¿Cuestión de tiempo?

El trabajo doméstico, como sabemos, suele ser desempeñado, en su mayoría, por mujeres. Curioseando por la red, hemos encontrado una noticia acerca del servicio doméstico de la reina Isabel: quinientas mujeres, más unos cuantos hombres, que se encargan de limpiar y encerar cada salón, cada dormitorio, junto con los cientos de metros de largos corredores y escaleras, así como espejos.

Pero, tras esta pequeña anécdota, también nos hemos encontrado con un titular bastante llamativo: El trabajo doméstico sigue siendo cosa de mujeres. La OIT en uno de sus informes nos dice que esas tareas siguen siendo realizadas por las mujeres y las niñas. En los países subdesarrollados sabemos que es muy común que las niñas pasen a familias para que les realicen sus tareas domésticas, hasta el punto de que estas pasan a ser internas. ¿Qué pensamos acerca de ello? ¿Nos lo hemos preguntado seriamente?

 

2.png

https://www.google.es/search?q=ni%C3%B1as+trabajadoras&rlz=1C1GGGE_esES439ES439&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwiR8vTcvP3OAhVIbhQKHUGGDPIQ_AUICCgB&biw=1440&bih=809#imgrc=hdbMZvTBzyFzUM%3A

En el mismo diario (laizquieradiario.com) se nos muestra que la OIT señaló que “las mujeres emplean diariamente 19 por ciento de su tiempo en tareas domésticas no remuneradas. Por su lado, los varones solo usan el 8 por ciento de su tiempo en las esas tareas”. Hoy mismo (7 de septiembre de 2016) Informativos Telecinco en su emisión del mediodía ha señalado la gran diferencia entre el tiempo que dedican las mujeres al trabajo doméstico con respecto al que dedican los hombres. Asimismo, es necesario señalar que con el paso de los tiempos el hombre se involucra más en las tareas domésticas, de tal manera que, poco a poco, vamos salvando esas distancias y eliminando esas brechas que desde siempre nos han acompañando y siguen haciéndolo actualmente.

El caso de Italia es bastante significativo y ha sido mostrado en los Informativos de Telecinco: existe una gran diferencia entre el tiempo que dedican los hombres con respecto al de las mujeres. Parece que, una vez más, Italia sigue siendo noticia en este aspecto de la diferencia tan abismal en lo que se refiere a las tareas domésticas. Otro país que nos llama también la atención es Argentina donde, según la Encuesta sobre Trabajo No Remunerado y Uso del Tiempo del INDEC, la participación total de los varones en el trabajo doméstico no remunerado es del 24 % y la de las mujeres ascendía al 76 %. Aquí también podemos observar cómo las mujeres ocupan un 26% más de la mitad con respecto al casi cuarto por ciento representado por los varones.

Nuestra sociedad está sumida en una creencia muy ancestral: las tareas domésticas son cosas de mujeres. Son muchas las veces que hemos oído esta expresión; e incluso otras como “ya se encarga la señora de la limpieza”, y otras por el estilo. ¿Por qué las mujeres? ¿Acaso los hombres no pueden dedicarse a las tareas domésticas como una mujer, de tal manera que se equipare el tiempo invertido en las mismas? Todas esas expresiones, hasta cierto punto machista, crean desigualdad. Con este término, desigualdad, nos referimos a que la mujeres que trabajan fuera del hogar también deben sumar a ese tiempo el otro dedicado a las tareas de la casa.

Solo desde una sociedad educada desde sus primero paso y fomentando siempre la igualdad, podremos lograr que el trabajo doméstico no sea cosa de mujeres- Las tareas domésticas podemos hacerlas todos, tanto hombre como mujeres.

Fuentes:

http://www.elmundo.es/loc/2016/09/03/57c9a445468aeb99558b45b5.html

http://www.laizquierdadiario.com/El-trabajo-domestico-sigue-siendo-cosa-de-mujeres

 

 

Anuncios

Un Comentario

  1. Como dice Inés Carrasco: “Hay algo que parece inherente a la mujer: cargarse las responsabilidades, no desconectar nunca, seguir pendiente de las necesidades de los demás incluso cuando no están con ellos. Es una cuestión de educación, cultural”, “la mujer se ve a sí misma como cuidadora y educadora”.

    Por tanto, la mujer actúa según lo que se espera de ella, según el rol que comprende que debe cumplir como mujer en la sociedad. Por ello, como bien ha comentado nuestra compañera Paloma, la educación es importante, una educación basada en la igualdad, eliminando estereotipos y roles sexistas es primordial desde la más temprana infancia, pues los niños y niñas desde muy pequeños y pequeñas observan atentamente y de forma muy inteligente su entorno para identificarse con el género al que pertenecen y cumplir con las expectativas sociales.

    Si miramos a los niños y niñas de nuestro alrededor vemos como las niñas juegan a ser verdaderas madres, que no es malo el juego simbólico, todo lo contrario, pero reproducen lo que ven y vemos pocos niños jugando con muñecas, ¿Podemos esperar de ellos que serán buenos padres en el futuro?

    El hecho de ser madre me ha permitido observar y comprobar más de cerca, al coincidir con otras mujeres en la puerta de la guarde y compartir experiencias con otras mujeres, el gran peso que recae sobre la mujer del siglo XXI, esa que “lo lleva todo para delante”; la casa, l@s niñ@s y todo lo que ell@s conllevan, el trabajo fuera del hogar… Es más, he de confesar que me llamó mucho la atención que en el grupo de guasap de la guardería no había ningún padre, creo que no hay una prueba más clara que corrobore el hecho de que ellos no son los que se encargan de lleno de todo lo que concierna a la educación de sus hij@s, y, ojo, no digo que no colaboren en ella, pero eso se queda corto, no es colaboración ni ayuda a mamá, lo que necesitamos es compartir las tareas a partes iguales…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s