MOBBING MATERNAL

Según un estudio de la Fundación Madrina, el 90% de las mujeres atendidas en su Fundación, sufre mobbing maternal: es decir, son presionadas en el trabajo por razón de su embarazo o maternidad. En el 25% de los casos, estas mujeres son despedidas, pero el ratio se eleva al 50% cuando la mujer pide la jornada reducida al incorporarse tras su baja de maternidad o tras los permisos por enfermedad del hijo y, de hecho, el embarazo es la primera causa de despido, principalmente para las mujeres entre 18 y 25 años.

El mobbing maternal es el mayor acoso de sufre una mujer por el hecho de ser madre. El mobbing se desarrolla en cuatro esferas; la familiar o de pareja, la social, la administrativa y la laboral. El embarazo es la primera causa de despido o amenaza para la madre por parte de la empresa. Es curioso que los paises que apoyan mas la maternidad generen mas ingresoso a largo plazo y en cambio en otros paises las mujeres tenga que decidir entre su maternidad y su vida laboral.

En 2013 Fundación Madrina denunció en el Parlamento Europeo que para la mujer, la maternidad se ha convertido en un factor de desigualdad laboral y social, y su embarazo en un factor de riesgo, frente a la violencia, el abuso o la pérdida del empleo. La última víctima es siempre el menor. La realidad de muchas madres en el mercado laboral de España sobre el mobbing maternal para el año 2008, con el agravente del comienzo de la crisis económica, fueron las siguientes: El 32% de las mujeres sufre mobbing durante su embarazo y un 50% después del parto, especialmente después de su baja por maternidad. En total un 82% de las mujeres gestantes y madres españolas sufren discriminación laboral. El 59% de los casos de mobbing maternal se sitúan en la Comunidad de Madrid, el 18% en Cataluña, el 9% en Andalucía y un 5% en el resto del territorio español.

En relación al tipo de contrato, el 68% de las mujeres madres o gestantes trabajadoras que padecen mobbing tiene contrato fijo y el 23% contrato temporal. Entre las consecuencias del mobbing se destaca que el 60% genera “cambio de funciones” por parte de la empresa, otro 31% sufre “reducción de su salario”, el 23% sufre “despido” y el resto abandona la empresa por sí misma.

Esta acoso laboral-maternal también provoca efectos colaterales socio-sanitarios en la mujer. Así, el 46% de los casos sufre secuelas psicológicos, el 5% sufre trastornos somáticos graves de salud y otro 5% padece secuelas importantes como crisis matrimoniales, especialmente porque la pareja no comprende el problema y acusa a la mujer del mismo, resintiéndose la convivencia. La duración media de la persistencia del acoso o mobbing por razón de la maternidad es de 3 meses, oscilando entre 1 y 8 meses, pudiendo llegar a situaciones de hasta 3 años de padecimiento.

La ventaja más significativa que ofrece el Consejo de Europa para combatir la discriminación que sufren las madres en el mercado laboral europeo es que una víctima puede demandar directamente la violación de sus derechos humanos ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en base a las disposiciones el Convenio Europeo de Derechos Humanos relativas a no ser sometida a tratos degradantes (Art. 3) y el derecho al respeto de la vida privada y familiar (Art. 8), ambos en relación con la prohibición de discriminación por razón de sexo (Art. 14). Además está la CSE que garantiza en mayor profundidad los derechos sociales y económicos y gracias al Protocolo número 12 que amplía el alcance de protección contra la discriminación al poder exigirse ante el Tribunal de Estrasburgo el cumplimiento de legislación nacionales e internacional relacionadas con la materia.

Fuente:

  • Fundación Madrina.
  • Institut de Drets Humans de Catalunya. Universidad de Barcelona.2016. El mobbing maternal:  una forma  de discriminación laboral contra la mujer en Europa.El caso  de mujeres gestantes y madres en España y Reino Unido. Barcelona.
Anuncios

  1. Tu contribución es un vivo ejemplo de uno de los lastres que sufrimos las mujeres en esta sociedad: el despido a causa del embarazo.
    Las cifras aportadas del mobbing maternal son tremendas en nuestro país. Es la cruda realidad que vivimos las mujeres cuando decides tener un hijo. Y, sobre todo, las secuelas que provoca todo este mal en las mujeres. Queda mucho por hacer, pero ojalá algún día todo esto cambie y que la decisión de tener un hijo no sea sinónimo de mobbing maternal en la mayoría de los casos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s