Desigualdades de Género: Brecha salarial

La diferencia salarial entre hombres y mujeres, también conocida como brecha salarial de género, es un reflejo de la discriminación y las desigualdades en el mercado laboral que afectan principalmente a las mujeres. Sus causas son complejas y están relacionadas entre sí. La Encuesta de Estructura Nacional que ha publicado el INE en junio del 2016 cifra en 13,3% la brecha salarial entre mujeres y hombres, eso sí, teniendo en cuenta la ganancia por hora, sin tener en cuenta otros pluses y remuneraciones extra que aumentaría sensiblemente la desigualdad.

Podríamos destacar entre esas causas:

Diferencias en el mercado laboral: segregación sexual

Los sectores que, tradicionalmente, han estado ocupados por mujeres suelen ser los que ofrecen salarios más bajos, condiciones más precarias y más problemas de conciliación laboral que aquellos donde predominan los hombres. Por ejemplo, como el sector sanitario, servicios y educación.

El hecho de que las mujeres soporten el peso del trabajo no remunerado del hogar y cuidado de los hijos/as hace que se vean obligadas, muchas de ellas, a escoger trabajos a tiempo parcial y de pocas horas, repercutiendo en sus bases de cotización y pensiones de manera negativa.

La escasa presencia de mujeres en puestos de responsabilidad y toma de decisiones

En 2013, las mujeres constituyeron solo el 17,8% de los miembros de las juntas directivas de las mayores empresas que cotizan en bolsa en el territorio de la UE, ocupando únicamente el 4,8% de los puestos de dirección de dichas juntas. Esta baja representación se repite en los ámbitos de la política y la economía.

Tradiciones y roles de género

Los estereotipos y roles de género han marcado durante siglos el papel que las mujeres y hombres ocupan y deben representar en nuestra sociedad. Y siguen haciéndolo en la actualidad en la forma de, por ejemplo, elegir la carrera profesional o los procesos de selección de algunas empresas. Los valores tradicionales siguen influyendo en las tareas que se creen propias de una mujer o de un hombre. Por lo que podemos encontrarnos todavía con sectores o carreras feminizadas o predominantemente masculinas.

Acabar con la brecha salarial es una meta que se ha propuesto la UE desde hace mucho tiempo. Su compromiso parte de la firma del Tratado de Roma en 1957, y a día de hoy es uno de los objetivos prioritarios para la Estrategia Europa 2020, la estrategia de crecimiento de la UE para esta década. A pesar de los esfuerzo que ésta pueda llevar a cabo, posiblemente la solución a la brecha salarial entre hombres y mujeres se encuentre fundamentalmente en manos de los gobiernos nacionales y de los interlocutores sociales, en su compromiso y adopción de medidas para erradicarla. Aunque en España se ha recorrido un pequeño camino en este sentido, fruto de la aprobación de distintos planes de gobierno y medidas, como el I y II Plan de Igualdad entre mujeres  hombres para la AGE y sus organismos públicos; o el Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades 2014-16, en donde incluyen como uno de los objetivos a conseguir para alcanzar la Igualdad efectiva entre hombres y mujeres, combatir las diferencias salariales de género, todavía aparecen en las estadísticas datos que se quedan lejos de alcanzar esa realidad a corto plazo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s