LOS DERECHOS DE LAS MUJERES TAMBIÉN EN EL CARNAVAL…..

 

          Indudablemente los carnavales supone en la sociedad gaditana un espacio para la crítica de cualquier cuestión (política, social, económica, laboral…). No obstante, mi percepción inicial es que no es un escenario cultural precisamente igualitario y en lo que al Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas se refiere puede interpretarse como un reflejo de la realidad androcentrista que caracteriza el mercado laboral de nuestro día a día:

– Las agrupaciones de mujeres tienen que demostrar un nivel realmente alto para clasificarse. (Las trabajadoras tienen que demostrar su valía constantemente, lo que ocurre con menos frecuencia con los varones)

– El número de agrupaciones carnavalescas con componentes varones es abrumadoramente más elevado que los grupos compuestos por mujeres. (Tasa de empleo femenina inferior a la masculina)

– Conforme el concurso se acerca a la final, menos agrupaciones femeninas persisten. (Techo de cristal)

– Mayoría de hombres en la autoría de agrupaciones (Menor presencia femenina en la toma de decisiones)

– Indumentarias estereotipadas (sectores feminizados y masculinizados)

 

Podría seguir con las analogías pero también me interesa resaltar aquellas coplas que llaman la atención porque hablan de igualdad de trato y oportunidades, la situación de las mujeres o la normativa referente. Para ello os invito a escuchar este pasodoble y analizar los temas que aborda.

 

https://www.youtube.com/watch?v=FHe2KADlmtw

 

Comparsa Los invencibles (2016)

Autoría: Antonio Martín

 

Interpreto los siguientes planteamientos:

 

  • La dificultad de la población juvenil en el acceso al empleo, especialmente, en lo que a las mujeres se refiere
  • La discriminación por razón de sexo, en casos de maternidad y como ésta obstaculiza la incorporación al mercado de trabajo de personas pertenecientes al sexo femenino
  • La complicada conciliación de la vida personal, familiar y laboral
  •  La precaria situación a la que llegan las mujeres en la edad de jubilación sin cotizaciones a la Seguridad Social y con unas pensiones inferiores a las de los varones
  •  Cómo la exclusión de las mujeres del mercado de trabajo puedes llevarlas a una dependencia económica de otras personas que ejerzan violencia física, psíquica, sexual o económica sobre ellas
  •  Legislación que no se aplica en la realidad, cuyos mecanismos de control son realmente escasos y que la jurisprudencia se dedica a infravalorar en numerosos casos.

 

En la última cuestión no voy a ser tan negativa como lo es Antonio Martín, pues creo que una legislación en materia de igualdad es imprescindible, precedida por un gran trabajo de mujeres y hombres en organizaciones y encuentros internacionales. De igual modo, es conveniente resaltar todos aquellos sectores en nuestro país que trabajan por la igualdad de género, y la equidad de trato y oportunidades en el ámbito laboral. Si que estimo que una normativa que carece de la suficiente consideración por las autoridades pertinentes es una herramienta poco útil. El hecho de que vele por el cumplimiento de esta reglamentación es imprescindible para que se produzca un cambio en el sistema y se otorgue una mayor reconocimiento a la economía feminista.

        En conclusión quiero manifestar la existencia de las dos caras del carnaval, donde encontraremos los aspectos que hacen del COAC un espacio machista, en el que hay que avanzar ampliamente en igualdad, pero que en su faceta más crítica, deja constancia de aquellas cuestiones de género que afectan a la ciudadanía de la actualidad. Esto es, visiblizando premisas que invitan al cambio.

Puede que vosotrxs compañerxs tengáis otras reflexiones al respecto.

 

 

Anuncios

  1. Me parece un tema muy original tu elección. Estoy de acuerdo con que el carnaval es un reflejo de nuestra sociedad “androcentrista”. Sí es cierto que, por ejemplo en Huelva, son cada vez más las mujeres que se suben a los escenarios durante el carnaval. Pero aún queda bastante para superar al número de hombres que participan.
    Por otra parte, tras escuchar atentamente la letra de la comparsa de Antonio Martín, coincido contigo en la interpretación de tus planteamientos. Todos son bastante acertados. Y, por supuesto, la falta de una legislación en materia de igualdad. Esta debe ser una cuestión urgente.
    Para finalizar, me gustaría decir que sí encontramos esas “dos caras del carnaval”. Me quedo con la faceta crítica, por supuesto.

  2. Resulta irónico que una fiesta que siempre ha tenido por bandera la reivindicación, se encuentre tan anclada en el pasado en cuestiones de igualdad de género. Aunque se está produciendo una progresiva incorporación de agrupaciones de mujeres, como ocurre en otras esferas, existen mecanismos muy sutiles que evitan que exista una igualdad real, me viene a la mente el caso de una pareja conocida: Ambos con hijos y aficionados y con posibilidades de participar en agrupaciones carnavalescas, pero a la hora de decidir quién participa y quién no, pues deben elegir quien asiste cada noche a los ensayos, consideran que lo “normal” es que sea el hombre quien participe, pareciendo una irresponsabilidad por parte de la madre que desee “separarse de sus hijos”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s