre 15 días de esas 10 semanas, (que se amplían a 17 días en caso de parto múltiple y a 22 en caso de familia numerosa)

También se especifica que esta condición se sigue cumpliendo para la adopción o acogida ya sea temporal o permanente, siempre que los/as hijos/as sean menores de 6 años.

Ahora bien, ¿qué ocurre con las bajas maternales o paternales en familias homoparentales femeninas o masculinas?

Es totalmente conocido que existen numerosas dificultades para la mujer de una familia heterosexual en cuanto al puesto de trabajo se refiere. Partimos de que la familia compuesta por un hombre y una mujer es el hombre el que tiene más facilidades para acceder y permanecer en un puesto de trabajo, y es la mujer la que sufre dificultades a la hora de ser contratada, o sufre consecuencias en su puesto de trabajo a la hora de quedarse embarazada o pedir la baja maternal. He aquí un ejemplo de ello que me ha causado sorpresa y finalmente agrado por el desenlace de la historia: https://andet.org/2014/03/15/obligan-a-pagar-dos-anos-de-salario-a-una-mujer-que-fue-despedida-tras-una-baja-de-maternidad/

Lo que no se conoce tanto son las dificultades que este mismo problema por razón de sexo puede ocasionar a familias homosexuales compuestas por dos mujeres. Según fuentes informativas, ya que no he encontrado ninguna ley que especifique o niege lo siguiente, la madre que no da a luz debe realizar unos trámites de adopción para que el hijo de su esposa pueda ser oficialmente su hijo. Esto quiere decirse en resumidas cuentas que, una mujer “A” casada con otra mujer “B”, que tras quedarse embarazada por cualquier método de los posibles da a luz a un bebé, dicho bebé no es legalmente hijo de su esposa “B” puesto que la filiación consanguínea no existe. Y únicamente se reconocerá hijo/a de las dos mujeres en caso de adopción de la que no ha dado a luz.

Partiendo de esa dificultosa base, pasamos al tema de la baja por maternidad. No hay ley que ampre la baja maternal que debe repartirse entre ambas mujeres de la pareja. Evidentemente, para empezar, si el bebé no es reconocido como hijo de una de las mujeres de la pareja, es obvio que se le deniega la baja por maternidad. Y en caso de que se realicen los trámites de adopción, según la ley, ¿deben elegir un rol masculino o femenino para la cuantía de los días de la baja por maternidad?, ¿quién de las dos es la que tiene un mínimo de 6 semanas (correspondientes al rol de la mujer en una relación heterosexual) y quién tiene un mínimo de 15 días (correspondientes al rol del hombre en una relación heterosexual)?

En este caso, existe un vacío legal, y una marginación de las familias homosexuales que al contrario que las heterosexuales, tienen que demostrar tras unos trámites que resultan ser mero papeleo, que sus descendientes son realmente reconocidos como propios. No me parece nada ético, ni moral, y creo que es algo de lo que se tendría que encontrar una pronta solución debido a las numerosas familias homosexuales que van surgiendo y quieren formar una familia fruto del amor de la pareja sin tener que pensar en las dificultades que ocasiona la legalidad del asunto.

Anuncios

  1. Me ha resultado my interesante tu aportación. En relación a los permisos de paternidad y maternidad, creo que es necesario realizar una modificación de estos para que ambos tengan el mismo tiempo de duración, y que además, estos permisos se adapten a los modelos de familia considerados no tradicionales. De esta forma, tanto las mujeres como los hombres, tendrán los mismo derechos relacionados con el cuidado de los/as hijos/as, independientemente del tipo de familia.

  2. Tu entrada es genial y me parece que es un tema que debería de tratarse con especial importancia porque no es más que un atisbo de la realidad de nuestra sociedad. El debate que surge con las modificaciones de los permisos de paternidad y maternidad siempre va enfocado a lo mismo, la igualdad de días o lo más cercano posible por parte de ambos sexos, pero pocas veces se plantea la cuestión que tú plasmas en tu entrada, quedando oculto para la mayoría pero que es una necesidad para las familias homoparentales.
    Es necesario cambiar la ley para incidir más en medidas de conciliación que sean acordes a los nuevos tiempos en los que vivimos, y ello debe conllevar la solución para todos/as los/as ciudadanos/as de la sociedad, sin discriminaciones y no alegando que es sólo una minoría: nuestra sociedad se compone de minorías y debe haber cabida para todas ellas en nuestros reglamentos. El problema es, como resalto en mi entrada, que llevamos años estancados en el “no podemos hacer reformas más allá de lo estrictamente necesario por la crisis económica” y así va pasando el tiempo y seguimos igual que hace casi diez años.
    Brillante e interesantísima entrada.

  3. Estimadas compañeras, estoy totalmente de acuerdo con vosotras. Hay que regular ese vacío legal y buscar fórmula para evitar la discriminación a la hora de ejercer un derecho que sí tienen los padres y las madres heterosexuales. Gracias por tu aportación me ha parecido muy interesante.

  4. Buenas Elena! El tema de las bajas por maternidad es ya de por sí, un tema farragoso y muy complicado del que aún no se ha conseguido mejorar nada a mi parecer. El tiempo es breve y escaso, y si ya hablamos del paternal sin calificativos. Considero y defiendo la idea de que estas cosas no se regulan como es debido porque no interesa, se piensa que con esto no se ganan votos y que hay otros muchos problemas “más importantes” de los que preocuparse. Por lo tanto si esto es así, para las familias que se consideran las “buenas”, las tradicionales, de toda la vida, que se suponen que hay que cuidar y perpetuar, cuanto menos se va hacer por aquellas, que no se consideran por muchos grupos ni familias, como son las homosexuales.
    Aun no estamos ni a la cola de lo que debe ser una renovación social, política y sistémica, para que de una vez por todas avancemos en paralelo a como lo hace la gente y podamos darles a todas las personas lo que necesiten según sus circunstancias y características. Pero es bueno que se planteen estos temas, y que se polemice sobre estos para que se visibilicen y se tengan en más consideración.
    Un saludo!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s